«La Fundación Comillas es un caso paradigmático del mal gobierno y la gestión de Miguel Ángel Revilla»

Revilla durante la reunión del Patronato de 20015/Celedonio
Revilla durante la reunión del Patronato de 20015 / Celedonio

El diputado nacional de Cs por Cantabria pregunta en el Congreso por la situación económica de la Fundación Comillas porque «Revilla no quiere volver a hablar de ella»

DM .
DM .Santander

«La Fundación Comillas es un caso paradigmático del mal gobierno y la gestión de Miguel Ángel Revilla». Es lo que ha afirmado el diputado nacional de Ciudadanos (Cs) por Cantabria, Rubén Gómez, que considera que se trata de un «proyecto megalomaníaco» que se traduce en un gasto para los cántabros de seis millones de euros anuales a pesar de que «no tiene alumnos», por lo que «no tiene sentido».

Gómez ha presentado una pregunta en el Congreso de los Diputados acerca de la situación económica en que se encuentra la Fundación que, en su opinión, es «el gran fracaso» de las políticas del presidente de Cantabria, «que no quiere volver a hablar de ella».

En este sentido, ha cuestionado al Ministerio de Cultura sobre si, como anunció el exconsejero de Economía, Juan José Sota, a lo largo de la pasada legislatura, el Ejecutivo cántabro ha reclamado los 16,3 millones de euros correspondientes al convenio suscrito para los años 2010-2018 después de que el Gobierno central se desvinculara del Patronato

En este sentido, en 2018, el entonces diputado socialista por Cantabria, Ricardo Cortés, anuncio que el PSOE tenía previsto presentar varias enmiendas parciales para reclamar 44 millones de euros para la financiación de Valdecilla (22 por cada uno de los dos últimos años); y 6 más de los cuatro previstos en los PGE para la reindustrialización de la comarca del Besaya. En esa relación de enmiendas se incluía una más para el proyecto de Comillas, por el valor de su deuda, «en torno a los 16 millones de euros».

Sota añadió que la financiación de la Fundación Comillas «dejó de pagarse» con la llegada de Mariano Rajoy al Gobierno, para pasar a sustentarse al «100% por el Gobierno de Cantabria». «Es una carga excesiva para nuestro Gobierno y así lo reclamamos», apostilló.

«El bipartito PRC-PSOE reconoció en la pasada legislatura que no tenía proyecto para la Fundación Comillas», ha recordado el diputado de Cs, que se ha referido a que el Gobierno de España anunció la reclamación de los importes del convenio de los años 2010 a 2012debido a que ese dinero no se había destinado «al objeto fundacional», lo que es «una acusación grave».

Gómez se refiere a la decisión de la Audiencia Nacional que dio una de cal y otra de arena a la institución en el mes de febrero. Por un lado anulaba el reintegro de los 935.000 euros de 2011 (1,12 millones con los intereses), pero, por otro, la sentencia de la Sala de lo Contencioso Administrativo confirma la devolución al Estado de 475.000 de los recibido en 2012 , más 68.232 euros de intereses de demora, lo que hace un total de 543.232 euros.

Hasta 2012

El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero aprobó un Real Decreto que garantizase la llegada anual de fondos para colaborar en las actividades de promoción del español. Aquel primer año llegaron dos millones, igual que en 2011. Ya en 2012, con el PP en La Moncloa, sólo se ingresaron 500.000 euros en la cuenta de la Fundación. Fue el último dinero que se inyectó a través de este convenio.

En noviembre de 2013, el Ministerio de Educación reclamó el reintegro de parte de esas subvenciones. En concreto, la mitad de lo recibido en 2011. Según explicó Preciado, todos los gastos estaban justificados con facturas y por partidas para actividades de promoción, educativas y generales, entre otras. Fue ésta última, que incluía gastos de teléfonos y profesorado, la que dio problemas con Madrid. El Gobierno central consideró que era un dinero que no se destinaba a la actividad principal de la Fundación, es decir, a la promoción del español.

«El Gobierno de Cantabria reclama vía judicial y el juez da parcialmente la razón a la comunidad autónoma y, por lo tanto, también da parcialmente la razón al Gobierno de España», ha sostenido Gómez, que también se ha interesado por saber si, tras abandonar el Patronato, el Ministerio de Cultura tiene previsto «volver a involucrarse» en la Fundación Comillas.

«Lo más importante», ha subrayado Rubén Gómez, «es saber si la Fundación Comillas ha justificado que el dinero que le reclama el Estado se dirigía a su objeto fundacional y se invertía correctamente o si hay que devolver las cantidades».

Gómez también ha achacado al PRC, que «ha regalado gratis su voto a Pedro Sánchez», que se haya olvidado de la Fundación Comillas en el acuerdo alcanzado para apoyar su investidura y, sin embargo, hayan suscrito un «papeluco» con infraestructuras que ya estaban acordadas, con una financiación de Valdecilla que ya estaba contemplada en los Presupuestos «gracias a Cs» y sin reclamar ni la financiación autonómica ni lo que adeuda el Estado en Comillas.