Racing

Karim Yoda es el sexto refuerzo del Racing

Yoda, ayer en la Clínica Mompía, después de pasar el reconocimiento médico y fichar por el Racing./DM
Yoda, ayer en la Clínica Mompía, después de pasar el reconocimiento médico y fichar por el Racing. / DM

Llega libre, procedente del FK Karpaty Lvivi de Ucrania, juega de extremo derecho y firma hasta 2021

Marcos Menocal
MARCOS MENOCALSantander

Abdoul Karim Yoda (Annemasse, 1988) es el sexto fichaje del Racing para la próxima temporada. Se trata de un extremo diestro, que procede del FK Karpaty Lviv (Ucrania), club en el que jugó la pasada campaña 11 partidos de Liga y anotó tres goles. Yoda, que ayer pasó el reconocimiento médico en Mompía y posteriormente estampó su firma en El Sardinero, se ha comprometido dos temporadas, hasta junio del 2021, con el club racinguista y llega libre a Santander.

El futbolista, que tiene la doble nacionalidad francesa y costamarfileña, militó en el fútbol español en las filas del Getafe, donde estuvo dos temporadas y media en Primera División (2014-2016), para después salir al Almería y regresar, de nuevo al conjunto madrileño. Más tarde recalaría en el sancionado Reus del que salió tras el fatal desenlace del club catalán a la liga ucraniana. Yoda brilló en sus dos primeras temporadas en el Alfonso Pérez, donde jugó 18 partidos cada una. Su verticalidad y cambio de ritmo le permitió, además de anotar cuatro goles, convertirse en una de las referencias del conjunto azulón. Se caracteriza por su recorrido y potencia en el uno contra uno y su habilidad en el desmarque. A sus 31 años tiene la experiencia suficiente para participar en el nuevo proyecto racinguista y no necesitaría una laboriosa adaptación al fútbol español, pese a que lleva en el extranjero desde el pasado mes de febrero.

Con Yoda, la dirección deportiva comienza a reforzar las desguarnecidas bandas que tras la marcha de varios jugadores al finalizar la pasada campaña han quedado vacías. En este caso se emparejará con Nico Hidalgo, cuyo regreso quedó confirmado casualmente ayer. Son dos futbolistas con características similares, aunque Yoda tiene más gol.

El francés además de costamarfileño– descendió con el Getafe a Segunda División en 2016 y al año siguiente colaboró en el regreso a la élite de los madrileños, pero con mucha menos presencia ya que jugó tan solo ocho jornadas de Liga. En este último campeonato liguero varias lesiones y una cierta irregularidad acabaron por propiciar su salida cedido al Almería, también en Segunda, donde tan sólo disfrutó de 66 minutos distribuidos en tres partidos. No recuperó ese cambio de ritmo que asombró en sus inicios en el fútbol español. Un año después, ya en Primera, Yoda pasó inadvertido. No jugó un solo partido y al término de la temporada fichó por el Reus, que subió a la división de plata el año anterior tras eliminar al Racing en el play off de ascenso.

Perteneció al conjunto catalán dos años, con un rendimiento muy dispar. En el primero disputó 22 jornadas de Liga y en el segundo ninguna. La eliminación del Reus de la Liga por los impagos y desmanes económicos le obligó a salir y a emigrar a Ucrania. Su salida al extranjero no le cogió por sorpresa puesto que en sus inicios ya tuvo que tomar decisiones similares; el extremo se formó en la liga suiza, donde militó en el Servette (tres temporadas, 53 partidos y siete goles) y en el Sion (cinco campañas, 70 partidos y cinco goles), para después probar fortuna en el Astra Giurgiu rumano (un curso con 26 partidos y tres goles).

El Racing apuesta por un jugador que conoce el fútbol español, que tiene experiencia y se amolda a las exigencias deportivas que necesita la plantilla. A sus 31 años, ha tenido luces y sombras en su carrera deportiva, pero en líneas generales ha mantenido cierta regularidad.

Yoda entrenará hoy con el grupo, una vez que ya ha formalizado su contrato y será presentado al finalizar la sesión matutina en El Sardinero (13.00 horas). Será Ania el que decida incluirlo o no en la convocatoria que por la tarde se desplazará al Fernando Astobiza para jugar el tercer partido amistoso de la pretemporada ante el Cayón.

Con la llegada de Yoda y la de Nico Hidalgo, además de los tres laterales Minero, Moi y Carmona, el Racing comienza a cubrir los extremos. Hasta el momento, la ausencia de jugadores específicos de banda le había obligado al cuerpo técnico a modificar un tanto los planes tácticos. Sin embargo, a falta de que se refuerce la delantera –actualmente tan solo Barral esta operativo, con Jon Ander y Nuha lesionados– tampoco es descartable que el entrenador asturiano baraje la posibilidad de jugar con un sistema 4-4-2 –como ha hecho en los amistosos–, sobre todo porque hasta el momento los perfiles que han llegado son más de extremos que de mediapuntas. Yoda, Cayarga e Hidalgo se adaptan perfectamente al carril y tan solo Álvaro Cejudo, que durante muchos años en su carera deportiva jugó por la derecha, encaja también en ese puesto de enganche por detrás del delantero. Para esa demarcación, el Racing está echando el resto –sobre todo diplomáticamente– por recuperar a Enzo Lombardo, a quien el Mallorca no ha dejado salir hasta la fecha.

Seis caras nuevas a falta de que aún lleguen otras tres o cuatro –según confirmó la dirección deportiva hace unos días–, que pueden propiciar la salida de algún futbolista más.

Ver más