Fútbol | Racing

Cuando el fútbol es la excusa

Durante el descanso en los Campos de Sport se homenajeó a la Sociedad Deportiva de Remo Astillero por su ascenso a la ACT /Daniel Pedriza
Durante el descanso en los Campos de Sport se homenajeó a la Sociedad Deportiva de Remo Astillero por su ascenso a la ACT / Daniel Pedriza

Decenas de racinguistas compartieron una comida campestre previa y un pasacalles organizado por las peñas que terminó en los Campos de Sport

Marcos Menocal
MARCOS MENOCALSantander

Comer, beber, pasarlo bien para después pasarlo mejor. Las peñas del Racing decidieron este sábado unirse una vez más pensando en seguir apoyando a su equipo y, de paso, aprovechar el buen rollo. Alubiada -roja, está vez-, patatas con bonito -la marmita de siempre- y paella, mixta. Este fue el menú, a tres euros cada ración y de escenario Los Pinares, ¿qué más se puede pedir? La iniciativa de Juventudes Verdiblancas fue secundada por varios colectivos verdiblancos y por todo aquel que se quiso sumar; tan solo hacia falta tener ganas de disfrutar a escasos metros de la playa de El Sardinero de una comida con amigos. Un éxito. El día empezó pronto. Muy pronto para los 'cocineros' que organizaron la quedada que terminó con un pasacalles desde el 'comedor' hasta el estadio. Durante el camino se fuero mezclando con los aficionados que llegaban al partido. Una vez más el racinguismo demostró que lo de la categoría no va con este club. Siempre hay algo que celebrar.

La recaudación del acto social irá destinada a financiar en lo que se pueda el costo de alquiler de los autobuses para ir a Gijón el próximo domingo. El desplazamiento que nadie quiere perderse. El Racing jugará en El Molinón ante el filial rojiblanco a las 12.00 horas y dado el atractivo que tiene la ciudad -por muchas razones, deportivas y sentimentales- es probable que sean muchos los que acompañen al equipo.

La tarde de este sábado no tuvo nada que envidiar a la mejor del verano; lo del otoño parecía mentira. No defraudó esa insólita estampa del aficionado al fútbol que con casi 30 grados se pone unas bermudas y una camiseta de su equipo y en el cuello la bufanda de turno. Verdiblanca, pero bufanda... Los Campos de Sport fueron el centro de operaciones de una tarde de sábado, inusual para los verdiblancos. Los turistas que apostaron por Santander para pasar el puente del Pilar se mezclaron con los que acudían a la tarde del Circo Mágico y a su vez con los aficionados racinguistas. Entre todos dotaron a la zona de un encanto alborotado que le dio un toque distinto. Bullicio. Aún así, no se aparcó mal del todo. Siempre se agradece.

Y entre tantas llegó el autocar del Langreo. Un recién ascendido con ganas de dar el cante en Santander y colgarse alguna medalla. No viajó solo el equipo asturiano y de azul y naranja se vistieron unos cuantos para aplaudir a los suyos. Buen rollo. Ya en el campo se colocaron en una esquina del estadio, y aunque por número perdían por goleada no se achicaron.

Ya en el campo, se salió de dudas. Los más puristas, a los que no les gustan los cambios, presagiaban poca presencia de espectadores. No fue así. Entre unos y otros se acercaron a la media entrada en un día en el que la playa podía ser la gran enemiga del fútbol. Probablemente, aquellos currantes que no hicieron puente y que les tocó trabajar la tarde del sábado se perdieron por lo menos la primera parte... Nunca llueve a gusto de todos. Ayer, a gusto de nadie.

Ambiente con solera, respeto al minuto de silencio por la tragedia producida por el temporal en Mallorca y más aplausos que silbidos. La afición está en esa ola en la que con un poco viento que sople basta para que aquello no se pare.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos