Montserrat Caballé, leyenda de la ópera, muere a los 85 años

Montserrat Caballé durante un concierto en Santander en 2009 / V. Fraile

La soprano española más destacada ha fallecido a los 85 años en Barcelona

EP

La legendaria voz de la soprano Monserrat Caballé se apagó para siempre en la madrugada de este sábado. A los 85 años falleció en el Hospital Sant Pau de Barcelona, donde se encontraba ingresada desde mediados de septiembre. Figura crucial de la ópera, con un carrera de casi seis décadas en la cima del bel canto, su funeral se celebrará el lunes al mediodía en el Tanatorio de les Corts. Su familia confirmó que el velatorio se abrirá este domingo a partir de las dos de la tarde en el mismo centro. Su salud se había deteriorado desde que en 2012 sufriera una fractura de húmero durante un viaje a Rusia, después de caer al suelo a causa de un leve ictus.

Debutó en la ópera en 1956 y se había retirado hace unos años, tras una brillante carrera con más de 4.000 actuaciones en los grandes templos de la ópera. Gigante de su oficio, rechazó siempre el apelativo de diva. «Cada época tiene sus divos y en mi caso lo único que he hecho es hacer bien mi trabajo, lo mejor posible, al más alto nivel», decía la artista que compartió escenario con los mejores directores y cantantes, como Renata Tebaldi, Pavarotti, Plácido Domingo y Carreras.

El 7 de enero de 1962 subía por primera vez al escenario del Liceo una prometedora y joven soprano. Era una mocita de Barcelona con una voz portentosa que hasta poco antes alternaba sus clases de canto con su trabajo en una fábrica de pañuelos del populoso barrio del Raval.

La joven Caballé se confirmó en el Liceo como grande del bel canto cuando llevaba cinco años acumulando éxitos fuera de casa. El primer gran triunfo local fue reseñado por un capacitado cronista de la época, el compositor y crítico musical Xavier Montsalvatge. Afortunado espectador del debut de su paisana, escribió en 'La Vanguardia' del 9 de enero de 1962: «Es admirable que Montserrat Caballé, formada artísticamente en el conservatorio del Liceo, haya escogido para su primera manifestación ante nuestro público una obra tan tremendamente difícil, que le obligó a emplear a fondo sus mejores facultades, sin contar con la compensación de los aplausos».

La soprano catalana Montserrat Caballé es una de las grandes voces líricas del siglo XX, la más universal de las cantantes de ópera españolas, una diva a la altura de mitos como Maria Callas, Joan Sutherland, Elisabeth Schwarzkopf o Renata Tebaldi, tanto por su calidad vocal como por su dominio de la técnica.

A lo largo de sus más de 50 años de carrera, Caballé ha interpretado cientos de óperas y conciertos en los principales teatros de todo el mundo junto a las mejores orquestas y repartos, gracias a un repertorio que abarca cerca de 90 papeles correspondientes a más de 40 óperas.

Los primeros pasos

Montserrat Caballé Folch nació el 12 de abril de 1933 en el barrio de Gracia de Barcelona, en el seno de una familia modesta, donde su madre le dio su primera formación musical que le sirvió para ingresar a los 11 años en el Conservatorio Superior de Música del Liceo con una beca.

No obstante, la delicada salud de su padre hizo que tuviera que compaginar sus estudios con el trabajo en una fábrica, e incluso debió dejar temporalmente la música, hasta que en 1950 un industrial textil melómano y mecenas le patrocinó su carrera a tiempo completo en el Conservatorio del Liceo.

En este centro operístico barcelonés estudió con Eugenia Kemmeny, Conchita Badía y Napoleone Annovazzi, cuyas enseñanzas y consejos hicieron que progresara rápidamente, hasta el punto de pasar dos cursos por año.

Caballé se graduó en 1954 en una accidentada prueba final en la que llegó a perder el conocimiento, y tras titularse hizo su primer debut operístico con el papel de Serpina de 'La serva padrona' en el Teatro Principal de Valencia el 27 de junio de 1955 con la Compañía de Ópera de Cámara de Barcelona, dirigida por Napoleone Annovazzi.

Tras unos años fuera de España, en los que cantó para las óperas de Basilea, Viena y Bremen, consolidando su carrera y su cada vez mayor prestigio, finalmente debutó en el Liceo de Barcelona el 7 de enero de 1962 en el papel de Arabella, de Richard Strauss, una interpretación recibida con entusiasmo por crítica y público.

En Madrid cantó por primera vez en 1963, en el Palacio de la Música, y fue muy aplaudida con 'Ah, pérfido' y el aria 'Egmont' de Beethoven.

Y de Europa saltó a América. El 20 de abril de 1965 sustituyó en el Carnegie Hall de Nueva York a Marilyn Horne en 'Lucrecia Borgia'', con un éxito arrollador, que luego repitió, con 'Fausto', en la Metropolitan Ópera de la misma ciudad.

Tras su actuación en el Carnegie Hall, The New York Times tituló: «Callas + Tebaldi = Caballé», lo que supuso un impulso definitivo a su proyección internacional e hizo que se multiplicaran las ofertas de grandes teatros y de discográficas para grabaciones.

Despedida

Desde entonces, sus representaciones la llevaron a los más selectos teatros de ópera del mundo, como Scala de Milán, Staatsoper de Viena, Royal Opera House Covent Garden de Londres, Opera de París, Bolshoi de Moscú, Teatro Colón de Buenos Aires, Opera de San Francisco, Opera de Hamburgo, Opera de Múnich, así como a los festivales de Salzburgo, Aix en Provence, Glydebourne, Pesaro o Verona, entre otros.

Su repertorio

Su voz se ha escuchado junto a las mejores orquestas y los más prestigiosos directores, entre ellos Herbert von Karajan, Leonard Bernstein, Zubin Mehta, James Levine, Claudio Abbado, Seiji Ozawa o Riccardo Muti.

En su repertorio figuran 'La serva padrona' (Pergolesi); 'Cossì fan tutte' (Mozart); 'Norma' o 'I puritani' de Bellini; 'La favorita' (Donizetti); 'Il Trovatore', 'La Traviata', 'Un Ballo in Maschera' y 'Aida' (Verdi); las heroínas 'Isolda' y 'Sieglinde' de Wagner; el cuarteto de Puccini ('Tosca', 'La Bohème', 'Madame Butterfly' y 'Turandot'); la 'Adriana Lecouvreur' de Cilea; o la 'Salomé' de Strauss.

Caballé nombrada Honoris Causa de la UIMP en 2008
Caballé nombrada Honoris Causa de la UIMP en 2008 / E. Cobo

La soprano siempre se sintió especialmente unida al Liceo y, así, fue la primera cantante que mostró su apoyo incondicional al quedar destruido por las llamas en 1994, cantando ante sus ruinas y donando una importante cantidad para su reconstrucción.

El emblemático teatro también ha tenido siempre muy presente a su diva, a quien convirtió en 2002 en la primera mujer socia del Círculo del Liceo y a la que dedicó ese año el libro 'Montserrat Caballé, 40 años en el Liceo'.

En enero de 2012, el Liceu homenajeó a Caballé con motivo del 50 aniversario de su debut en el teatro barcelonés con una gala que contó con la presencia de numerosos compañeros de profesión y amigos de la soprano, como los tenores Josep Carreras y Juan Diego Flórez o el barítono Joan Pons.

Otros géneros

Montserrat Caballé ha hecho además incursiones en la música popular e incluso en la música pop, y siempre quedará en el recuerdo la interpretación que hizo en 1988 junto al cantante Freddie Mercury del tema 'Barcelona', que abanderó los Juegos Olímpicos de Barcelona'92.

La impulsora del Concurso Internacional de Canto que lleva su nombre ha vivido en los últimos años problemas de salud que le han obligado a cancelar varios compromisos. Así, del 20 al 31 de octubre de 2012 estuvo ingresada en el Hospital de Sant Pau de Barcelona, tras sufrir en Rusia un ictus, que le causó la rotura de húmero de la que fue operada en la Clínica Teknon el 10 de noviembre.

Durante un recital con su hija en Santander
Durante un recital con su hija en Santander / .A Aja

Su marido es el tenor aragonés Bernabé Martí (Martínez) Remacha, con quien se casó en 1964 y con el que tiene dos hijos, uno de ellos la soprano Montserrat Martí, que la ha acompañado en recitales en los últimos años.

Caballé ha recogido durante su carrera innumerables premios y distinciones, entre ellos el Premio Príncipe de Asturias de las Artes, recibido en 1991 «ex aequo» con otros grandes de la lírica española: Victoria de los Ángeles, Teresa Berganza, Pilar Lorengar, Alfredo Kraus, Plácido Domingo y Josep Carreras.

También posee el Lazo de Dama de Isabel la Católica (1966), el Premio de la Academia del Disco Lírico de París (1971), Rosa de Oro de Brescia (1976), medallas del Liceo (1966), de Oro del Teatro (1972), Oro de las Bellas Artes (1973), Oro de la Generalitat de Cataluña (1982), Oro de Madrid (1988), Fidelio de la Asociación Internacional de Directores de Ópera (1992), del Spanish Institute de Nueva York (1994), y Honorífica de la Escuela Superior de Música «Reina Sofía» (1998), entre muchas condecoraciones.

Igualmente, recibió doctorados «honoris causa» por la Universidad Politécnica de Valencia (1999), Internacional Menéndez Pelayo de Santander (2008) y Barcelona (2011).

El Teatro Real dedicará la función de 'Faust' de esta noche a Caballé

El Teatro Real ha lamentado «profundamente» el fallecimiento de Montserrat Caballé, «sin duda una de las más grandes sopranos de todos los tiempos», y ha anunciado que le dedicará la función de «Faust» de esta noche «como homenaje simbólico a su grandeza».

Así lo indica el coliseo operístico madrileño, dirigido por Joan Matabosch, en un comunicado en el que se ensalza «la asombrosa carrera» de la artista, «una de las más brillantes de la historia de la interpretación lírica universal», entre otras cosas por «la singular belleza de su voz, de gran extensión, la riquísima paleta de colores de su timbre y su técnica prodigiosa». «La expresividad de su depurada línea de canto, la increíble plasticidad dramática de sus interpretaciones vocales, aliada a su afán por explorar obras desconocidas u olvidadas, han colocado su nombre en la exclusiva galería de los más grandes cantantes de la segunda mitad del siglo XX», prosigue el mensaje remitido a los medios.

El Teatro Real ha querido recordar que en la etapa posterior a su reinauguración, Caballé ofreció un concierto el 2 de julio de 1998 y protagonizó dos funciones de la ópera 'Cléopàtre', de Jules Massenet, en versión de concierto, en diciembre de 2004. Asimismo, la última gran gala de homenaje a su figura tuvo lugar en El Real el 9 de diciembre de 2014, en la que reconocidas sopranos vinculadas de alguna manera con la cantante barcelonesa interpretaron piezas que recordaron sus triunfos en Madrid y sus interpretaciones del repertorio belcantista romántico.

Por su parte, el director del Teatro de la Zarzuela, Daniel Bianco, ha anunciado que dedicarán la función 'Katiuska' de hoy a la soprano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos