La oposición, con mayoría, tumba en bloque los Presupuestos porque son «más de lo mismo»

Ildefonso Calderón, José Manuel Cruz Viadero y el secretario municipal, antes de comenzar la sesión plenaria de ayer en la sala de juntas./Luis Palomeque
Ildefonso Calderón, José Manuel Cruz Viadero y el secretario municipal, antes de comenzar la sesión plenaria de ayer en la sala de juntas. / Luis Palomeque

El equipo de gobierno (PSOE-PRC) logra la abstención de uno de los grupos, el PP, para destinar a inversiones el remanente del año pasado (8,1 millones)

José Ignacio Arminio
JOSÉ IGNACIO ARMINIOTorrelavega

Las negociaciones de última hora evitaron ayer que la anunciada derrota presupuestaria del equipo de gobierno de Torrelavega (PSOE-PRC) fuese completa. La oposición, con mayoría, tumbó las cuentas para este año (51,2 millones) por considerar que son «más de lo mismo», pero socialistas y regionalistas consiguieron dar salida al remanente del ejercicio anterior (8,1 millones) a través de una modificación del Presupuesto prorrogado de 2017, gracias a la abstención del primer partido de la oposición (PP), que logró introducir varias de sus demandas. Es la primera vez en las últimas décadas que la capital del Besaya no tiene aprobadas sus cuentas a estas alturas del año. La sesión plenaria tuvo carácter extraordinario y monográfico.

La portavoz popular, Natividad Fernández, basó el voto negativo de su grupo a los Presupuestos de 2018 en dos motivos: los «incumplimientos» del equipo de gobierno en los años anteriores y las «reticencias» del Ejecutivo cántabro a la hora de firmar el convenio para construir la estación de autobuses intermodal junto a la de FEVE. Pero su opinión sobre el segundo punto del orden del día, la modificación presupuestaria, cambió al ver atendidas la mayoría de sus peticiones: reforma del centro cívico (50.000 euros), cierre de la pista deportiva (150.000) y asfaltados (150.000) en Viérnoles; pasarela peatonal y para bicis sobre el río a la altura del 'Patatal' (1,1 millones); ordenación del personal municipal de acuerdo con las necesidades de cada departamento (200.000 euros); regeneración del entorno del río Saja-Besaya (500.000); construcción de una pista de 'pumptrack' -para skates, scooters, patines y bicicletas- (200.000 euros).

PRINCIPALES PARTIDAS

- Pasarela sobre el río
Se levantará frente al 'Patatal', será peatonal y para bicis, y a ella se destinan 1,1 millones.
-Regeneración de la ribera
Una partida de 500.000 euros permitirá seguir recuperando las márgenes del Saja-Besaya.
-Aparcamiento en altura
Se instalará en la finca de La Carmencita y a su puesta en marcha se invertirán 1,1 millones.
- Aceras
Se construirán en la avenida Fernández Vallejo, a la altura de Viérnoles, un viejo proyecto que costará 450.000 euros.
- Palacio municipal
Dos partidas que suman 470.000 euros permitirán actualizar el proyecto de rehabilitación y reforzar el edificio.

Aparte de estas peticiones, el modificado presupuestario contiene una serie de partidas que suponen la «continuación de muchas de las obras que habíamos reclamado», señaló Fernández. Entre ellas, el centro cívico de Sierrapando (305.263 euros); las aceras de Fernández Vallejo en Viérnoles (450.000); la cubierta de la pista deportiva de Nueva Ciudad (224.000); el nuevo acceso y asfaltados en el Barrio Covadonga (385.500); la zona de autocaravanas (85.000); la grada en la pista de tenis de La Lechera (46.300) y dos partidas para el Palacio municipal, una para actualizar el proyecto de rehabilitación (120.000) y otra para apuntalar y reforzar el edificio (350.000 euros). «Nunca hemos estado de acuerdo con pedir a los ciudadanos más impuestos de los necesarios, pero no vamos a dificultar la utilización de los ocho millones que PSOE y PRC no han sabido emplear. Una Torrelavega sin Presupuestos podrá emplear su superávit y crear empleo con nuestra colaboración», confluyó Fernández.

Sin deuda bancaria

El concejal de Hacienda, Pedro Pérez Noriega, fue el encargado de defender los Presupuestos para este año, que ascienden a 51,2 millones, un 4,3% más que los de 2017, que se encuentran prorrogados desde enero. Sin acudir a la financiación externa y sin deuda que saldar, el documento contempla una partida de cuatro millones para inversiones, cifra a la que habría que añadir 7,1 para obras cofinanciadas y los 8,1 del remanente del año pasado.

Según Pérez Noriega, son unas cuentas que no contemplan subida de impuestos y defienden los mismos «pilares» que en años anteriores, especialmente los servicios sociales y el empleo. El edil regionalista hizo hincapié en que atienden la mayor parte de las peticiones planteadas por la oposición e incluyen inversiones en todos los barrios, obras «necesarias para Torrelavega».

En la misma línea, el portavoz socialista, José Luis Urraca, dijo que se han celebrado todas las reuniones que han sido precisas «con quienes se han querido sentar a la mesa», primando «el diálogo constructivo y abierto». Urraca agradeció las aportaciones realizadas por algunos grupos de la oposición y resaltó la importancia del debate: «Es la hora de la política de verdad. La ciudad no puede quedarse sin Presupuesto. Hemos de limar nuestras diferencias y buscar puntos en común con el mismo objetivo, Torrelavega». Según él, el documento es «inversor, social y realista», y atiende las necesidades de la ciudad. Está hecho pensando en todos los sectores de la población y «no aprobarle no hace daño al equipo de gobierno, sino a los torrelaveguenses», concluyó.

Blanca Rosa Gómez Morante, portavoz de Torrelavega Sí, se mostró muy crítica: «Es un mero ajuste de cuentas que refleja el modo de gobernar que venimos denunciando. Casi es un calco de los Presupuestos anteriores. Han tirado ustedes por la borda los acuerdos con otros grupos y su trabajo denota mucha improvisación y pocas horas de dedicación». Gómez Morante denunció que no ha sido tenida en cuenta la propuesta de su grupo, mientras que la del equipo de gobierno «es una mera suma de números que no refleja el modelo de ciudad que se quiere para el futuro».

Pérdida de confianza

Iván Martínez, portavoz del grupo de izquierda radical y antisistema ACPT, también fue duro en sus intervenciones. Dijo que no se han sentado a negociar los Presupuestos porque han perdido «toda la confianza» en socialistas y regionalistas, después de pactar con ellos la investidura del alcalde y las cuentas de 2016 y 2017. Según él, el equipo de gobierno no ha cumplido sus «compromisos» y no tiene ni proyecto de ciudad ni capacidad de trabajo. Martínez dijo que los Presupuestos de este año no son más que «parches en una rueda pinchada» y dio por finalizada la legislatura.

El único concejal de Torrelavega Puede, David Barredo, señaló que las cuentas de 2018 son «prácticamente iguales» a las de ejercicios anteriores y no contemplan las propuestas realizadas por su grupo, como la de dragar con urgencia la presa de captación del agua en Somahoz, mejoras en el Parque de Bomberos, la creación de universidades populares, acabar con las viviendas vacías o recuperar el comercio local. A su juicio, muchas de las obras que se han incluido en el documento «no tienen utilidad social», por lo que «no son prioritarias».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos