Quirós afirma que no se consultarán mejoras en el viejo TUS con los vecinos antes de noviembre

Quirós afirma que no se consultarán mejoras en el viejo TUS con los vecinos antes de noviembre
Daniel Pedriza

La oposición no consigue que dimita el edil de Movilidad Sostenible ni la reprobación de la alcaldesa por «los siete millones de los santanderinos tirados con el MetroTUS»

Violeta Santiago
VIOLETA SANTIAGOSantander

José Ignacio Quirós, concejal de Movilidad Sostenible, dijo ayer en el pleno del Ayuntamiento que para retomar las líneas antiguas del TUS (las de antes del 1 de febrero) «habrá que trabajar duro» aunque «confiamos» en conseguir cuadrarlo todo para el 1 de noviembre, fecha anunciada. Sin embargo, no cree que ese momento «se pueda consultar» a las asociaciones de vecinos, como estas esperan, porque «las cosas necesitan una maduración» y el equipo de gobierno «no tomará decisiones precipitadas» una vez se ha decidido dar marcha atrás al MetroTUS.

El edil también señaló que, para la introducción de ajustes sobre el sistema anterior, no se convocará a las 50 asociaciones vecinales de Santander. «El proceso se estudiará», indicó, valorando «la disponibilidad de medios humanos» y económicos, teniendo en cuenta que resta un traslado de la empresa municipal TUS (Transportes Urbanos de Santander) a la nueva sede de Ojaiz, y sabiendo que es necesaria «una visión global» de la red de transporte «porque mejorando a unos (barrios) no se puede perjudicar a otros».

Su declaración de que «no se puede consultar» en estos meses a las asociaciones es relevante puesto que algunas ya están informando en sus barrios de la supresión del MetroTUS y pidiendo sugerencias de mejoras para el futuro. En Cueto se informó el martes a la vecindad y, mañana, viernes, la asociación San Joaquín de Campogiro celebrará otra, con la misma intención.

Quirós adelantó el plan del PP en un pleno en que parte de la oposición (PSOE, PRC, IU y el concejal no adscrito Antonio Mantecón) había reclamado su dimisión como responsable directo del proyecto retirado. Pero la petición no cristalizó. Tampoco la reclamación de reprobación sobre Gema Igual se concretó, como era previsible, toda vez que el PP cuenta con el apoyo incondicional de David González (exCiudadanos) para lo que resta de legislatura, tal como él mismo desveló en mayo. Aunque luego se retractó de sus palabras, con su mano alzada junto al PP se retrata en todos los plenos: en el de ayer, una vez más.

El pleno

El MetroTUS llegó a la sesión en tono bronco y con un discusión en dos planos, ya que Cora Vielva (exCiudadanos y ahora edil no adscrita) acusó a los portavoces de la oposición de no haber contado ni con ella ni con Tatiana Yáñez-Barnuevo «por machismo», lo que obligó a los ediles a explicar su «falta de confianza política» en ambas.

Quirós expuso que, a partir de noviembre, los ciudadanos recobrarán un servicio público «reforzado, mejorado y modernizado» ya que se mantendrán las infraestructuras creadas para el MetroTUS y lamentó que el proyecto no fuera visto como beneficioso por los usuarios y que «muchos se sintieran perjudicados» pese a que el PP buscaba con él «una transformación con perspectivas de futuro» y creía que «era adecuado para mejorar en términos globales». El concejal agregó que su grupo ha sido «valiente» porque «estaba convencido de que habría una mejoría de la movilidad» en Santander. Al tiempo apuntó que el coste de siete millones «es una mentira que se ha inventado» la oposición e intercambió un par de descalificaciones con el portavoz socialista, Pedro Casares. Este último le llamó «necio» y el popular le correspondió con un «es usted un mentiroso patológico».

Los representantes del resto de partido no dejaron de enseñarle los dientes a Quirós. Casares fue especialmente mordiente: «Cuando uno hace el ridículo tiene que irse para casa», le sugirió tras reprocharle que siga defendiendo, por ejemplo, la utilidad de unos intercambiadores (el de Valdecilla y El Sardinero) «que ya no intercambian nada», puesto que en dos meses se eliminarán los transbordos a los que estaban obligados los viajeros del extrarradio.

«Quieren irse de rositas», se quejó el portavoz socialista, y «no nos vale porque han tirado siete millones a sabiendas». Por el camino, recordó, le han dicho a los ciudadanos «que tenían que aprender a usarlo» e «introdujeron 1001 cambios para no reconocer el fracaso». Además, le exigió a la alcaldesa que pidiera perdón, aunque Igual no dijo ni palabra durante este debate.

José María Fuentes-Pila, por su parte, demandó a los populares «un mínimo de humildad cuando hablan del dinero de todos». El regionalista apostilló que todo Santander «sabe que, cosa que tocan, cosa que empeoran» y se retrotrajo a enero de 2016, momento en que el PRC alertó del «alto coste y los pocos beneficios» que traería consigo el MetroTUS. Esto provocó entonces las críticas de Quirós, que acusó a los regionalistas de «inmovilistas». «¿Qué es usted, entonces, que sigue ahí sentado?», le increpó.

Los grupos minoritarios añadieron mucha leña contra el equipo de gobierno, al que acusaron de haber «intentado dinamitar a las asociaciones de vecinos críticas con el plan» (Miguel Saro, IU). Tatiana Yáñez-Barnuevo denunció que «el verdadero fin del proyecto» era favorecer a la empresa Alsa. Mantecón apuntó que no es cierto que para renunciar al MetroTUS hayan oído a los ciudadanos. «Lo único que han escuchado ha sido el ruido de sables de sus encuestas internas» (sondeos electorales).

Cora Vielva llevó, por su lado, una moción reclamando una reunión con representantes de las asociaciones de vecinos y de los trabajadores para diseñar las futuras adaptaciones que podrían requerir las líneas. Como ella se negó a dar entrada en este encuentro a la Plataforma Transporte Santander o a la Mesa de Movilidad se quedó sin apoyos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos