Trabajadores de Google: «No debemos estar en el negocio de la guerra»

Google./Archivo
Google. / Archivo

Empleados del gigante de los buscadores firman una carta para que se pare el proyecto de inteligencia artificial con el Pentágono

J. A. G.Madrid

«Creemos que Google no debería entrar en el negocio de la guerra». Así de contundente comienza la carta que más de 3.000 trabajadores de Google han firmado con destino la oficina de Sundar Pichai, CEO de Google, y a la que ha tenido acceso The New York Times.

¿El culpable? Project Maven que pone la inteligencia artificial al servicio de la defensa de un país. «Las personas y las máquinas trabajarán conjuntamente para aumentar la capacidad de los sistemas de armas para detectar objetos», explicó Drew Cukor, coronel del cuerpo de Marines de los Estados Unidos.

Presentado el pasado mes de abril, no está clara la relación entre Google y el Departamento de Defensa estadounidense. La única información que trascendió sobre este acuerdo es que el gigante de los buscadores permitía el acceso del Pentágono a su software TensorFlow con el objetivo de mejorar el análisis de objetos e imágenes en los drones.

Entre los firmantes se encuentran ingenieros jefes y en el texto expresan su miedo a que el patrocinio de este proyecto pueda «dañar de forma irreparable» la imagen de la marca.

«Maven es un proyecto bien conocido del Departamento de Defensa y Google trabaja en una parte del mismo, que específicamente tiene fines no ofensivos y que utiliza un software de reconocimiento de código abierto disponible para cualquier cliente de Google Cloud», señaló un portavoz de Google a la BBC inglesa.

Uno de los objetivos de este proyecto es la grabación de vídeo de drones utilizados por las fuerzas militares estadounidenses, detectando vehículos y otros objetos, haciendo seguimiento de sus movimientos y trasladando los resultados de su análisis al Departamento de Defensa.

Un portavoz de Google describió al Times que la participación de la compañía con Project Maven es de naturaleza «no ofensiva». Por su parte, Gizmodo relató en marzo, citando fuentes del Pentágono, que la alianza se limitó a identificar solo objetos simples como automóviles y personas, situaciones no más complejas.

Por último, Google reconoció que es natural que «cualquier uso militar» de la inteligencia artificial cause preocupaciones válidas y anunció que trabaja en el desarrollo de políticas sobre el uso de sus tecnologías de inteligencia artificial.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos