El Ejército llega a Torrelavega y monta su base en La Lechera

Luis Palomeque

El Gobierno de Cantabria declara el nivel dos del Plan Especial de Protección Civil | Los Corrales de Buelna se queda prácticamente incomunicado y se organizan evacuaciones de varios pueblos situados en las riberas de los ríos en alerta roja por desbordamiento

DANIEL MARTÍNEZ y MARIÑA ÁLVAREZSantander

El temporal empieza poco a poco a remitir y ya es patente en algunos puntos como Ampuerto y Torrelavega. A las nueve de la noche ya no quedaba ninguna estación de medición de caudales fluviales en nivel rojo y todas las cuencas tenían tendencia estable o a la baja, aunque la zonas que mas preocupan siguen siendo als del Saja, Besaya y Deva. Durante la pleamar no se han regsitrado afecciones especiales.

En Torrelavega ha remitido durante la tarde en los diversos puntos en que los ríos Saja y Besaya generaron más problemas durante el día, y por ello las empresas Aspla y Solvay han decidido arrancar de nuevo mañana la actividad aunque pendientes de cómo evoluciona el tiempo

La mejoría ha sido tal que la empresa Aspla ha decidido intentar arrancar la factoría a partir de las 9.00 horas de mañana, y para ello ha comunicado al personal que le corresponde el turno, tanto de oficinas como de producción, que acudan a esa hora en vez a las seis de la mañana como es habitual.

En Ampuero, la Policía Local ha rebajado esta tarde el nivel de alerta por nuevas inundaciones en el municipio ante la bajada del caudal del río Asón, aunque se mantendrá la «cautela» durante las próximas horas por si se producen un incremento de las precipitaciones.

«Estamos vigilando y en principio ni esta noche, ni mañana se esperan fuertes lluvias en la zona alta del Asón, por lo que hemos levantado el nivel de alerta roja», ha señalado a Efe la Policía Local.

No obstante, al menos media docena de colegios de Cantabria, la mayoría de la zona centro de la región, la más afectada por las lluvias, han decidido suspender mañana viernes las clases. En concreto, han comunicado ya a la Consejería de Educación esta decisión los centros de Cabezón de la Sal, Valdáliga, Mazcuerras, Los Corrales de Buelna y Cabuérniga, han informado a Europa Press fuentes de este departamento.

El Gobierno de Cantabria ha activado, a las 12.45 horas, el nivel 2 del Plan Especial de Protección Civil ante Riesgo de Inundaciones (INUNCANT), y ha solicitado el apoyo de la Unidad Militar de Emergencias (UME) que trasladará a Cantabria al quinto Batallón de Intervención en Emergencias (BiemV), con base en León. Pasadas las cuatro de la tarde ha llegado una avanzadilla de 15 militares a Los Corrales de Buelna, aunque el Gobierno cántabro ha anunciado que su base estará en el polígono industrial de Tanos-Viérnoles (Torrelavega). A lo largo de la tarde seguirán llegando efectivos hasta llegar a una cifra de 105. Esta noche llegará un segundo bloque de 105 militares, con un tercero en reserva por si fuera necesario su traslado urgente a Cantabria. A los medios personales desplegados por el Ejército hay que sumar la maquinaria y el material que desplazan para intervenir en las tareas de achique en las inundaciones. En total la UME desplazado 224 militares, 15 vehículos ligeros, 9 vehículos pesados, 7 vehículos de comunicaciones, 23 autobombas, 1 ambulancia, 1 mini máquina, 2 retroexcavadoras, 1 góndola, 1 embal (camión de aspiración de lodos), 6 embarcaciones, 1 cisterna, 2 autobuses, 1 Vito y 2 vehículos de representación.

A lo largo de la mañana, efectivos de emergencias han evacuado a 77 personas en cuatro localidades afectadas por las inundaciones. Las que más asistencia han necesitado en este sentido han sido Mazcuerras, con 44 personas desalojadas, seguida de Santa Olalla (Molledo) con 30, Las Fraguas (Los Corrales de Buelna) con dos y La Molina (Camaleño) con una.

Tal y como ha explicado el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, 61 municipios se han visto afectados por las inundaciones, ya que han concurrido multitud de sucesos a un mismo tiempo en una extensión importante de Cantabria, el 60% de los ayuntamientos, «la práctica totalidad de los ubicados en riberas y desembocaduras».

La zona de Los Corrales de Buelna concentra 69 incidencias, el área de Torrelavega 27, Mazcuerras 15, Reinosa y su área de influencia 18, Unquera 5 y la zona del Asón 15. Desde la activación de los fenómenos meteorológicos adversos, el día 21 a las 10:00 horas, el Centro de Coordinación de Emergencias 112 ha recibido un total de 1.116 llamadas, que han derivado en la gestión de 551 incidencias.

La situación ha ido empeorando a medida que pasaban las horas y los ríos se desbordaban en numerosas vías de comunicación y pueblos de las riberas. Evacuaciones, cortes de carreteras, interrupción del tráfico ferroviario, argayos...

Localidades importantes como Los Corrales de Buelna están prácticamente incomunicadas. Ahora mismo -con datos de las 10.15 horas- solo hay una manera de entrar en Los Corrales por la A-67, y es a través de la Avenida de Galicia. Este acceso, no obstante, podría verse afectado también por las inundaciones si el problema no remite.

En Santa Olalla (Molledo) la Guardia Civil ha organizado un convoy con vehículos especiales para poder sacar a la gente por la única vía de salida, que empieza a estar impracticable. Este desalojo no ha sido fácil. De entre los sesenta habitantes, hay vecinos que se niegan a abandonar sus casas, pero los agentes conminan a todos a salir del pueblo cuanto antes.

Revilla, en Villanueva de la Peña.
Revilla, en Villanueva de la Peña. / J. Rosendo

A la vez, entre Caranceja (Reocín) y Mazcuerras hay varias casas aisladas por el agua, que alcanza una altura de dos pisos. Las lanchas del 112 y de la Cruz Roja están listas para ir sacando a la gente, pero están pendientes del dispositivo por si hay riesgo por las corrientes. El presidente cántabro, Miguel Ángel Revilla, ha acudido a la zona de Villanueva de la Peña (Mazcuerras) para interesarse por las personas afectadas. El presidente ha subrayado que «no ha conocido» un panorama de la magnitud de estas lluvias y riadas en la región, por lo que ha decidido suspender su viaje a Fitur, dado que se trata de una «situación muy complicada y no hay buena previsión».

Y es que las previsiones de que el pico de la crecida de los ríos cántabros -a causa de las fuertes precipitaciones de hasta 100 litros en 24 horas y el deshielo de la nieve caída en los días previos- iba a ser ayer por la tarde no se ha cumplido. Durante esta madrugada, los caudales del Pas, Besaya, Deva, Asón y Saja han seguido creciendo y se encuentran todos ellos en alerta por desbordamiento. Hay inundaciones en numerosas localidades, se organizan evacuaciones de las zonas más afectadas, se ha suspendido el transporte escolar en comarcas como la del Besaya, incluso en Torrelavega, y a primera hora se ha desplomado un muro a la altura de Las Caldas del Besaya que ha provocado la interrupción de todo el tráfico ferroviario con Madrid.

Las protectoras piden que se desate a todos los animales en las zonas afectadas para que puedan escapar de posibles inundaciones

Hay graves inundaciones en Caranceja, en Santa Olalla, en Marrón, Villanueva de la Peña, en Casar de Periedo, Unquera... El mapa de la DGT está plagado de puntos negros. Hay decenas de cortes en carreteras por inundaciones.

Ver más

Saja Lo peor, en Mazcuerras y Caranceja

En la comarca de Cabezón de la Sal, como ya ocurrió ayer, lo peor está en la zona de Mazcuerras y en el límite entre este municipio y Reocín. En la localidad de Villanueva de la Peña, el Saja ha vuelto a entrar en el casco urbano y de nuevo se ha colado por las puertas de un puñado de viviendas. Los servicios de emergencia, principalmente 112, Guardia Civil y Cruz Roja, han tenido que sacar en lanchas de sus casas a alrededor de 40 personas que se encontraban atrapadas. Otras tantas han preferido esperar a que baje el nivel en sus hogares con el consentimiento de los técnicos de emergencias. En algunos puntos, el nivel llegaba hasta la segunda planta de los inmuebles. «Cuando vi llegar la lancha se me caían las lágrimas, en cambio los niños estaban encantados», cuenta Ana García, una de las rescatadas.

En la zona se encuentra desde la tarde de ayer y sin dormir el alcalde de Mazcuerras, Javier Camino. «Esto es un desastre...», apunta el regidor, que a última hora del miércoles fue prácticamente casa por casa para avisar a los vecinos. A las 22.00 horas de ayer el nivel bajó considerablemente y cuando ya todos estaban tranquilos «vino otra vez de repente». En Centro Social de la localidad y una peluquería está sirviendo para que los afectados se sequen y desayunen. Mientras tanto, los accesos al pueblo están cortados por las dos entradas.

«La situación es muy preocupante porque hay viviendas aisladas, con dos metros de agua a su alrededor, y la única posibilidad que tiene la gente de salir es en Zodiac», ha dicho Camino. Con todo, en Mazcuerras no ha habido que lamentar demasiados daños en infraestructuras. «Nosotros gracias a Dios en el servicio de carreteras, transformadores, y puentes, estamos aguantando. Eso sí, muchos inmuebles están sin luz y las comunicaciones telefónicas también son muy complicadas. Pero estamos cubiertos de agua», ha apostillado. «En Mazcuerras rompe de mala manera aquí el agua. Además es que lleva tres días lloviendo sin parar», ha resaltado, antes de elogiar el «gran trabajo» del 112 y de la Guardia Civil.

Casi la misma labor que Camino viene realizando en las últimas horas el teniente de alcalde de Reocín, Mario Iglesias, en su pueblo, Caranceja. «A partir de la una de la mañana se empezó a poner muy mal y ahora tenemos el pueblo inundado de arriba a bajo», apunta. Protección Civil de Reocín estuvo toda la noche en alerta y a pesar de que estaban prevenidos, nunca pensaron que la riada llegara hasta tal nivel.

Un nivel que se ha traducido en hasta dos metros de agua en algunas viviendas. Por ejemplo, en el barrio de Socueva, hasta donde se acercó Eva Cayón con su coche a la espera de que la Cruz Roja sacara a su abuela de casa. «Están en la planta de arriba porque está todo lleno. Arriba están seguros, pero imagínate el disgusto, tres días después de quedarse viuda», decía la joven, quien también se acordaba de las ovejas que «seguro que están muertas».

En este punto, la fuerza del Saja impidió finalmente que entraran las lanchas de emergencias. Lo intentaron en varios ocasiones por muchos frentes, pero fue imposible. Así que entraron a pie y fueron casa por casa avisando de la situación, prestándose a sacar a los vecinos y, en caso contrario, a llevarles alimentos o medicina.

Medio centenar de alumnos del Colegio de Educación Infantil y Primaria Manuel Llano de Cabuérniga permanecen incomunicados en el centro por un corrimiento de tierras, ha informado la Consejería de Educación. El CEIF contactó a primera hora de la mañana con el Servicio de Emergencias 112 Cantabria para conocer la incidencia del temporal en la zona, y se dijo que podían pasar.

Entrada la mañana, se ha producido un argayo que ha dejado incomunicados a los niños en el centro, en el que, de momento, «funciona todo con normalidad», incluido el comedor escolar. Se espera que la situación esté solucionada esta tarde.

Se trata de la principal incidencia registrada en colegios de Cantabria este jueves, en el que las intensas y constantes lluvias que están cayendo en las últimas horas han obligado a interrumpir el transporte escolar en varias poblaciones de la Cuenca del Besaya, así como en colegios de Educación Infantil y Primaria de La Serna de Iguña y San Felices de Buelna.

Así lo ha informado a última hora de la mañana la Consejería de Educación en un comunicado, en el que ha indicado que existen problemas «en zonas muy localizadas», concentradas sobre todo en Torrelavega (donde se ha suspendido el transporte escolar en todo el municipio), Mazcuerras, Reocín y Santillana del Mar, donde los alumnos no han podido asistir a sus centros por problemas en el transporte escolar o han sufrido retrasos.

Otro centro con incidencias ha sido el CEIP Concepción Arenal de Potes, donde la ruta de transporte de Pembes no se ha podido realizar debido a un argayo en la carretera. Por este motivo se han visto afectados 16 alumnos del colegio, así como alumnado del IES Jesús de Monasterio.

Al CEIP Leonardo Torres, en La Serna (Arenas de Iguña), habían acudido a las 9.00 horas un total de 47 alumnos de los 200 escolarizados. Tras conversaciones con Guardia Civil, 112 y otros servicios de emergencias se decidió desalojar a estos alumnos y suspender comedor y actividades extraescolares.

En otro orden, en las aulas de este colegio se está acogiendo a vecinos de pueblos del valle que están siendo desalojados por las condiciones meteorológicas.

Finalmente, se ha inundado la plata baja del CEIP Pero Niño, en Rivero (San Felices de Buelna).

Besaya Evacuaciones en Santa Olalla, Los Corrales incomunicado, Viveda y Torrelavega inundados

En el Besaya la situación no es mucho mejor. Especialmente en la parte media de la cuenca, ya que en Molledo se ha ordenado la evacuación de todo el pueblo de Santa Olalla para evitar que los vecinos se queden aislados. La única vía de acceso que más o menos estaba practicable, amenaza con quedar cortada.

Los Corrales de Buelna se ha quedado prácticamente incomunicado. Solo hay una forma de entrar en la localidad por la A-67, y es por la Avenida de Galicia. Además, el río también ha inundado las mieses de San Felices de Buelna y el río Cieza ha inundado el pueblo del mismo nombre. Se ha cortado la carretera entre Cieza y Los Corrales de Buelna por un desprendimiento.

En Torrelavega, donde confluyen el Saja y el Besaya, se ha suspendido el transporte escolar municipal porque las cocheras del Torrebús se han inundado. El agua también ha entrado en Solvay y en Sniace, así como en el complejo deportivo Óscar Freire y en el 'Patatal'. Continúa cortado desde ayer el servicio de trenes de FEVE entre Santander y Torrelavega.

El concejal de Seguridad de Torrelavega, Pedro Pérez Noriega, ha asegurado este jueves que la situación generada por la crecida del río Saja-Besaya en el municipio está empeorando en las últimas horas, hasta el punto de que «se está yendo de la manos» por la crecida de los cauces. En un comunicado de prensa, ha destacado que una de las «zonas críticas» en estos momentos es el entorno de los llamados «chalés tortugas», cerca de Paseo del Niño, donde el nivel del agua ronda los 50 centímetros, y que se teme que puede empeorar la situación cuando a partir de las 18.000 horas tenga lugar la pleamar.

Además, en las cercanías de Sniace, en la zona conocida como «el patatal», se ha desbordado el río aunque, según Pérez Noriega, no existe riesgo. Sí preocupa la zona próxima al pueblo de Riaño, donde se ha tenido que cortar la carrera de acceso, al igual que en el entorno de la fábrica de Aspla (calles Pablo Garnica y Paseo del Niño), donde se está estudiando prohibir la circulación de vehículos en algunas vías en previsión de mayores problemas.

El concejal ha resaltado que en la zona de La Viesca se ha producido esta pasada madrugada la caída de un tronco sobre un cable de alta tensión que suministra energía a instalaciones de Adif, por lo que se ha acordonado esta área, además de cerrarse al paso las dos pasarelas peatonales sobre el Besaya a la altura del barrio Covadonga.

Por otra parte, ha anunciado que el estado del río en el resto de tramos «no preocupa en exceso» porque el caudal se mantiene «en niveles de alerta pero con cierto control», a pesar de que la evacuación de agua a través del cauce no es el adecuado, lo que genera algunos problemas en las zonas más bajas.

Pérez Noriega ha avanzado que la Policía Local controla los accesos en todas las zonas afectadas y que se va a proceder a desalojar a alguna persona con discapacidad que reside en los «chalés tortuga» en previsión de mayores complicaciones.

Por ello, ha pedido a los ciudadanos que hagan caso «en todo momento» de las indicaciones de los servicios de emergencia y que comuniquen cualquier incidencia a los bomberos y al 112.

Ha anunciado que por todo el municipio habrá operarios municipales repartiendo sacos para hacer barreras en las zonas más conflictivas.

Así mismo, ha mostrado su confianza en que mañana, viernes, se pueda restablecer el servicio de transporte escolar que hoy se tuvo que suspender porque se inundó el solar donde está ubicada la cochera de los autobuses.

El Barrio de Polo en Viveda (Santillana del Mar) presenta un panorama desolador. Los vecinos llevan atrapados desde la madrugada, algunos han salido pero otros se han refugiado en las partes altas de las viviendas. Han recibido auxilio de los Bomberos de Torrelavega.

Así está el Barrio de Polo, en Viveda (Santillana del Mar).
Así está el Barrio de Polo, en Viveda (Santillana del Mar).
Pas Cortes de carreteras

Otra carretera que se ha convertido en río ha sido la nacional N-623, que comunica con el puerto de El Escudo. En este caso, sobre todo por las lluvias y los argayos, como el que apareció anoche a la altura de Cillero y cortó un carril en dirección a Burgos. «Hemos estado toda la noche sin parar. Hemos tenido que ir a achicar agua a una casa en Alceda y los desagües no pueden tragar más en este pueblo y en Ontaneda, San Vicente o Villegar», apunta Diego, responsable de Protección Civil en Corvera de Toranzo. En Vejorís, requirieron incluso de la asistencia del parque de bomberos autonómico de Villacarriedo.

Los vecinos de Salcedo y Oruña están muy preocupados por la crecida del río Pas, que causó anoche numerosos daños, anegando carreteras y propiedades. El colegio Antonio Robinet de Vioño ha suspendido hoy las clases a consecuencia de la instransitabilidad de las carreteras

«Mi suegra tiene 72 años y dice que jamás había visto al Pas así». «No es la primera vez que pasa, pero esta es la mayor crecida de los últimos treinta años», dice Rocío Menéndez, una vecina de Salcedo. El desbordamiento del río Pas a su paso por Salcedo y Oruña de Piélagos está ocasionando no solo la intransitabilidad de la carretera de acceso, que desde ayer se mantiene anegada por el agua, sino también multitud de daños materiales, que están generando preocupación e incertidumbre entre los vecinos de la zona.

«Tememos que esto vaya a peor», lamenta Rocío, que sufre cada año los envites de las fuertes lluvias. «Esto es lo de todos los años. Yo llevo aquí 17, pero mi suegra, que tiene 72 y lleva viviendo aquí toda la vida dice que jamás había visto al Pas así». Esta vecina comenta que anoche, en torno a las cinco de la mañana, el agua superaba el metro de altura en la caseta de aperos que tiene junto a su casa, ubicada en la campa donde se realizan las fiestas, estropeando las herramientas y maquinaria que allí guardaba. «Tuve que levantarme a poner a resguardo las gallinas y todo lo que pude», comenta la joven, que asegura haber tenido el agua por casi la cintura.

Otro vecino, que tiene en Oruña una sede cultural, asegura que no es la primera vez que sufre las vicisitudes de la crecida del río, pero que, esta en particular «es la mayor crecida de los últimos treinta años».

El desbordamiento del Pas a su paso por la zona ha obligado a cortar la carretera de acceso al pueblo, que permanece cerrada desde anoche. También el colegio Antonio Robinet de Vioño se ha visto obligado a suspender las clases en el día de hoy.

De momento son numerosos los daños que ha ocasionado el desbordamiento del río Pas a su paso por el municipio de Piélagos y aunque en estos momentos la altura del cauce se encuentra en disminución, los vecinos temen que con la pleamar, prevista para esta tarde, la situación que atraviesan empeore, sobre todo en los puntos críticos como Salcedo y Oruña.

Algunos de los viales de acceso a los pueblos más afectados por el desbordamiento del Pas a su paso por Piélagos permanecen cerradas al tráfico. Según indicaron fuentes de la Policía Local, en estos momentos, las carreteras de acceso a los pueblos de Salcedo, en Vioño, Oruña y Quijano (unas de ellas la CA-232) permanecen cerradas al paso debido a que se encuentran completamente anegadas. Si bien la carretera de Quijano se cerró anoche y se reabrió por la mañana después de una ligera mejoría, la Policía Local ha tenido que volver a cerrar la vía por seguridad, ya que las lluvias siguen aumentando el cauce del Pas, aún con el nivel del agua todavía sin alcanzar el máximo previsto, algo que llegará con la pleamar, pasadas las 19.00 horas.

Deva Argayos en Liébana y posible corte del desfiladero. Unquera, inundada

Ahora, una docena de pueblos de Camaleño están incomunicados por un argayo en la carretera a Fuente Dé: Los Llanos, Mogrovejo, Redo, Besoy, Bárcena, Pembes, Llaves, Vallejo, Cosgaya, Las Ilces, Espinama, Pido y Fuente Dé, donde los vecinos permanecen aislados por culpa de este argayo.

Además, hoy el río Urdón está muy alto y se teme que pueda desbordarse a su paso por el pueblo. De ser así, habrá que cortar por completo el Desfiladero de la Hermida.

Ahora mismo, pasar por el desfiladero ya es peligroso por los desprendimientos que ocasionan las lluvias.

El río Deva también se ha desbordado a la altura de Unquera, en el límite con el pueblo de Molleda, término municipal de Val de San Vicente, ocupando la vía, por la que ya han cortado el tráfico, en la nacional N-621. El pueblo de Molleda ha quedado anegado por la cantidad de agua que ha caido en las últimas horas. En el límite entre ambos pueblos, dos vecinas explicaban cómo el agua ha entrado en los bajos «ocupando los garajes casi hasta el techo». Hace diez años que los vecinos no veían algo similar, cuando «se creó una piscina marrón» en el patio de esta urbanización, llamada El Llanzucu.

Asón Ampuero, con el agua hasta las rodillas

El 112 y los voluntarios de Protección Civil de Ramales de la Victoria han estado toda la noche muy atentos al comportamiento del Asón. Ya se ha constituido un Puesto de Mando Avanzado en las escuelas de Ampuero, donde está comenzando a entrar el agua en el polígono industrial de Marrón.

A las diez de la mañana, en la plaza de toros el agua llegaba ya hasta las rodillas y hay numerosos locales inundados. En el Polígono de Marrón muchos talleres permanecen cerrados y preocupa la estabilidad del muro de contención que protege a las empresas, porque solo le quedan 30 centímetros para que el agua le pase por encima.

También están inundadas las instalaciones deportivas. El campo de fútbol es un río, al igual que las pistas de pádel y tenis.

En Soba se ha producido algún argayo y en la zona de Becerral, en el cruce de la carretera de La Sía hacia los Collados del Asón. El alcalde de Soba, Julián Fuentecilla, que ha calificado la situación de «gota fría potente».

Híjar Reinosa inundada

El Ebro se ha desbordado y ha inundado el centro de Reinosa. El Híjar también se ha salido de su cauce, anegando todas las calles más próximas.

Servicio de Emergencias 112 Evacuaciones durante la madrugada

Los responsables de emergencias del 112 están muy preocupados por el estado de los ríos, en alerta constante desde ayer. Tienen su esperanza en la bajamar de las 12.50 horas, cuando esperan que los ríos logren evacuar toda el agua acumulada durante la noche, cuando han coincidido las lluvias que no han cesado desde ayer, el desnieve del temporal del martes y las mareas altas.

Las intensas lluvias caídas esta noche y la crecida de los ríos en la región, sumados a la pleamar, han provocado la evacuación de 15 vecinos de Santa Olalla, localidad perteneciente al municipio de Molledo, a causa de las inundaciones. Han sido trasladados a un pabellón polideportivo de la Serna de Iguña.

A lo largo de la madrugada también han necesitado ser desalojadas de sus viviendas dos personas en Las Fraguas (Los Corrales de Buelna), atendidas por miembros de Cruz Roja; una persona en La Molina (Mazcuerras), socorrida por bomberos del 112, y al menos otras dos están siendo sacadas de su vivienda con lancha neumática, por Cruz Roja, en Caranceja. Todos ellos han sido realojados con familiares. La localidad de Barcenillas presenta también riesgo de inundación, por lo que se está haciendo un estrecho seguimiento de la situación, y se han preparado los medios necesarios por si hubiera que llevar a cabo su evacuación.

112

Para coordinar todas las acciones que se están desarrollando y valorar los riesgos y las incidencias recibidas, técnicos de la Dirección General de Protección Civil y Emergencias, y del 112 están reunidos en la sede de esta última entidad. Al frente del operativo se encuentran el consejero de Presidencia y Justicia, Rafael de la Sierra, y el director general de Protección Civil y Emergencias, Luis Sañudo. Además el Centro de Coordinación de Emergencias ha duplicado el personal de sala para atender todas las llamadas que se reciban. Se ha desplegado, asimismo, un Puesto de Mando Avanzado (PMA), dirigido por un técnico de Protección Civil del Ejecutivo, en Los Corrales de Buelna para atender a la zona del Besaya.

Las incidencias por acumulación de agua e inundaciones se han repetido durante toda la tarde de ayer y la pasada noche. Entre las 18 horas del martes y las 06.30 horas de hoy, el Centro de Coordinación de Emergencias 112 del Gobierno de Cantabria ha gestionado 105 intervenciones, derivadas de 305 llamadas recibidas en relación con la intensa lluvia caída. Desde el inicio de este fenómeno meteorológico ha provocado 182 intervenciones y 455 llamadas al 112.

Trenes paralizados

Todo el tráfico ferroviario que comunica Cantabria con Madrid está paralizado por el desplome de un muro a la altura de Las Caldas. Además, las inundaciones mantienen cortado el tráfico ferroviario entre Cabezón de la Sal y Santander, y Los Corrales de Buelna y Las Fraguas, trayectos que se están efectuando por carretera; y se han registrado inundaciones en el Polígono Industrial de Marrón (Ampuero). El 112 ha recibido avisos de viviendas afectadas en Ruente, Vejorís, Arenas de Iguña, Hijonedo, Villanueva de la Peña, Molledo y Arenas de Iguña; locales y negocios inundados en Alceda y Reinosa; y garajes anegado en Los Corrales de Buelna, Vega de Pas, Nestares, Molledo y Mazcuerras.

Esta noche la lluvia ha provocado también argayos en la CA-182 a su paso por Cabuérniga y Rionansa, y en la N-623 en Corvera de Toranzo.

Se está haciendo un especial seguimiento de la evolución de los caudales de los ríos. En estos momentos, el Besaya en las estaciones de medición de Carandía y Puente de Torres, el Saja en Puente San Miguel, el Pas en Puente Viesgo y Carandía, y el Asón en Ramales y Coterillo, se encuentran en nivel rojo de alerta.

El presidente Revilla ha explicado que se evaluará la posibilidad de pedir la declaración de zona catastrófica teniendo en cuenta el volumen de daños en carreteras autonómicas y de la red estatal por la presencia de argayos, en la red de ferrocarril que está cortado hasta Reinosa, en viviendas y bienes, y en actividades económicas como establecimientos, fábricas y en ganadería, con abundantes cuadras inundadas.