Solvay plantea un reajuste laboral sin cuantificar los despidos objetivos

Solvay plantea un reajuste laboral sin cuantificar los despidos objetivos
Andrés Fernández

La empresa justifica su plan social para adaptar la plantilla tras el acuerdo con la CUF para la planta de cloro mientras que USO pide que las bajas sean voluntarias

María Ángeles Samperio Martín
MARÍA ÁNGELES SAMPERIO MARTÍNSantander

Solvay ha presentado al comité de empresa un plan social para el complejo de Torrelavega aprovechando el acuerdo con la CUF que se hará cargo de la actividad de la producción de cloro con la construcción de una nueva planta. El reajuste laboral supone despidos objetivos que todavía no se han cuantificado si bien el sindicato USO, que rechaza que las bajas no sean voluntarias y no se negocie un ERE, las sitúa en el entorno de unos 60 puestos de trabajo.

Este miércoles Solvay presentó a los representantes de los trabajadores la reestructuración de todo el complejo ubicado en Torrelevega tras el acuerdo alcanzado con la portuguesa CUF para quedarse con la producción de cloro. Ahora, en la planta de carbonato se acogerá a los 38 trabajadores excedente de la de cloro y, por este motivo, se procede a una remodelación de plantilla para adaptarse a las nuevas necesidades, si bien la reducción todavía no se ha cuantificado a la espera de que los nuevos propietarios decidan las ofertas que realizan a los trabajadores de Solvay de cara a labores para la puesta en marcha de la nueva planta de cloro.

PLANES

Planta de cloro
La actual dejará de producir el próximo 11 de diciembre. La nueva se empezará a construir en los primeros meses de 2018.
Planta de carbonato
A partir del fin de la producción de cloro, Solvay se centrará en la planta de carbonato .
Plantilla
La plantilla de Solvay de unos 380 trabajadores podría quedar reducida a 315/320, según estima el sindicato USO. La empresa no ha concretado.

El sindicato USO rechazó ayer mismo la propuesta de Solvay por proponer despidos objetivos y no bajas voluntarias y considerar que si la reducción de plantilla es de unas 60 personas, el número de trabajadores quedaría reducido a 315/320, lo que es «una mala noticia para Torrelavega». Además, el sindicato criticó que la oferta para los despidos objetivos se base en la reforma laboral y se realice de cara a los mayores de 59 años. «Creemos que se debe abrir un periodo de bajas voluntarias antes de ir a despidos traumático y no lo vamos a aceptar», afirmó José Vía, portavoz de la sección sindical de USO, que se mostró dispuesto a pasar a la acción y «convocar movilizaciones», si no queda otra solución, para rechazar los despidos.

Via recordó que el Grupo Solvay tiene importantes beneficios y que no es lógico, por tanto, que oferten indemnizaciones para los despidos objetivos basadas en la reforma laboral.

Fuentes de Solvay, por su parte, rechazaron que se quiera aplicar la reforma laboral ya que precisamente se pretende que los despidos objetivos afecten a los trabajadores más cercanos a la jubilación, de 59 años para arriba. La idea es que salga «solamente el personal que sea absolutamente necesario» y que el colectivo afectado tenga unas indemnizaciones justas, siguiendo una política de personal «habitual en la empresa» y «negociada» con los representantes de la plantilla.

El plan social presentado por Solvay enlaza con un futuro centrado solo en la producción de carbonato. Por su parte, la nueva empresa para la producción de cloro se denomina Altamira Electroquímica del Cantábrico y ya dispone de la Autorización Ambiental Integrada del Gobierno para el negocio del cloro y licencia de obra del Ayuntamiento de Torrelavega para su proyecto de construcción.

El grupo CUF, que pretende abrir su nueva planta en un periodo de 18 a 24 meses, fortalece su posición de liderazgo en el mercado ibérico de cloro y derivados clorados y logra un importante hito en la implementación de su estrategia», según subrayó João de Mello, presidente del Consejo de Administración de la firma lusa con motivo del acuerdo con el grupo belga.

De otro lado, Solvay espera poder transferir las instalaciones de electrólisis de productos clorados a CUF durante el primer trimestre de 2018. En una nota interna precisaba que el acuerdo no se limita exclusivamente a la venta de activos, sino que en paralelo se ha rubricado un alquiler de suelo industrial y la prestación de diversos servicios de Solvay a CUF (mantenimiento, laboratorio...), una vez arranque la futura factoría.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos