Ivan Ania: «Los protagonistas de este ascenso son los jugadores. Yo no soy nadie sin ellos»

Iván Ania abraza a Chuti Molina, director deportivo del Racing./Javier Cotera
Iván Ania abraza a Chuti Molina, director deportivo del Racing. / Javier Cotera

El entrenador apela al «carácter que se sacó cuando la cosa se puso dificil» y se confiesa:«Ahora tengo más ganas aún de seguir creciendo con el Racing»

marcos menoal
MARCOS MENOALPalma de Mallorca

«No soy nadie sin mis jugadores». La frase de Ivan Ania con los ojos vidriosos no puede ser más elocuente. Y es que el asturiano no pudo ser más claro. Minutos antes, aún más emocionado, dijo lo mismo. «Es un auténtico orgullo. Hoy me acuerdo de todos los que hicieron que esto se haya cumplido y todos me ayudaron a que haya salido bien. El Caudal, el Villanovense y ahora el Racing han contribuido a que vaya creciendo poco a poco».

Agradecido, el entrenador comenzó a desgranar el partido. Es cierto que no había mucho que decir sobre la táctica, porque el partido fue «muy trabado y muy directo», pero aún así Ania si que ofreció su visión. «Se nos puso difícil porque al hacernos un gol todo parecía perdido, pero creo que realmente nos vino bien porque ellos se echaron atrás y nosotros comenzamos a jugar, que era lo que queríamos. En la segunda parte fuimos mejores y controlamos su juego director perfectamente».

Ania repitió varias veces que «tenía confianza plena» en su equipos. La ventaja del campo favorecía al Atlético Baleares. Estaban en su casa y el plan propuesto era el que los locales mandaban. Sin embargo, Ania, pese a que se puso en contra en la primera parte y casi cuando llegaba el descanso. «No tenía la más mínima duda de que íbamos a competir, de que íbamos a tener nuestras opciones y cuando nos hicieron el gol nos vino hasta bien».

Ania metió en el campo a Kitoko, Cejudo y Segovia para darle aire y también acertó. El asturiano reconoció que «tocó sufrir». No le sorprendió nada de lo que vio en el partido;ni del fútbol que presentó el rival ni de lo que se encontró en la grada.

Sin embargo, el técnico dijo sentirse más tranquilo de lo que aparentemente mostraba durante el partido debido a que «en la segunda parte Iván no tuvo que hacer ninguna parada». El capitán sí que intervino en la primera mitad, pero a raíz del gol encajado de penalti las ocasiones dejaron de existir y el espectáculo paso a ser otro. Choques, contactos, saltos de cabeza y poco más... «Era más la sensación de peligro que lo que realmente nos hacían», señaló. El Atlético Baleares seguía a lo suyo, pero sin que en ningún momento inquietara más de la cuenta al portero cántabro.

«Con opciones»

«Nosotros sí llegábamos con opciones de hacer gol, a balón parado y también en la ocasión que al final acabó con el gol de Aitor», añadió el míster. Y es que aunque el Racing podía bajar el balón al césped con cuentagotas, cada vez que lograba tener espacios sí que se volvía peligroso. «Creo que el Racing es justo merecedor de este ascenso», señaló con contundencia Ania, cuando le preguntaron. No ofreció ninguna duda.

Los propios periodistas de Palma, viendo lo que vieron en Santander en el partido de ida y lo que acababa de pasar en su propia casa le preguntaron a asturiano sobre las sensaciones personales después de conseguir el ascenso. «El Racing no puede estar en Segunda B. Es un club de Primera División y hemos dado el primer paso para volver al fútbol profesinal y ahora hay que disfrutarlo».

Pero también le salió esa parte de su carácter que le ha definido durante todo el año. «Hay que ser ambicioso, preparar bien la temporada que viene, que poco a poco vaya creciendo el club. Tenemos unos dueños que ponen todo de su parte porque lleguemos a Primera y creo que hemos cumplido por esta temporada», explicó.

Tuvo palabras de agradecimiento para la afición. «Me alegro muchísimo porque no pudimos darle una alegría en el partido en nuestra casa, nos apoyan de un modo increíble y hoy –por ayer– lo hemos conseguido».

Ania fue futbolista y sabe de qué habla. Le faltó tiempo para rematar su comparecencia. «Los protagonistas son los jugadores, sin ellos nada de esto es posible. Sin los jugadores yo no soy nadie. Lo mejor que tenemos no son las individualidades sino el vestuario que tenemos. El partido se puso muy difícil y sacaron el carácter». Anía concluyó con un guió final: «Este ascenso hace aún que tenga más ganas de estar aquí, me siento querido y con muchas ganas de seguir creciendo. Tengo un año más de contrato al ascender y confío en que sigan contando conmigo». Como para no, míster.

Ver más