Los promotores del concierto de Guetta vuelven a desmentir al DJ e insisten en que no ha devuelto todo el dinero

Guetta, ayer en Madrid/EFE
Guetta, ayer en Madrid / EFE

Los organizadores sostienen que, a 12 de septiembre, el artista «no ha devuelto el caché en su totalidad, ni los gastos de producción técnica y logística del concierto»

DM .
DM .Santander

El músico David Guetta negó ayer la versión de los promotores del concierto que se suspendió en Santander por su incomparecencia. Estupefacto e incrédulo aseguró, ajeno a la polémica suscitada en Cantabria, que ya había devuelto el dinero que se le exige y que no había propuesto una fecha alternativa para otro show. Pero hoy los promotores del concierto, la UTE La Campa, insisten en su versión: el artista aún les debe dinero. Aunque la cifra cambia respecto a afirmaciones anteriores. Así, según indican ahora, «a 12 de septiembre de 2018 no ha devuelto la totalidad de la deuda económica, que asciende a 525.000 euros».

Añaden, además, que el artista «no ha devuelto el caché en su totalidad como él afirma en sus últimas declaraciones: de 250.000 euros ha devuelto 204.000 euros». Esta cantidad no coincide, sin embargo, con el caché reflejado en la documentación presentada a concurso por la propia UTE para organizar el festival, cuyo montante asciende a 180.000 euros.

El comunidado remitido hoy por La Campa añade que Guetta «no ha pagado los gastos de producción técnica y logística inherentes y exigidos en su contrato que ascienden a 275.000 euros, gasto asumido previamente por la organización para tener lista la complicada puesta en escena del artista. La producción de su espectáculo necesitó 48 horas de trabajo de un equipo formado por 75 técnicos y operarios». La UTE había cifrado anteriormente los gastos de producción del evento en 300.000 euros (aunque la documentación presentada a concurso decía 45.000).

De acuerdo a las bases del concurso de licitación, el Ayuntamiento de Santander se hace cargo de la producción. Esto es, el escenario de unas medidas establecidas, las plataformas de acceso, el almacén posterior, los soportes para las pantallas, así como las pantallas situadas en los laterales del escenario y en la zona VIP, el equipo de sonido e iluminación, la torre de mezclas con las protecciones antiavalanchas, las plataformas de acceso para personas con movilidad reducida, 14 camerinos, baños, duchas, una zona de catering, taquillas, etc. De la información facilitada por los organizadores se entiende que fue necesario modificar los elementos estructurales aportados por el Consistorio para los conciertos del día 28, cuando debía actuar David Guetta, y asumir un coste extra que dependería de La Campa. Unos gastos que, señalan, les han dejado en «una situación financiera y reputacional de extrema dificultad».

La UTE destaca que en todo momento han actuado «de buena fe». Primero, «asumiendo todas las exigencias, que no han sido pocas, del artista» y después «intentando salvar hasta el último momento la actuación del mismo». La organización indica que «puede compartir un documento explicativo con toda lo cronología de lo sucedido en la que el artista nunca cancela su actuación, sino que va retrasando su llegada hasta que es imposible actuar». Hasta el momento la versión oficial indica, como se explicó la propia noche del concierto y como el artista confirmó en su rueda de prensa de ayer, que el avión que debía traerlo de Moscú a Santander para su concierto previsto a las 23.00 horas, falló. Y a pesar de esperar durante varias horas, finalmente no fue posible trasladarse hasta su destino en la capital cántabra. En torno a las 00.30 horas de la noche, la organización proyectó en las pantallas del escenario el vídeo remitido por el DJ pidiendo disculpas e indicando que tratarían de retomar su concierto lo antes posible.

«Juro y puedo probar que pagué el dinero», afirmó el artista francés, ayer de paso en España para presentar su último disco, desmintiendo así las explicaciones de los organizadores para no devolver el dinero de las 10.000 entradas vendidas este verano.

Como problemática añadida, desde la UTE explican que los afectados exigen ahora gastos muy superiores al precio de la entrada, como los de estancia y transporte, además de daños morales, a lo que se suman los artículos publicados y los comentarios en las redes sociales «sobre la dudosa actuación de los empresarios».

Los promotores recuerdan que han enviando, a través de sus abogados, un requerimiento formal «no solo de resarcimiento económico sino moral para promotores, fans y la ciudad de Santander», y que el trámite legal se desarrolla por contrato en la ciudad de Londres. Llevarán el tema a los tribunales, tal y como anunciaron a finales del mes de agosto. Y aseguran que tan pronto obtenga el reintegro del caché del artista, de los gastos de producción y «del resto de los graves daños y perjuicios causados», comenzará el proceso de devolución del precio de las entradas «en los términos que legalmente correspondan».

La organización ha habilitado en su página web (www.lacampasantander.com) un apartado para cursar las reclamaciones de los afectados a través de una dirección de correo electrónico: reclamaciones@lacampasantander.com

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos