Cuatro rescates en un solo día

Dos agentes del Greim portean a uno de los montañeros heridos. /DM
Dos agentes del Greim portean a uno de los montañeros heridos. / DM

El Greim y el 112 socorren a tres montañeros en distintas zonas de Picos de Europa y a un espeleólogo en el Alto Asón

María díez .
MARÍA DÍEZ .Santander

A las múltiples intervenciones que han tenido que realizar tanto los agentes del Greim de la Guardia Civil como los efectivos del 112 este verano, se sumaron en la tarde del miércoles otros cuatro nuevos rescates. El primer accidentado fue un hombre madrileño que, en su descenso de la Cruz de Viorna, tropezó y resultó lesionado, presentando un posible esguince de tobillo que le impedía continuar con la travesía. El Grupo de Rescate Especial de Intervención en Montaña (Greim) de Potes localizó al hombre en una zona denominada Cascadas de Retumbia. Dos agentes le trasladaron en camilla mediante porteo, hasta que finalmente fue trasladado al centro de salud de Potes.

Imagen del rescate del montañero en la Canal del Vidrio, en Peña Vieja.
Imagen del rescate del montañero en la Canal del Vidrio, en Peña Vieja. / DM

Una hora después de la primera intervención, el 112 alertó de la existencia de un hombre enriscado en la Canal del Vidrio, en Peña Vieja. El montañero, de 27 años y natural de Francia, realizaba la actividad en solitario y contactó con los servicios de emergencia ante la imposibilidad de solucionar la situación. Otro equipo del Greim solicitó la colaboración del helicóptero del cuerpo con base en Asturias. Sin embargo, a su llegada, la aeronave no pudo tomar tierra por la aparición de niebla. Los agentes continuaron a pie, y a las ocho y media el montañero fue localizado en una zona de canales verticales que, sumado a la intensa niebla ya formada, complicaron el acceso. Finalmente, los agentes instalaron una cuerda fija y descendieron alrededor de 200 metros hasta el montañero accidentado, que fue rescatado en buen estado y trasladado a Espinama, en una operación que concluyó a las once y media de la noche.

Un verano accidentado

17 de agosto
Una pareja de Vigo queda atrapada en la vía ferrata de La Hermida. La mujer sufrió un tirón y quedó suspendida sujeta a un cable de seguridad
10 de agosto
Un senderista barcelonés de 52 años resulta herido con una posible fractura de peroné en la canal de Urdón
3 de agosto
Tres espeleólogos belgas se pierden en el interior de la cueva Rubicera-Mortero de Astrana, en Soba
16 de julio
Tres espeleólogas catalanas permanecen perdidas durante 52 horas tras comenzar una incursión en la cueva Cueto-Coventosa en Arredondo

El helicóptero del 112, en la zona del refugio de Cabaña Verónica.
El helicóptero del 112, en la zona del refugio de Cabaña Verónica. / 112

Para el helicóptero medicalizado del Gobierno de Cantabria (112) también fue una tarde ajetreada de rescates. El primero tuvo lugar en Picos de Europa. Una montañera de 54 años, vecina de Madrid, tropezó y cayó golpeándose la cabeza en los alrededores del refugio de Cabaña Verónica. La mujer presentaba un traumatismo craneoencefálico, y fue encamillada y evacuada en la aeronave hasta el aeropuerto Seve Ballesteros, donde le esperaba una ambulancia medicalizada del 061 para trasladarla al Hospital Marqués de Valdecilla.

Imagen del rescate en Matienzo.
Imagen del rescate en Matienzo. / 112

A su vez, el equipo de rescate helitransportado tuvo que acudir al rescate de otro accidentado, esta vez un espeleólogo inglés de 61 años en Matienzo (Ruesga). Los servicios de emergencia recibieron la llamada de alerta cerca de las cinco de la tarde, cuando el hombre se precipitó unos 10 metros en la Sima del Picón, en el primer pozo de entrada de la cueva. Los otros espeleólogos que lo acompañaban colaboraron en el rescate con sus propios medios. A la llegada del helicóptero, se determinó que el hombre presentaba una posible rotura de las dos piernas, una de ellas con fractura abierta, además de un traumatismo lumbar y torácico. El espeleólogo también fue evacuado y trasladado a Valdecilla.

Durante los periodos vacacionales, la práctica de deportes de aventura se multiplica, y con ella las llamadas a los servicios de emergencia. En los últimos dos meses, se ha superado la decena de rescates.