La empresa que reflota la draga de Suances teme que el mal tiempo frene la operación

Los trabajos para reflotar la draga hundida en aguas de Suances se han desarrollado durante todo el verano. /Luis Palomeque
Los trabajos para reflotar la draga hundida en aguas de Suances se han desarrollado durante todo el verano. / Luis Palomeque

Los encargados de la compañía se reunieron esta semana con los responsables del puerto de Bilbao, que aún están tramitando el permiso

Sara Torre
SARA TORRESantander

«A este paso se nos echa el invierno encima y después va a ser mucho más difícil». Iñaki Beldarrain, propietario de la empresa BAM Maritime Servicies, encargada de reflotar la draga 'Barlovento Primero', hundida hace cuatro meses en Suances, ha salido muy desanimado esta semana de la última reunión mantenida con los responsables del puerto de Bilbao, donde la embarcación tendrá que ser trasladada después del primer intento fallido de reflotamiento que obliga a utilizar otro sistema, el cual no permite su traslado a Requejada, como estaba previsto inicialmente.

Para que desde Bilbao se dé el visto bueno, faltan autorizaciones, «siguen pidiendo documentación» y mientras, pasan los días sin poder hacer nadada. Por parte de la empresa, solamente hay un trabajador vigilando las boyas de señalización, mientras los operarios que habían comenzado con los trabajos ahora están realizando otros ajenos. «Y esperando a que nos autoricen para poder volver», dice Beldarrain, que calcula que unos días después de recibir dicha autorización puedan reanudarse los trabajos.

Sobre la temporada en la que se llevan a cabo, le preocupa que «Suances está abierto completamente al mar y a nada que haya un poco de mala mar, se nota mucho». De hecho en verano dice que «la mitad de los días no se pudo trabajar».

Por ello, lamenta que los buceadores vayan a tener que enfrentarse a esas condiciones y no poder dar ninguna fecha aproximada de finalización: «Ni idea».

El Ayuntamiento, a la espera

Por su parte, el alcalde de Suances ha mostrado el deseo de que «algo que está ahí, en el fondo del mar, que no tienen ningún sentido, deje de estar» y se muestra «expectante», sobre cuándo se conseguirá reflotar. Los pescadores también denuncian el trastorno, que según el presidente de la Cofradía, José Antonio, González, es «mucho». Y en la línea de las explicaciones de Beldarrain, anticipa que cuando llegue el mal tiempo, «eso ya no hay quien lo mueva». Vaticina que «la arena va a ir socavando sobre la embarcación hundida y va a hacer una especie de pared donde la mar va a romper». Así que dice que ve la situación futura con malos ojos: «De aquí para adelante mal, porque aquello se va a poner malísimo».

Después de que fallara el primer y único intento de reflotar la draga, la empresa propuso otros sistema, el de «quilla al sol», que tiene mucho calado y de ahí que tenga que llevarse a Bilbao en vez de a Requejada.

Cuando se intentó reflotar, «los mamparos de proa fallaron y reventaron», como explicaban desde la empresa, justo en el momento en que el barco estaba saliendo del agua. El hundimiento tuvo lugar el 30 de mayo.

 

Fotos

Vídeos