«Dentro del dolor, ver que hay tanta gente arropándonos nos ayuda mucho»

«Dentro del dolor, ver que hay tanta gente arropándonos nos ayuda mucho»

El hermano de Celia Barquín cree que la investigación está «más o menos cerrada» y que los trámites van «rápido»

Álvaro Machín
ÁLVARO MACHÍNSantander

En el portal de la casa de los Barquín, en Puente San Miguel, hay dos notas pegadas al cristal. Una es un poema firmado por sus vecinos y amigos acompañado de un lazo negro. Un 'descanse en paz'. La otra es un aviso de los padres y del hermano de Celia, la joven deportista cántabra asesinada en Estados Unidos. «Para atenderos mejor a quienes queráis acompañarnos en estos duros momentos nos hemos trasladado toda la familia». A una casa rural en Santillana. Allí han buscado algo de paz y un espacio más cómodo para estar con todos los que se acercan a darles ánimos. También desde ese lugar siguen con atención cualquier novedad. En contacto permanente con los agentes que llevan la investigación, con las autoridades que se encargan de los trámites y con las personas que les están ayudando con todas las gestiones. Con el problema de la diferencia horaria, el teléfono de Andrés –el hermano de Celia– es el que más suena estos días. Este joven de 28 años recibe las novedades y ejerce el duro papel de portavoz. La familia agradece el trato recibido y prefiere informar de primera mano para evitar especulaciones. Eso dijo ayer a El Diario.

–Han pasado un par de días desde que se conoció la noticia. ¿Cómo están las cosas?

–Un pelín mejor que el primer día, pero el dolor sigue estando ahí porque nadie podía esperarse algo como esto. Mi hermana había ido a entrenar, se había levantado pronto el lunes para ir a trabajar, porque realmente el entrenamiento para el golf era su trabajo, y no podíamos esperar esto. Ni siquiera iba todos los días sola. Normalmente iba al campo con otros compañeros para entrenarse. Cuadró, como ya han dicho estos días, que era el día y un momento que no correspondía.

–La familia ha optado por salir de casa, por venir a una casa rural, aquí en Santillana del Mar, durante unos días.

–Sí. Vivimos en un piso y el primer día vino muchísima gente a casa. No entrábamos y nos estábamos agobiando todos. Nos facilitaron unos amigos, la familia, la casa rural para atender a la gente porque, sobre todo por las tardes, cuando salen del trabajo, vienen muchos para estar con nosotros y así podíamos estar un poco más despejados.

–No sé si les ha sorprendido la cascada de reacciones y muestras de cariño. ¿Les ha transmitido todo esto una idea de la dimensión real de lo que suponía Celia?

–Nosotros éramos muy conscientes de su nivel deportivo. Quizás, al ser un deporte no tan conocido, no tan popular, no salía tanto en las noticias, salvo cuando había algo destacado como el Campeonato de Europa que ganó hace unos meses. Pero no esperábamos que se volviese tan mediática la noticia. Es un caso muy impactante y sí nos han sorprendido tantas muestras de afecto. Aquí, con los profesionales de muchos deportes (en el golf, Sergio García y otros muchos, nos consta que han hecho comunicados aunque yo no he podido seguirlo). En general, muchísimas muestras de afecto que han llegado de todas partes. Y al otro lado, en Estados Unidos, se han volcado. Allí está su novio y todo su equipo de golf y ayer han estado celebrando un acto con velas muy emotivo. Ha hablado mucha gente que conocemos, aunque sólo sea de vista por lo que nos contaba mi hermana. No habíamos viajado allí y teníamos pensado hacerlo este año para conocerles, cuando se graduara. No ha podido ser, pero han llegado muchísimas muestras de afecto.

Familia del asesino envía sus condolencias

Familiares del supuesto asesino de la joven golfista española Celia Barquín Arozamena transmitieron este jueves su solidaridad con la víctima y aseguraron que se encuentran «devastados por la tragedia».

De acuerdo a un comunicado recogido por medios de comunicación locales, familiares del sospechoso, Collin Daniel Richards, transmitieron sus condolencias a los seres queridos de Barquín.

«Estamos devastados por la tragedia (...). Nuestros pensamientos y oraciones están con la familia y amigos de Celia Barquín Arozamena. Estamos de luto con vosotros», reza el escrito de los Richards.

Además, reclamaron al público que se respete su privacidad: «No vamos a dar entrevistas», subrayaron los parientes de Richards, de 22 años.

–En el ámbito de la universidad americana, una deportista de éxito es toda una figura. Tiene una trascendencia especial.

–Le habían dado el título de mejor deportista del año allí, en la universidad, y este sábado, que no sé si empezaba la liga de fútbol americano, iba a hablar ella, a recoger un anillo que le iban a dar y algún otro acto más antes de empezar el partido. Como no va a ser posible van a convertir ese partido en un homenaje, que es algo muy bonito porque, dentro del dolor, ver que hay tanta gente arropando nos ayuda mucho.

–¿Cómo están las gestiones ahora mismo para la repatriación?

–Estoy rellenando todos los papeles que nos mandan tanto desde la embajada como los amigos que tenemos allí, en Iowa, que nos están ayudando a gestionar temas de funerarias y todas esas cosas. Creo que ayer acababan por la noche la autopsia, pero no lo tengo confirmado. Cuando se confirme pasará a la funeraria y, entonces, el Gobierno empezará a poder iniciar todos los trámites. Calculo que tendremos que esperar una semana o dos.

–La gente que les está ayudando allí tiene todo muy avanzado. Y también la investigación parece ir bastante rápido, ¿no?

–Los que están allí son el novio de mi hermana, su tío (que vive desde hace años en Chicago y también es español) y el marido de la entrenadora de Celia. Nos están ayudando un montón con las gestiones. Está todo muy avanzado. También en la investigación del crimen, que parece que está todo más o menos cerrado entre comillas y a la espera del juicio. Todo ha ido muy rápido. El mismo día que se cometió el crimen no me querían dar información, el Marshal de Ames, pero me dijo que estuviera tranquilo porque en pocas horas iba a tener noticias. Creo que desde el principio tenían muy claro todo. Me han dicho que el chico este se ha declarado inocente y habrá que darle la presunción de inocencia hasta que llegue el juicio. Pero yo confío en que han reunido pruebas de sobra, porque yo tengo la sensación de que sí que ha sido él. La vista previa es el día 28 y poco más se puede decir respecto al caso. No tenemos que viajar allí porque con las gestiones no hace falta. Otra cosa es que, más adelante, viajemos para recoger las pertenencias de mi hermana, porque había vivido allí cuatro años. Depende de que nos lo puedan facilitar o de que, con más calma, más adelante, viajemos nosotros a Estados Unidos.

–No parece que queden muchos interrogantes, salvo la duda sobre una agresión de tipo sexual.

–Creo que no. La Policía ha sido muy clara conmigo y antes de que publiquen nada en este sentido me llamarán. Y no me han dicho nada. Entiendo que pudiera existir una intención por parte del agresor, como se ha dicho, pero es difícil que ocurra algo así en un campo de golf porque hay gente. Coincidió que era un momento muy concreto, quizás la estuvo siguiendo y aprovechó ese momento. Pero se ha demostrado que mi hermana se defendió y, aunque el desenlace no pudo ser peor, no le dejó ir más allá. Estoy convencido al ver esos arañazos que tiene el hombre en la cara, que se cortó la mano... Tampoco queremos pensar en ello pero, salvo que me dijeran algo al finalizar la autopsia, creemos que no. Creo que no y quiero creerlo también.

–El equipo de golf de la Universidad está recaudando fondos. ¿Están al tanto?

–Nos lo dijo su entrenadora. Que si teníamos una cuenta para... Yo le dije que no, pero debe ser algo muy típico en Estados Unidos. No lo sabía. Le dije que no, pero me contestó que lo tenían que hacer igualmente porque la gente lo estaba pidiendo. Han creado una cuenta, juntarán el dinero y luego decidiremos si se invierte en hacer un homenaje o alguna beca especial con su nombre. También nos están recopilando un montón de cartas. En el evento de ayer –la vigilia de homenaje en la universidad– redactaban cartas a mano y nos las van a enviar.

–A usted le ha tocado ejercer de portavoz.

–Sí, es duro, pero son unos días... Hay altibajos, obviamente. Ante las cámaras trato de estar un poco más sereno pero, cuando me quedo solo o por las noches, es duro. Tenía una gran relación con ella. A distancia. El día antes habíamos estado hablando de organizar planes porque a su novio no le conocíamos e iba a venir estas navidades para presentarle. Y al día siguiente pasó eso... Esas cosas te destrozan un poco más.

–¿Qué les dijo Pedro Sánchez, el presidente del Gobierno?

–Llamó a mi madre. Yo estoy recibiendo las llamadas, pero en ese momento estaba en el minuto de silencio de Torrelavega. Le dio el pésame y le dijo que lo que necesitara más adelante que podía contar con él. Y desde el punto de vista de los diplomáticos y de la gente que está trabajando fuera no han dudado en darnos sus números privados para que les llamemos en cualquier momento si tenemos alguna duda. El canciller en Chicago (el cónsul está fuera y es el segundo) todos los días me manda un mensaje con las novedades y los planes que hay. Estamos muy agradecidos y ahora esperamos que todo transcurra más rápido porque ahora dependerá más de ellos que de la Policía.

Ver más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos