El optimismo crece entre la ciudadanía

El optimismo crece entre la ciudadanía

La sociedad española recupera el espíritu de barrio, el consumo de lo local y artesanal, al tiempo que las personas buscan la creatividad y talento individuales

ALBA GIL (EFE)BARCELONA

El optimismo crece entre la ciudadanía, que es cada vez más autónoma y se aleja de las instituciones, mientras vuelve el espíritu de barrio, el consumo de lo local y artesanal, al tiempo que las personas buscan la creatividad y talento individuales.

Estos son los cambios de comportamiento que ya están apareciendo y se irán imponiendo en los próximos años entre la sociedad española, según un estudio que ha analizado más de 3.000 patrones de conducta distintos a las actitudes dominantes elaborado por la consultora barcelonesa Labrand.

"El ciudadano toma las riendas y se rebela contra las normas establecidas que considera injustas", ha asegurado Sergio Prieto, el director del informe "El factor humano", que revela un mayor interés en las personas "nacido de la desconfianza general hacia las grandes empresas e instituciones políticas, económicas y sociales".

Pero ante una "realidad insatisfactoria y dura", la ciudadanía está optando por el optimismo, como un arma para tratar de buscar "el lado positivo de las cosas y disfrutar de los pequeños placeres". Y son los medios de comunicación, junto con los emprendedores y muchos ciudadanos individuales los que están liderando esta nueva actitud más positiva. También los nuevos negocios se basan cada vez más en iniciativas personales, es decir, en pequeños negocios que destacan por la vertiente artesanal y por productos locales, también conocidos como Km0, mientras que las grandes marcas pasan a segundo plano.

Este giro es una reacción contra "los excesos y desmanes de grandes empresas e instituciones", que provocan que el ciudadano "opte por la confianza en las personas y se decante hacia los pequeños negocios, emprendidos con pasión y tenacidad", según Prieto. En este sentido, el informe señala que siete de los diez libros más vendidos en Amazon España son autoeditados, un recurso en auge porque muchos escritores "prefieren controlar, gestionar e impulsar ellos mismos su obra".

Prieto también ha destacado la vuelta a la vida de barrio y a la convivencia en comunidad, donde los ciudadanos desarrollan redes de colaboración que priorizan a las personas de su entorno. Algunos de los ejemplos que indica el documento son un servicio de préstamo de vestidos de comunión para vecinos, impulsado por el Ayuntamiento de la localidad de Almendralejo (Badajoz) o la web acabaconlacrisis.es, una iniciativa que funciona como una cadena de favores online.

Talento individual

Pero junto a la relevancia del grupo, el estudio también muestra que emerge una visión más confiada en la capacidad de cada uno, que se refleja en la proliferación de iniciativas para potenciar el talento individual y superar las barreras que limitan el desarrollo personal.

Destaca el proyecto 'Fábrica de Cine sin Autor de Legazpi (Guipúzcoa), gracias al cual cualquier persona puede filmar su propia película o ayudar en alguna de las fases de producción.

Prieto ha explicado que el estudio se ha elaborado recolectando y etiquetando miles de signos, esto es, comportamientos que a día de hoy pueden seguir resultando minoritarios, pero que reflejan un cambio en las tendencias de forma de vivir de las personas.

"La suma de signos hace posible identificar y entender nuevos patrones de conducta del ciudadano y prever cambios en el comportamiento al menos un año antes de que se hagan evidentes", ha aseverado Prieto.