La playa de San Juan de la Canal aparece cubierta de espuma

La playa de San Juan de la Canal aparece cubierta de espuma
Alberto Aja

El Ayuntamiento asegura que «no reviste peligro para el baño» y los ecologistas apuntan a un «fenómeno natural que podría contener cierta cantidad de químicos»

María de las Cuevas
MARÍA DE LAS CUEVASSantander

La arena de la playa de San Juan de la Canal, en Soto de la Marina, amaneció ayer con una densa espuma amarillenta estancada en una bajante de la arena, formando una gran piscina que ocupaba el ancho del arenal, a unos metros de la orilla. Fueron los primeros bañistas de la mañana quienes dieron la voz de alarma sobre «el aspecto de suciedad» que presentaba la playa, si bien fuentes municipales aseguraron a este periódico que estaba apta para el baño.

Ante la preocupación de los bañistas por la procedencia de esta espuma, la policía local informó de que el origen estaba «en la fuerte pleamar que tuvo lugar la noche anterior». Consultado sobre este asunto, el alcalde de Santa Cruz de Bezana, Joaquín Gómez, respondió que se trataba de «espuma producida por el fuerte oleaje y que al retirarse la mar ha quedado acumulada en esa charca». Pero aclaró que, a pesar de su aspecto, «es completamente inocua y el baño no revierte peligro alguno».

El Ayuntamiento señaló que se trata del mismo «fenómeno» que a mediados de agosto se produjo en las playas de Suances y Miengo, haciendo saltar las alarmas de contaminación, pero que el Director General de Medio Ambiente, Miguel Ángel Palacios, zanjó al asegurar que «ocurre todos los veranos a final del mes de agosto en todo el Cantábrico». Según detalló entonces, «se produce una invasión de espuma en las playas a consecuencia de la fermentación de las algas por la subida de temperaturas y tras los golpes de mar», pero «no es un elemento tóxico», apostilló.

«Detergentes nocivos»

Sin embargo, las organizaciones medioambientales consultadas no están convencidas del todo de este argumento. Señalan que esa espuma podría contener una parte de sustancias químicas nocivas que provienen de vertidos incontrolados, ricos en fosfatos y nitratos de los detergentes. Estas sustancias «alimentan las algas microscópicas y las hacen proliferar», explicó Gustavo Gutiérrez, del Grupo por la Recuperación de Costa Quebrada, una red de custodia de la zona. «Pero no sabemos determinar qué cantidad de la espuma es natural y qué cantidad son compuestos químicos», matizó.

Ambas explicaciones –Administración y ecologistas– coinciden en que la espuma es «de origen natural», resultado de un fenómeno típico de estas fechas, cuando el ciclo vital de este tipo de alga llega a su fin y «sus proteínas son removidas por el fuerte oleaje y forman esa espuma». Los ecologistas, no obstante, atribuyen el aumento de la aparición de las espumas a la presencia de vertidos, ya que «este tipo de alga aumenta su presencia si hay mucho vertido, debido a que se alimentan de ellos». En cualquier caso, «no serían vertidos recientes, ya que el fenómeno tiene efecto retardado», subrayó Gutiérrez.

Para la organización Costa Quebrada «toca trabajar en el saneamiento no resuelto y no se deben conceder licencias urbanísticas hasta que no esté completado».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos