El futuro incierto de La Pejinuca

Los remeros están a la espera de poder comprar ropa nueva para competir. /
Los remeros están a la espera de poder comprar ropa nueva para competir.

El club laredano está a la espera de recibir la subvención del Ayuntamiento para poder comprar la ropa con la que competirá este año en la Liga ARC2

El pasado 27 de agosto de 2017, este periódico publicó un reportaje que titulaba 'El despegue de La Pejinuca'. En ese artículo se destacaba que en su primer año de competición en la ARC-2, la trainera había completado una «buena temporada» gracias a la «entrega» y las «ganas» de toda la tripulación, según descataba entonces su entrenador Cristobal Alonso (Ruesga, 1969).

Cuando el Laredo Remo Club volvió a ponerse en marcha en 2015, después de seis años sin actividad, con un grupo de 15 remeros sin apenas experiencia en este deporte, nadie se imaginó que dos añós después la trainera senior llegaría a terminar su primer año en competición en la ARC2 por delante de la SDR Castreña, Iberia y Colindres. Un éxito deportivo que vino acompañado por un trabajo institucional de la mano de la directiva que presidía entonces el exconcejal del PP, Ramón Arenas.

Ahora, nueve meses después de ese reportaje, la situación es bien distinta. El club está a la espera de recibir una subvención municipal del Ayuntamiento, que ronda los 18.000 euros, para poder competir este año. Y es que el inicio de la liga ARC2 está a la vuelta de la esquina y los remeros no tienen equipación para salir al agua. La situación del club es delicada y ya han mantenido un encuentro con el alcalde de Laredo, Juan Ramón López Visitación (PSOE), en la que el regidor «nos ha trasladado que la ayuda está aprobada, pero es necesario que un interventor dé el visto bueno al pago».

«No entiendo que el interventor esté de baja y no haya nadie que le sustituya para pagarnos» Cristóbal Alonso | Entrenador de La Pejinuca

Y es que, como ya ha contado este periódico en su edición diaria, el funcionario titular del Consistorio pejino se encuentra de baja desde hace un mes y se desconoce cuándo volverá. Esta situación ha provocado que la Dirección General de Administración Local del Gobierno de Cantabria haya intervenido enviando al interventor del Ayuntamiento de San Felices de Buelna para que se haga cargo de los asuntos más importantes, como es el pago de las nóminas de los funcionarios, y otras ayudas sociales, así como la firma de las bases para cubrir la plaza del técnico jurídico de la Oficina Técnica, cuyo titular se encuentra de baja desde hace cinco meses.

A la espera de que el Ayuntamiento pejino resuelva este asunto, desde el club de remo ya están organizando una rifa para utilizar la recaudación en la adquisición de la ropa con la que competirán y que ya está hecha a la espera de que se pague.

«Hablamos de algo más de dos mil euros. Si por lo menos podemos pagar eso pues ya podríamos salir a remar», señala el entrenador pejino, que no descarta alguna medida de protesta o plante si el Ayuntamiento no da una respuesta en los próximos días. «Se ha planteado la posibilidad de adelantar dinero entre directivos y demás, pero no es plan».

Cristobal asegura que el dinero prometido por el Ayuntamiento es necesario para correr con los gastos del día a día: la gasolina, vitaminas, ropa, esparadrapo, agua... Asimismo recuerda que hay tres remeros de Suances en el equipo a los que hay para pagar los desplazamientos y otros efectivos de Alicante «que nos gustaría traer como el año pasado».

«Ahora mismo lo veo negro, pero espero que se solucione»

El presidente del Laredo Remo Club, Roberto López, está realmente preocupado por la situación en la que se encuentra el club como consecuencia del impago de la subvención municipal. «Ahora mismo lo veo negro, pero espero que se solucione».

En declaraciones a este periódico, el máximo dirigente del club pejino, que cogió el relevo de la directiva encabezada por Ramón Arenas en septiembre de 2017, señaló que el pasado viernes habló con el alcalde y éste le aseguró «que la subvención tardará un poco, pero llegará». El problema, según señala López, es que el tiempo corre en contra de la entidad laredana, puesto que el inicio de la Liga está a la vuelta de la esquina.

Los dirigentes del Laredo Remo Club no se han marcado un plazo concreto, pero no descartan algún tipo de protesta en última instancia. Además, el presidente advierte de que después de comprometerse a remar en la Liga ARC2 y de que se haya comprometido la celebración de una regata en Laredo, «si por lo que sea no se llegase a desarrollar, nos impondrían una multa de hasta 20.000 euros que obligaría a cerrar el club».

El entrenador de La Pejinuca no oculta que el club está viviendo en estos momentos el «peor momento» desde que retomó su actividad hace ya tres años. Y esta delicada situación no solo afecta al equipo senior sino al resto de remeros de las categorías inferiores (el club está integrado por alrededor de medio centenar de remeros).

«Sería una pena que después del esfuerzo, el trabajo y la dedicación que hemos dedicado estos tres años, todo se vaya por la borda», lamenta Cristobal, que no se olvida del éxito que supuso el resultado del equipo la temporada pasada y que espera se repita este año. «Estamos entrenando muy bien y los remeros están motivados e ilusionados».

«Ahora mismo estamos sin ropa. Confío en que el dinero llegue, pero el tiempo se echa encima» Lázaro Alvarado | Remero de La Pejinuca

De hecho, el entrenador pejino hace mención al sexto puesto que han logrado en el Campeonta Regional de Trainerillas. «Llegamos mejor que el año pasado», advierte, sin entender muy bien «cómo un Ayuntamiento como Laredo se puede paralizar porque el interventor titular está de baja».

Esfuerzo

Los remeros de La Pejinuca, como no podía ser de otra manera, no están al margen de esta situación. Entre otroas razones porque son los que más «trabajo y sacrificio» han demostrado durante la época invernal en la que algunos de ellos no tenían trabajo y acudían cada tarde a entrenar.

Uno de ellos Lázaro Alvarado, que ahora está trabajando y está haciendo un esfuerzo extra para poder estar con sus compañeros. «Estamos a dos semana de que comience la liga y no tenemos ropa. Yo creo que al Ayuntamiento le viene bien que el equipo siga remando y confía en que al final se solucione pero el tiempo se echa encima».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos