¿Quieres escoger una buena autoescuela? Sigue estos consejos

¿Quieres escoger una buena autoescuela? Sigue estos consejos
Además del condicionante económico, existen otros factores que conviene valorar para seleccionar un buen centro de formación viaria

Cada año, miles de aspirantes a conductores acuden a las autoescuelas para sacarse el carné de conducir por primera vez, aunque no todos con la misma suerte. Según datos de la DGT, cerca del 70% de los conductores noveles suspenden en el primer intento, y aunque muchas veces son los nervios los que juegan malas pasadas, una parte del problema se esconde en la falta de preparación.

Y aquí entran en juego las autoescuelas, pues no todas mantienen los estándares de calidad que exige la Dirección General de Tráfico. Por este motivo es muy importante escoger una buena autoescuela en función no solo de las referencias, horarios y pre-cios, sino también del tipo de formación práctica que ofrecen, así como del porcentaje de aprobados a la primera que mantienen.

Si es tu caso, y ahora que ha llegado el verano y tienes más tiempo has decidido sa-carte el permiso de conducir, échales una ojeada a los siguientes consejos para no perderte en letras pequeñas o dejarte convencer por ofertas y promociones que no incluyen lo que realmente necesitas.

Antes de nada, ten en cuenta que hay una serie de cuestiones que debes demandar a toda autoescuela: una formación integral, teórica y práctica, que además de proporcio-narte material para conocer las normas y señales de circulación te prepare para circu-lar de manera segura y eficiente.

Antes de anotarte, deben facilitarte todo tipo de información de horarios, asesoramiento y, sobre todo, información de tarifas y precios, y lo que estos incluyen. La formación teórica debe tener una duración de 20 horas, presenciales o no, y las clases prácticas deben durar un mínimo de 45 minutos, siguiendo la recomendación de la DGT. Además, las prácticas deben realizarse en todo tipo de vías, no solo en vías interurba-nas o en ciudad, y el profesor debe respetar los ritmos y estilo de aprendizaje de su alumnado, y ofrecer orientación y acompañamiento en los ejercicios de conducción diaria.

Una buena autoescuela implica a sus alumnos en el proceso de aprendizaje y realiza un seguimiento cercano de la evolución de cada conductor novel, adaptándose a sus necesidades y resolviendo sus dudas. Contar con un buen formador te va a permitir confiar en él para decidir cuándo estás preparado para ir a examen y te apoyará en el caso de que no lo superes a la primera, orientándote en las siguientes clases prácticas hacia los puntos de mejora.

Las referencias de otros conductores siempre ayudan, y si finalmente consigues tu carné como habías planeado, en tiempo y forma, habrá llegado el momento de poner en práctica todo lo aprendido. Si también vas a adquirir un vehículo propio, y quieres viajar con la mejor protección, pero al mejor precio, haz una pequeña comparativa de seguros de coche para lanzarte a la carretera completamente equipado. Los primeros meses, con la ele la luneta trasera, serán fundamentales para tu aprendizaje en la vía.