Un acuerdo con Reocín permite volver a encender algunasfarolas de Sierrallana

Un acuerdo con Reocín permite volver a encender algunasfarolas de Sierrallana
Luis Palomeque

Usuarios del Torrebús y del nuevo aparcamiento del hospital venían protestando en las últimas semanas por la falta de iluminación

José Ignacio Arminio
JOSÉ IGNACIO ARMINIOTorrelavega

La farolas de la zona Norte del hospital comarcal de Sierrallana han vuelto a funcionar, tras el acuerdo al que han llegado los ayuntamientos de Torrelavega y Reocín. El municipio vecino se hace cargo del servicio de forma provisional, mientras se ejecuta una obra en el edificio cercano (Centro de Atención a la Discapacidad). Los usuarios del Torrebús y del nuevo aparcamiento del centro sanitario venían protestando en las últimas semanas por la falta de iluminación, un problema que se acentuaba con el paso del tiempo, dado que los días son cada vez más cortos.

El concejal de Movilidad, Javier Melgar, ha agradecido la «gentileza» del alcalde de Reocín, Pablo Diestro, que ha accedido a que se conecte de nuevo ese tramo de iluminación a su municipio, hasta que esté preparada la «acometida» para la obra del Centro de Atención a la Discapacidad (CAD), algo que ocurrirá «en las próximas semanas». Tras la conversación con Diestro, Melgar dio orden el pasado viernes a la empresa adjudicataria del servicio, Telnor, para que procediese a realizar la conexión «de inmediato».

Confusión

El regidor de Reocín cree que todo parte de una confusión de la empresa que ejecutó las obras del nuevo aparcamiento del hospital, que «no sabía donde estaba el límite de los municipios y conectó el alumbrado al nuestro, que termina en la primera rotonda». Lógicamente, Reocín dio orden de cortar el servicio, dado que «no tiene ningún sentido que paguemos eso». Ahora, Diestro ha accedido a la petición de Torrelavega «porque es algo provisional».

El responsable regional de Sanidad en UGT, José María Fernández Cobo, dice que es «una chapuza más» en Sierrallana. «Lo que no puede ser -explica- es que se haga un aparcamiento sin iluminación y que la poca que existe, la de la acera de la carretera que pasa junto a él, deje de funcionar después de cambiar las farolas». Y lo mismo opina de la parada del autobús en el hospital: «Es la más importante de Torrelavega. Casi todas las líneas del Torrebús paran en ella y ha estado casi a oscuras, con la única luz de la marquesina, en los últimos meses».

Estacionamiento

El nuevo estacionamiento de Sierrallana, dotado con 400 plazas, entró en funcionamiento a finales del pasado mes de junio, con el fin de paliar el déficit de aparcamiento que tenía el centro sanitario, especialmente en las horas punta. También está sirviendo para aliviar la pérdida de plazas que ha supuesto el inicio de las obras de construcción del nuevo edificio de consultas externas, que se ubicará a pocos metros del nuevo estacionamiento.

Respecto a la parada del autobús, cabe destacar que es doble y por ella pasan cuatro de las cinco líneas del Torrebús, siendo la más utilizada del municipio. Usuarios y trabajadores del hospital venían protestando porque la única luz que tenían por la noche para acceder a la parada era la de la marquesina, dado que las farolas estaban apagadas, incluidas las de la rotonda final de acceso al municipio vecino.

El municipio vecino se hace cargo del servicio en la zona norte hasta que concluya una obra

En Sierrallana confluyen tres municipios, Torrelavega, Reocín y Santillana del Mar, que mantuvieron serias discrepancias territoriales cuando se construyó el centro sanitario, hace más de dos décadas. De hecho, parte de la finca que ocupa el nuevo aparcamiento del hospital es de Santillana del Mar, que autorizó su construcción.

Reocín y Torrelavega tampoco mantienen ahora discrepancias por los límites en esa zona, aunque a veces resulten confusos como se acaba de comprobar, pero sí a unos cientos de metros, en La Turbera, entre Puente San Miguel y Torres, donde el Gobierno de Cantabria ha decretado que la subestación eléctrica de Viesgo está situada íntegramente en el municipio de la capital del Besaya. Reocín sigue en desacuerdo y emprenderá acciones judiciales para defenderse, mientras en Torrelavega se recuerda que la decisión está basada en informes técnicos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos