Ruiz, en plena acción contra la avispa asiática
Ruiz, en plena acción contra la avispa asiática / Paloma Ucha

Un emprendedor cántabro monta una empresa para acabar con la avispa asiática

  • El ingeniero Pablo Ruiz Solar ha encontrado una vía de negocio en combatir "con éxito" a esta especie invasora que amenaza parte del ecosistema de las regiones del Norte

Pablo Ruiz Solar tiene 27 años y es ingeniero Forestal y de Medio Natural. Ha creado una empresa -'Solución Avispa Asiática'- con la que constata los primeros éxitos en la lucha contra esta especie invasora que amenaza algunos ecosistemas del Norte de España.

Su técnica -asegura- «es rápida y efectiva» y aniquila los nidos de la velutina en poco tiempo y sin dejar restos nocivos detrás. Además, los medios que utiliza para su erradicación -dice- son tan efectivos que no dejan «ningún resto del nido porque se usa un insecticida que no deja residuos en el medio donde se utiliza, ya que ataca única y exclusivamente a las larvas y adultas del interior del nido».

Aunque acepta que «la erradicación total es imposible -que nadie se lleve a engaño-», este cántabro, de ideas innovadoras, ha comprobado que su sistema consigue «la estabilización de la población actual, incluso una ligera merma. Es totalmente factible, pero para ello deberíamos remar todos en la misma dirección». Añade que sin una actuación comunitaria «será imposible» acabar con la avispa asiática: «Tiene que ser un esfuerzo en equipo porque, por ejemplo, si en Noja se invierte mucho y se reduce, y en Santoña no se hace nada y se multiplica exponencialmente, al año siguiente Noja no podría pararla».

¿En qué consiste este medio de erradicación esperado por todos los apicultores? Pablo Ruiz lo detalla: «Nuestro sistema empieza eliminando el nido al atardecer cuando todas las avispas del avispero están en 'casa', de manera que no existe la posibilidad de que las hembras jóvenes sean fecundadas y puedan crear otro nido. La eliminación es completa», asegura.

Su empresa aplica unas técnicas, basadas en gran medida en las trampas, «que colocamos al entrar la primavera y que tienen la función de atrapar reinas fundadoras ya que por cada una de ellas, ahogada en una de estas trampas, significa entre 2.000 y 15.000 avispas menos, y ya ni contar las que saldrían de dicho nido y así sucesivamente», explica.

Trampas y troyanos

Pablo Ruiz detalla en qué consiste el sistema de trabajo de su empresa: «También colocamos trampas en los apiarios o cultivos de frutos rojos, zonas muy frecuentadas por las avispas, en el primer caso para alimentar a las larvas con abejas, y después para alimentarse las adultas».

Estas trampas -según su diseñador- «son realmente efectivas porque puedes sacar de 50 a 200 avispas de cada una de ellas al día. Pero como bien dice mi padre, es como intentar vaciar el Cantábrico a calderaos. La reina sigue poniendo huevos en el nido diariamente y es una lucha muy complicada, aunque sí está demostrada la merma, ya que por cada avispa adulta que no puede volver al nido a dar de comer a las larvas, matas una adulta y varias larvas más por falta de alimento».

Autolimpieza de los nidos

Otra cosa es la utilización de 'troyanos' que, según este ingeniero, «es algo novedoso pero que tiene gran lógica». Es un procedimiento complicado por el que se atrapan las avispas vivas con una red, las cortan las patas traseras para que no puedan limpiarse, se las acopla 'una mochila' con veneno a la espalda -la mochila hace de separación entre el veneno y la propia avispa- y se las deja libres para que vuelvan al nido.

Explica este técnico que una vez en el nido, al igual que las abejas, la avispa 'sucia' es limpiada por el resto del avispero para eliminar cualquier tipo de resto exterior: «Lo que ellas no saben es que lo que están limpiando es veneno que, al impregnarlas, las mata en cuestión de minutos. A cada avispa que soltamos con la 'mochila' a la espalda se le considera un troyano. Es de gran efectividad cuando hay muchas velutinas cerca, pero si no encuentras el nido, lo atacas desde tu finca».

Para la eliminación de nidos se utiliza un insecticida-acaricida-larvicida con muy baja toxicidad, «con entre 100 y 1.000 veces menos toxicidad» que otros insecticidas del mercado: «Es de amplio espectro, rápida acción y alta persistencia. Por lo que podríamos decir que es idóneo en este caso para los nidos de las avispas asiáticas».