El ladrón de la cizalla se pasa al alunizaje: la Guardia Civil le atribuye once robos en naves estrellando un viejo coche

Uno de los portales contra los que el detenido estrelló un coche robado./OPC
Uno de los portales contra los que el detenido estrelló un coche robado. / OPC

Se trata de un vecino de Laredo de 37 años, que ha sido detenido más de veinte veces y está implicado en más de cuarenta delitos contra el patrimonio

Mariña Álvarez
MARIÑA ÁLVAREZSantander

El ladrón de la cizalla, experto en abrir portales como si fueran latas de conserva, se ha pasado al alunizaje. Es A.V.L., vecino de Laredo de 37 años, que ha vuelto a caer en manos de la Guardia Civil después de estrellar un viejo coche -previamente robado en un taller de su pueblo- contra siete naves industriales, dos bares y dos almacenes municipales. Es, por tanto, el segundo alunicero del verano detenido en Cantabria, superando la lista de robos atribuida al anterior (el torrelaveguense I.G.M., de 39 años, con diez alunizajes perpetrados entre junio y julio).

Cuando el de Torrelavega fue detenido y se investigaron sus métodos, los agentes comprobaron que quedaban once alunizajes más sin resolver en naves de Igollo, Maliaño, Suesa, Gajano y Guarnizo, además de en dos establecimientos hosteleros de Solares y Maliaño y en otros dos almacenes de maquinaria de los ayuntamientos de Ribamontán al Monte y Entrambasaguas. En estos once casos se había utilizado un mismo coche con el mismo modus operandi, por lo que se sospechó que el autor -o autores- eran los mismos. Después se averiguó que en todos ellos estaba implicado un turismo de color claro y elevada antigüedad (muy distinto al potente coche que usaba el alunicero de Torrelavega) que colisionaba contra las puertas de acceso a vehículos forzando láminas de metal, las cuales doblaba hacia el interior dejando espacio suficiente para que pudiera acceder una persona. Luego se llegó a la conclusión de que este otro alunicero actuaba en solitario. Siguiendo la pista del viejo coche se llegó hasta un turismo robado el 24 de mayo en un taller de Laredo, que se consiguió localizar. Al montar un dispositivo de vigilancia sobre ese coche consiguieron llegar hasta A.V.L., que fue arrestado el 30 de julio. Con esta supera ya la veintena de detenciones y se le calcula un historial de robos de más de cuarenta (como estos o estos de hace unos años).

Este ladrón de Laredo «carece por completo de una especialización concreta», cuenta la Guardia Civil. Coge lo que pilla forzando puertas, con cizalla o estrellando un coche, y el botín de sus últimos alunizajes lo compone «una gran variedad de objetos». Por ejemplo, en los bares sustrajo la recaudación de las máquinas recreativas y de las cajas registradoras (un total de 2.600 euros) y también varias bebidas. En los almacenes municipales sustrajo herramientas valoradas en 4.000 euros, y en las siete naves, de todo: dinero en metálico, teléfonos móviles, neumáticos, herramientas, ordenadores, una pistola de pintar, una máquina de diagnosis de vehículos y hasta un neceser.