El puerto deportivo de San Vicente llega con una inversión ambiental bajo el brazo

El puerto deportivo de San Vicente llega con una inversión ambiental bajo el brazo

Obras Públicas saca a información el proyecto para recuperar el sistema dunar de Merón y levantar un observatorio de aves en las marismas de Rubín

VICENTE CORTABITARTE

El puerto deportivo de San Vicente de la Barquera, que se encuentra a punto de salir a licitación, conllevará paralelamente la ejecución de una ambiciosa inversión ambiental en Oyambre. El proyecto compensatorio, con un presupuesto que supera el medio millón de euros, contempla recuperar parte del sistema dunar de Merón y la instalación de un observatorio de aves en Rubín, entre otras medidas. La actuación presupuestada es la más destacada que se recuerda en la zona, desde la declaración del Parque Natural en 1988.

Sendas actuaciones se recogen en la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) del proyecto del puerto deportivo, dentro del apartado de las medidas compensatorias de mejora ambiental del mismo, y que se concreta en la ejecución de cuatro actuaciones cuyo presupuesto asciende a 578.462 euros. Dos de ellas acaban de salir a información pública y son la recuperación del sistema dunar del Rosal en la playa de Merón y la instalación de un observatorio de aves en la marisma de Rubín. Quedarían para completar estas medidas la habilitación de dos sendas, la del faro hasta la barra del actual puerto de San Vicente y la senda interpretativa de la restauración del estuario de Oyambre.

El actual consejero de Obras Públicas y Vivienda, José Luis Gochicoa, ha valorado muy positivamente este paso para hacer realidad estas actuaciones de las que resaltó los «importantes beneficios» que aportarán para el entorno natural de Oyambre, así como para mejorar destacados elementos ambientales del parque que están en peligro, como las dunas del Rosal. También subrayó que el proyecto supone la puesta en valor de espacios que aportarán un mayor conocimiento y disfrute de los ciudadanos, con la repercusión positiva que eso conlleva para el territorio.

Gochicoa destacó que desde la Consejería de Obras Públicas, además de cumplir con las obligaciones legales, se procura ir más allá, desarrollando medidas complementarias beneficiosas, siempre consensuadas con las diferentes entidades implicadas, como se ha hecho en este caso con el Ayuntamiento barquereño, con el Patronato de Oyambre y con la Demarcación de Costas.

Un muestra de ese objetivo de ir más allá de las obligaciones legales es que Obras Públicas, además de las actuaciones compensatorias fijadas en la DIA, está trabajando en el ambicioso proyecto de la recuperación de las marismas de Pombo, también en San Vicente, cuyo anteproyecto acaban de concluir para recabar los preceptivos informes de los diferentes organismos implicados.

Sistema dunar

La más importante de las actuaciones, tanto por su repercusión ambiental como por el volumen de la inversión, es la recuperación del sistema dunar situado de la playa barquereña de Merón.

El proyecto contempla realizar dos tipos de acciones de unos 500 metros de longitud, por una parte las de restauración de las dunas y, por otra, las de protección. Este sistema, situado en una de las playas más concurridas de la región, se ve afectado por el continuo tránsito de personas, generando caminos transversales que han provocado la fragmentación del cordón dunar, con lo que se facilita que el agua, en los temporales invernales, lo atraviese incrementado ese proceso erosivo.

Las acciones que se contemplan aquí son la restauración morfológica de las áreas erosionadas y la revegetación del sistema dunar. Para ello, se instalarán captadores pasivos de arena en los espacios en los que no existe vegetación, lo que permitirá acumular la arena transportada por el viento. La restauración se completará con plantaciones de especies vegetales dunares. Las acciones de protección contemplan instalar un cerramiento perimetral mediante postes de madera y cuerdas que se verán interrumpidos en los cuatro puntos en los que se instalarán pasarelas de madera, ligeramente sobre voladas, para facilitar el tránsito peatonal entre el aparcamiento y la playa. Una de ellas, la situada junto a las casetas del servicio sanitario y de vigilancia de la playa, estará adaptada para personas con discapacidad.

La actuación se completará con carteles para informar a los usuarios de la importancia del sistema dunar.