«El PRC de Marina de Cudeyo funciona según la voluntad de Ballesteros», dice Pérez Ferradas

«El PRC de Marina de Cudeyo funciona según la voluntad de Ballesteros», dice Pérez Ferradas
DM

El PSOE asegura que el alcalde echó a sus ediles del equipo de gobierno «para neutralizar su protagonismo» y ve complicado reeditar el pacto en el municipio con el actual regidor

Elena Tresgallo
ELENA TRESGALLO

El día después de recibir la carta de despido del equipo de Gobierno de Marina de Cudeyo, los tres ediles del PSOE expulsados por el PRC desmienten que haya sido un caso de «deslealtad» política en el pacto suscrito en el municipio –como afirma el regidor, Severiano Ballesteros– sino más bien un asunto de celos por el «protagonismo» institucional que estaban adquiriendo ante la proximidad de las elecciones. Según los ediles cesados, «algunos concejales del PRC» intentaron reconducir la crisis, pero Ballesteros no lo permitió.

Los desencuentros entre los ediles socialistas y el alcalde de Marina de Cudeyo, Severiano Ballesteros (PRC), eran ya un secreto a voces que estalló en el último Pleno, tras la negativa del PSOE a aprobar dos mociones relacionadas con la compra de un terreno y un local y la bonificación del impuesto de obras a Semark propuesta por el PRC, todo ello suponían modificaciones presupuestarias por importe de 400.000 euros. Una «crisis» interna que estallaba la semana pasada, y mientras que el viernes el alcalde mandaba preparar el escrito de expulsión de los ediles del PSOE, otros concejales regionalistas trataban de apagar el fuego.

Así lo venía a desvelar este martes el portavoz municipal del PSOE, Pedro Pérez Ferradas, junto a sus compañeros de equipo (Emilia Pérez y Jaime González) en una rueda de prensa en la que estuvieron respaldados por la secretaria de Organización del PSOE, Noelia Cobo.

Según el socialista, Ballesteros no quiso reconciliarse. «Sus compañeros del PRC tenían otro pensamiento y buscaban un acuerdo, pero lamentablemente el PRC de Marina de Cudeyo funciona a través de la voluntad de Ballesteros», afirmó.

A este respecto, y a preguntas de los periodistas sobre la futura posibilidad de reeditar un pacto con el PRC en el municipio, el portavoz y candidato socialista a la Alcaldía del municipio admitió que, a nivel «personal», le sería complicado con Ballesteros al frente. «Ahora mismo con la persona que manda en el PRC de Marina de Cudeyo, el pacto esta muerto y tiene difícil resurrección», afirmó, aunque se remitió, eso sí, a las directrices que marque el PSOE.

Durante la rueda de prensa ofrecida en la sede regional del PSOE, los ediles socialistas explicaron que la decisión de expulsarles, nada tiene que ver con el rechazo de las mociones del PRC. «Esto es una disculpa que atiende a deseos irrefrenables de cesarnos por criterios que nada tienen que ver con el interés de los vecinos, sino con la necesidad de neutralizar el cada vez más evidente protagonismo socialista en la política municipal», justificó Pérez Ferradas, quien enumeró los proyectos puestos en marcha en esta legislatura como la eliminación de la deuda, la reforma del centro de salud, el programa de ecoturismo, inversiones por importe de más de cuatro millones de euros o la puesta en marcha del proyecto 'Marina de Cudeyo Territorio Inteligente'. «Todo esto ha supuesto un trabajo sin descanso de los concejales socialistas que hemos aceptado, en aras de la consecución de estos objetivos, que nuestro socio se corresponsabilizase de estos logros siendo su participación en muchos de ellos meramente testimonial», afirmó.

Ferradas rechazó que su equipo haya sido desleal y recordó episodios convulsos de la política municipal donde su equipo se mordió la lengua «por lealtad» en asuntos como la retirada de la aprobación inicial del PGOU en un Pleno o el polémico cartel que el alcalde colocó en dependencias municipales donde se podía leer :«el que venga con un problema que venga con la solución y sino que no venga», recordó.

Por otro lado, la secretaria de Organización del PSOE, Noelia Cobo lamentó la ruptura «unilateral» del pacto de gobierno y mostró su «apoyo» a los ediles socialistas en el Ayuntamiento, que han trabajado durante estos casi cuatro años de legislatura con «responsabilidad» y «máxima lealtad» al PRC.

Según valoró Cobo el alcalde debe «liderar la política municipal y dialogar con las fuerzas políticas representadas en el Ayuntamiento y los vecinos y, a nuestro juicio, estas dos premisas no las ha cumplido» Ballesteros.

«En estos cuatro años, ningún alcalde del PSOE ha roto el pacto con el PRC y las alcaldías socialistas han trabajado con lealtad al pacto y han solventado los problemas, que no voy a negar que han existido, con diálogo, respeto y mucha voluntad», reivindicó.