El verano deja ya trece muertos entre ahogados y accidentes en la carretera

Imagen de archivo de las autoridades esperando para levantar el cadáver de un fallecido en la playa de Portio (Liencres)./Roberto Ruiz
Imagen de archivo de las autoridades esperando para levantar el cadáver de un fallecido en la playa de Portio (Liencres). / Roberto Ruiz

Se trata de uno de los estíos más trágicos de los últimos años tras contabilizar, solo desde junio, ocho fallecidos en el agua y cinco vinculados al tráfico

Daniel Martínez
DANIEL MARTÍNEZSantander

Las cifras hablan por sí solas. En lo que va de verano -desde que arrancó el mes de junio, para ser más precisos- se han registrado en Cantabria trece fallecidos por accidentes en las carreteras y ahogamientos, uno de los datos más altos de los últimos años. La estadística se ha visto incrementada por el crecimiento de la siniestralidad en entornos acuáticos, una tendencia que se está repitiendo en todo el país. Hasta ayer, habían muerto ocho personas en las playas y ríos -no ha habido que lamentar ningún caso en piscinas- de la región durante el periodo estival. La comparativa con otros veranos es escalofriante: en el de 2015 murieron dos, cuatro el año anterior y en 2013 fueron tres. Ahora, en poco más de dos meses, han perdido la vida los mismos que en todo el 2014.

El dato de ahogamientos acumulado hasta ahora asciende hasta los 18, según el informe de la Federación Española de Salvamento y Socorrismo. El último caso fue el del vecino de La Penilla de Cayón que desapareció en el río Ebro a la altura de Bustasur (Las Rozas de Valdearroyo). También es el único que no se ha producido en la mar desde junio. Los socorristas advierten de que en esa estadística se registra cualquier muerte que se produce en entornos acuáticos: personas que mueren al ser arrastradas por el mar o al no poder salir a flote en cualquier entorno -estos casos han sido los menos- y aquellas que se ahogan a consecuencia de una indisposición -por ejemplo, porque sufren un infarto o un ictus mientras están en el agua-, además de los submarinistas.

TODOS LOS CASOS DEL VERANO

Ahogados
-7 de junio
Aparece el cadáver de un hombre adulto al que no se logra identificar en la playa de San Julián (Liendo).
-13 de junio
Se localiza frente a la zona de Punta Ballota (Suances) el cuerpo del pescador de Torrelavega desaparecido el día anterior.
-19 de junio
Un pescador rescata a una vecina de 90 años después de encontrarla en la ría de Astillero.
-21 de junio
Un vecino de San Vicente del Monte fallece ahogado cuando se daba un baño en la cercana playa de Gerra.
-26 de junio
La búsqueda del joven que desapareció cuando hacía submarinismo en Islares concluye al encontrar el cuerpo.
-26 de junio
Los socorristas rescatan sin vida a un hombre que sufrió un desvanecimiento cuando se bañaba en Somo.
-26 de junio
Pocas horas después se confirma la muerte de otro hombre en circunstancias similares en Laredo.
-9 de agosto
Un vecino de La Penilla de Cayón perdió la vida al caer al río Ebro cuando pescaba con un grupo de amigos.
Accidentes de tráfico
-22 de junio
Fallece el copiloto de un vehículo que se salió de la A-67 cuando circulaba cerca de Arenas de Iguña.
-23 de junio
Un vecino de Gijón pierde la vida en Monte (Santander) tras sufrir un golpe contra un todoterreno.
-24 de junio
La mujer que conducía el vehículo que se salió 48 horas antes de la autovía en Iguña muere en Valdecilla.
-6 de agosto
Un hombre pierde el control de su vehículo en la N-611 en Los Corrales de Buelna con resultado fatal.
-9 de agosto
Un camión que circulaba por la A-8 a la altura de Castañeda arrolla al conductor que se bajó de su furgoneta.

Aunque Cantabria continúa reduciendo el número de víctimas mortales en las carreteras, una tendencia de la que ya el pasado año se apartaron las cifras totales de toda España tras una década de caída, el verano también está siendo catastrófico en lo que al tráfico se refiere. De hecho, hasta el primer día de la estación no se había registrado, según los datos de la delegación provincial de la Dirección General de Tráfico, ningún siniestro con resultado fatal. El 22 de junio comenzó la trágica cuenta con la muerte del copiloto de un vehículo en la A-67 a la altura de Arenas de Iguña; horas después, falleció su acompañante, la conductora. Junto al fallecido el miércoles cuando acababa de bajarse de la furgoneta en la A-8 a la altura de Castañeda, suman los tres que han perdido la vida en autovías. El 23 de junio, la víctima fue un gijonés que resultó arrollado por un todoterreno en un accidente en Monte, y el pasado 6 de agosto un vecino de Buelna que se salió de la vía en la N-611, en Los Corrales.

26 de julio, jornada trágica

La jornada más trágica fue la del 26 de julio. Ese día, a pesar de que el estado de las playas era óptimo para el baño y las banderas verdes ondeaban en la muchos arenales de la región, tres personas perdieron la vida. Dos de ellos, los fallecidos de Somo y Laredo, respondían a ese perfil de personas de avanzada edad -uno tenía 71 y el otro 81 años- o con problemas de salud que mueren ahogados, pero no porque les lleva la corriente y no son capaces de volver a la orilla, sino porque debido a otra circunstancia se encuentran indispuestos y pierden el conocimiento. La prueba es que en ambos casos, cuando fueron rescatados, el agua no les llegaba más allá de la cintura.

Desde hoy y hasta el martes habrá 145.000 desplazamientos de largo recorrido

La Dirección General de Tráfico espera alrededor de 145.000 desplazamientos de largo recorrido por las carreteras cántabras entre las 15.00 horas de hoy y la medianoche del próximo martes, momento en el que estará activa la operación salida y retorno del 15 de agosto. Se trata de una cifra ligeramente inferior a la que se registró en la quincena anterior. El organismo prevé que la A-8, que recorre todo el Cantábrico; la A-67, que comunica con la Meseta, y las entradas a Santander serán las vías con mayor volumen de vehículos.

Coincidiendo con la festividad del martes, día 15, y la proliferación de fiestas, los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil incrementarán durante todo el puente los controles preventivos de alcohol y drogas entre los conductores. Llegarán a realizar más de 20.000 controles diarios en todo el país.

Pocas horas antes tuvo lugar otro ahogamiento en Islares. A primera hora de la mañana, los buzos de los bomberos de Castro Urdiales encontraron el cuerpo de un joven de 23 años y vecino de Bilbao que había desaparecido la tarde anterior. El fallecido estaba realizando pesca deportiva submarina -no es el primero este 2017-; antes del anochecer, su compañero salió del mar y ya no tuvo más noticias suyas.

Las cifras de fallecidos durante el verano en Cantabria podrían ser aún peores si no se hubiera producido la actuación de los servicios de emergencias en distintos casos extremos. El último tuvo lugar hace dos semanas, cuando una menor de diez años resultó herida «muy grave» tras ser rescatada después de quedarse atrapada en un salto de agua del Pas en Puente Viesgo; la niña estaba bañándose junto a su hermano, quien dio la voz de alarma. A partir de ese momento empezó a funcionar el operativo previsto para estos casos, que atendieron a la chica en el mismo lugar del suceso -los testigos señalan que los sanitarios llegaron a los pocos minutos de dar el aviso, algo fundamental en estos casos- antes de trasladarse al hospital.

Algo muy similar ocurrió en la playa de Usgo (Miengo) siete días antes. En ese caso no fue en el río, sino en el mar. La intervención de dos socorristas de la Cruz Roja impidió que se produjera una tragedia. Su labor fue fundamental para sacar con la ayuda de una moto de agua a un grupo de personas que se quedó atrapado cuando se estaba dando un baño; entre las víctimas del suceso estaba un hombre de 25 años y vecino de Orense que respondió a la petición de ayuda de los bañistas mientras llegaban los servicios de emergencia. Fue precisamente este turista el que salió peor parado, ya que presentaba síntomas de ahogamiento y tuvo que ser trasladado al hospital en el helicóptero medicalizado del Gobierno de Cantabria en estado grave. Afortunadamente, pudo contar que por poco no se incluyó su nombre en la lista de fallecidos que se han registrado en la región en lo que va de verano entre ahogados y víctimas de accidentes de tráfico.

Además, al menos otros dos cántabros perdieron la vida en accidentes de tráfico fuera de las carreteras de la región con sólo cuatro días de diferencia. El 17 de julio, un vecino de Torrelavega aparcó su camión en el arcén y caminaba hacia una gasolinera cuando fue arrollado por un coche a la altura de Santesteban (Navarra). Tampoco se pudo hacer nada por el corraliego que se salió de la vía cuando conducía su moto por una carretera comarcal cerca de Antigüedad (Palencia).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos