Las asociaciones de vecinos: «¡Ojalá hubiera sido antes!»

Las asociaciones de vecinos: «¡Ojalá hubiera sido antes!»
Javier Cotera

Los barrios aplauden la decisión de rectificar el sistema inicial del MetroTUS

Pilar González Ruiz
PILAR GONZÁLEZ RUIZSantander

«¡Qué alegría me acabas de dar!». Esteban Rebolledo portavoz de los vecinos de Peñacastillo, conocía la noticia de la suspensión del MetroTUS tras la llamada de El Diario Montañés. No podía ocultar la satisfacción por la novedad, aunque reconoce que «ojalá hubiera sido antes».

«Se van a alegrar mucho los vecinos de Peñacastillo. Esto demuestra que la protesta y la reiteración en el enfado a veces sirve de algo». Para Rebolledo, la cercanía de las elecciones y «la unión que ha habido entre todos los grupos políticos», que dejaba al PP «en solitario» en la defensa del MetroTUS, han sido claves para llegar a esta decisión.

Recuerda, además, que las primeras rectificaciones «no solucionaron nada». «La línea de El Sardinero -añade como ejemplo- se llenaba al pasar por el centro y cuando llegaba a Peñacastillo ya estaba saturada».

La insistencia del equipo de Gobierno por mantenerse en su postura reponde, según el representante vecinal, en la esperanza de que «decayera o nos fuéramos acostumbrando» y aunque eso no ha ocurrido, señala como algo positivo que «los cinco autobuses no se van a perder y se pueden destinar a aligerar el resto de líneas de la ciudad».

No es dinero tirado

Desde la Asociación de Vecinos de San Román comparten esta conclusión. «No es dinero tirado; todo lo que se ha hecho se puede utilizar» , afirma Carmen Castillo. «Los autobuses largos se pueden destinar a las líneas más colapsadas y el carril bus vendrá bien para descongestionar» señala. Y barriendo para casa, adelanta que «el 17 tendrá que someterse a un cambio profundo; colocar marquesinas, ampliar los horarios, crear más paradas...Hay mucho que mejorar».

Castillo es también la portavoz de la Plataforma Transporte de Santander, una formación creada específicamente para mostrar su descontento con el sistema de transporte puesto en marcha hace ocho meses, que califican como «un auténtico desastre». Concentraciones y manifestaciones se han ido sucediendo hasta llegar a plantear una reprobación a la alcaldesa, Gema Igual, si no se volvía a las condiciones anteriores. No creen que ese haya sido el detonante en el cambio de postura de la alcaldesa, sino un condicionante más en el «cúmulo de despropósitos» que ha supuesto el MetroTUS.

La portavoz de la plataforma, que aglutina a unas 70.000 personas (y a la que el propio presidente, Miguel Ángel Revilla, mostró su apoyo-, ha tenido ocasión de «felicitar» a Igual esta misma mañana. «Estábamos esperando desde hace ocho meses -dice-. Tenía que pasar porque la ciudadanía estaba levantada y teníamos con nosotros el consenso del resto de partidos políticos».

Por su parte, Igual ha respondido, según Castillo, que había entendido la reivindicación; «era una lucha y había que tomar medidas». «Era de sentido común, por mucho que la Universidad hiciera informes o que el proyecto fuera muy bueno, no valió para nada», sentencia la portavoz. Mañana, tras compartir la satisfacción de «la labor cumplida», darán una rueda de prensa exponiendo sus conclusiones.

Santiago Sierra: «Hay que escuchar más a los vecinos»

Otro de los representantes ciudadanos que ha mostrado su satisfacción por la decisión tomada por el Ayuntamiento es Santiago Sierra, responsable de la Asiociación de Vecinos de Cueto. Los vecinos de esta zona han sido de los más perjudicados por el sistema de transbordo que se implantó en la ciudad. Este lunes él respira más aliviado y dice que «más vales tarde de nunca». Santiago explica que «sobre todo los que vivimos a las afueras y necesitamos el trasporte público hemos tenido que padecer este sistema de trasbordos que lo único que ha hecho es complicar la vida a mucha gente. Pero los ciudadanos hemos protestado y somos nosotros los que hemos conseguido que el Ayuntamiento realice ahora este cambio de opinión», destaca el representante de los vecinos de Cueto.

Lo que lamenta Santiago es «que hayan tenido que pasar 7 meses para que los dirigentes de Santander se diesen cuenta de que esto no funcionaba».

Ahora, los santanderinos que viven en zonas como Cueto, Monte, Peñacastillo o San Román tendrán que esperar al 1 de noviembre para que todo vuelva a estar como antes «cuando el sistema de transporte de la ciudad funcionaba». «Tendremos paciencia otros dos meses y pico», añade Santiago. El representante vecinal opina además que «la lectura que los políticos y los dirigentes deberían hacer de toda esta polémica con el MetroTUS es que hay que escuchar más a los vecinos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos