Real Madrid

La reválida de los precoces talentos blancos

Marco Asensio celebra con Ceballos uno de los dos goles que el utrerano le marcó al Alavés el pasado curso. /David Aguilar (Efe)
Marco Asensio celebra con Ceballos uno de los dos goles que el utrerano le marcó al Alavés el pasado curso. / David Aguilar (Efe)

Marco Asensio, Ceballos, Marcos Llorente, Vallejo y Borja Mayoral están obligados a dar un paso adelante en el Madrid post Cristiano

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

Salvo que remita la sequía de fichajes, algo cada vez menos probable al margen de la posible llegada de Thibaut Courtois para reforzar la portería, el Real Madrid deberá exhibir en el curso 2018-2019 una versión más coral para cicatrizar la inmensa herida que dejó la marcha de Cristiano Ronaldo a la Juventus a cambio de 100 millones de euros. Gareth Bale asumirá los galones como estandarte del trece veces rey de Europa, pero la escuadra que dirige Julen Lopetegui precisará de un paso adelante por parte de los jóvenes valores que ha ido reclutando en los últimos años para forjar en plantilla con un tremendo futuro. El presente manda y los precoces talentos están llamados a tener un papel más determinante que la pasada temporada. Será una auténtica reválida para Marco Asensio, Dani Ceballos, Marcos Llorente, Jesús Vallejo y Borja Mayoral, todos ellos ya con experiencia en Chamartín, así como para los recién aterrizados Andriy Lunin, Álvaro Odriozola y Vinícius Jr.

El más curtidos como merengue, y el que más expectativas despierta, es Marco Asensio, que cumplirá su tercera campaña como futbolista del Real Madrid llamado a ser algún día uno de los máximos referentes del vigente campeón de Europa. Pulido por Zinedine Zidane, quien fuera su ídolo de la infancia, para asignarle un rol cada vez más relevante sin que los elogios le apartasen del buen camino, el diamante balear aspira a consagrarse definitivamente con Lopetegui, el técnico que le convirtió en un asiduo a La Roja desde que le convocase para la goleada por 8-0 a Liechtenstein que abrió la fase clasificatoria para el Mundial de Rusia. Un torneo para el que el guipuzcoano le reclutó pero en el que no le pudo dirigir tras ser destituido por Luis Rubiales a consecuencia de su fichaje por el Real Madrid. Ahora se reencuentran para afrontar una campaña en la que el mallorquín confía en elevar su peso en el equipo respecto al curso anterior.

Pese a ser el futbolista que más partidos jugó a las órdenes de Zidane en la temporada 2017-2018 (53, los mismos que Lucas Vázquez), no logró asentarse como titular y fue el decimotercero en minutos (2.866), lo que no le impidió erigirse en el cuarto máximo realizador, con once tantos. La sociedad que tejió con el extremo de Curtis revolucionó muchos partidos y los blancos firmaron con ellos dos sobre el césped algunas de sus mejores actuaciones. La salida de Cristiano Ronaldo abre un hueco en el ataque y Marco Asensio espera aprovechar la oportunidad. «Me preocupa que jueguen poco», manifestaba a finales del pasado mes de enero Lopetegui cuando se le cuestionaba acerca del poco protagonismo que por entonces tenían en el Madrid tanto Asensio como Isco, otro de sus predilectos. «Queremos que sean protagonistas y cuanto mejor les va en sus equipos más contentos estamos y mejor para la selección española», defendía el por entonces rector de La Roja. Ahora será el de Asteasu quien decida si la tremenda calidad que atesora Marco Asensio, por el que el Real Madrid ni quiso escuchar la millonaria oferta del Liverpool, merece más minutos de calidad.

Marco Asensio pugna con Andreas Pereira durante el partido que midió al Madrid con el Manchester United en la International Champions Cup.
Marco Asensio pugna con Andreas Pereira durante el partido que midió al Madrid con el Manchester United en la International Champions Cup. / Giorgio Viera (Efe)

Luz para Ceballos

Si Asensio espera seguir evolucionando con Lopetegui, Ceballos ha visto cómo la llegada del vasco al banquillo modificaba radicalmente su situación en el Real Madrid. Tras decantarse por el cuadro capitalino entre el ramillete de grandes que le pretendieron el pasado verano, el utrerano pasó casi en el ostracismo su primera campaña en Concha Espina. Tuvo un papel residual, disputando sólo 22 partidos y brillando únicamente en un choque liguero ante el Alavés en el que firmó un doblete. Fueron sus dos únicos goles en una temporada en la que sufrió especialmente cuando Zidane le dio sólo 29 segundos ante el Leganés en Butarque, por lo que el marsellés le pidió perdón después. El Betis peleó por su regreso pero en el Madrid confían en el duende de un centrocampista en el que ven a un posible sucesor de Luka Modric. Lopetegui, que siguió de cerca sus evoluciones en las inferiores de La Roja, ya ha dejado claro que tendrá más incidencia los próximos meses.

Ceballos, en un lance del partido ante el Manchester United.
Ceballos, en un lance del partido ante el Manchester United. / Joe Skipper (Efe)

Al igual que con Ceballos, la sucesión de Zidane por Lopetegui ha mudado el rostro de Marcos Llorente, que nunca fue del gusto del francés. Su mala sintonía venía de los tiempos del Castilla y se mantuvo toda la temporada. El hijo de Paco Llorente, que regresó tras una triunfal campaña en el Alavés, no logró confirmarse ni como relevo de Casemiro, función para la que Zizou prefería a Mateo Kovacic. Aunque el Madrid le sugirió que lo mejor podría ser buscar una cesión, el centrocampista está decidido a triunfar de blanco a las órdenes de Lopetegui.

Marcos Llorente, ante Eric Bailly.
Marcos Llorente, ante Eric Bailly. / Rhona Wise (Afp)

El preparador se ha llevado también una grata impresión estos días de Borja Mayoral, a quien ya pudo observar con la sub-21 de su colaborador Albert Celades. El parleño se ha situado por delante de Raúl de Tomás y una elevación de sus prestaciones respecto al curso precedente, en el que firmó siete dianas en 24 encuentros, ayudaría a mitigar el boquete que dejó Cristiano con su fuga.

Borja Mayoral intenta alcanzar un balón en el partido ante el Manchester United.
Borja Mayoral intenta alcanzar un balón en el partido ante el Manchester United. / Jasen Vinlove-USA TODAY Sports

A Jesús Vallejo le volverá a tocar pelear con dos intocables como Sergio Ramos y Raphael Varane en el eje de la zaga. El aragonés, que mostró hechuras de buen central la pasada campaña pero que se vio lastrado por las lesiones, aspira a tener la continuidad necesaria para seguir progresando. En Chamartín no dudan de que el maño tiene un futuro más que prometedor y Lopetegui, que pretende dotar al Madrid de un mayor rigor defensivo, está muy pendiente de sus evoluciones.

Jesús Vallejo, encimando a Alexis Sánchez.
Jesús Vallejo, encimando a Alexis Sánchez. / Rob Foldy (Afp)

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos