Los pediatras reactivan su reivindicación tras «la debacle organizativa del verano»

La falta de pediatras es un problema que se arrastra desde hace tiempo y que afecta a todas las comunidades autónomas. /DM
La falta de pediatras es un problema que se arrastra desde hace tiempo y que afecta a todas las comunidades autónomas. / DM
Cantabria

Los profesionales de los centros de salud están «dispuestos a adoptar medidas de presión para forzar a Sanidad a que busque soluciones»

Ana Rosa García
ANA ROSA GARCÍASantander

Los pediatras de los centros de salud de Cantabria están a punto de cerrar un verano que describen como «una debacle organizativa». Tanto que no han tardado en dar otro toque de atención a la Consejería de Sanidad: «No estamos dispuestos a seguir así. O se buscan soluciones a nuestra situación laboral o iniciaremos las movilizaciones que haga falta». Es el segundo aviso en menos de tres meses. Ya en junio, 54 especialistas rubricaron un escrito remitido a la consejera, María Luisa Real, para transmitirle su «hartazgo» por una «sobrecarga de trabajo» y «un nivel de autocobertura» (cuando un médico se ve obligado a asumir el trabajo del compañero que se ausenta, bien por vacaciones, libranzas o baja) que ya consideran «insostenible».

Entonces, daban de plazo hasta mediados de septiembre para que la Administración buscara «alguna solución» a sus múltiples reivindicaciones, pero «no han llegado». «Es más, la cosa ha ido a peor, el verano ha sido el más horrible de trabajo que recuerdo», reconoce una de las veteranas de la plantilla, que recoge el sentir de la asamblea de pediatras que se celebró el miércoles en la sede del Colegio de Médicos. Allí analizaron los problemas a los que se han enfrentado, «sin apenas sustitutos para cubrir vacaciones», lo que ha derivado en que «ha habido pediatras que han tenido que hacer solos el trabajo de tres». Por eso se muestran «dispuestos» a no amilanarse, a «seguir adelante con sus reivindicaciones hasta que se nos escuche y se tomen medidas que ayuden a paliar esto».

Ni siquiera el acuerdo alcanzado «por consenso» con los pediatras de Atención Primaria de Torrelavega para reorganizar las consultas de urgencia en el horario de 15.00 a 17.00 horas -en función del día de la semana se atenderá en un centro de salud distinto- ha rebajado la tensión. «Solo es un parche con el que han tratado de dividirnos, pero no les ha funcionado», apunta un facultativo, que también prefiere preservar su identidad. Se contaba con que el verano era la época menos propicia para arreglar las cosas, pero «es que ha sido mil veces peor que otros años». Y ponen como ejemplo el vaivén al que se han visto sometidos los pediatras de área -facultativos cuya jornada y cupo de pacientes están repartidos entre dos centros-. «Les han utilizado como sustitutos, a modo de comodín. Lo nunca visto. Han tenido que dejar de atender a los niños que tienen adscritos para suplir la falta de pediatras de otras zonas. Y a veces los cambios se han comunicado de un día para otro».

54 pediatras enviaron una carta a Sanidad en junio para denunciar su situación laboral y reclamar soluciones

Los profesionales han dejado la negociación con Sanidad en manos del Sindicato Médico. Su presidente, José Antonio Campos, confía en «la buena predisposición de la Consejería, pero queremos que su propuesta se recoja por escrito». Aunque no da pistas de qué medidas se contemplan en ella, apunta que una de las prioridades es «una agenda máxima de consultas (entre 20 y 30) si queremos hacer una sanidad de calidad. No puede ser que un pediatra vea 50 niños en un día». En cualquier caso, cree que «hablando se puede llegar a acuerdos» y en estos momentos ve «una actitud dialogante» por parte de la Administración.

El caso de Torrelavega

La prueba, aunque sea «solo un caso puntual», está en la resolución del SCS relativa a la atención pediátrica del área de Torrelavega. En resumen, consiste en cubrir el horario de 15.00 a 17.00 horas (cada profesional tiene que hacer una tarde para cumplir con su jornada de 37,5 horas) y, de paso, garantizar la continuidad asistencial hasta que empiezan a funcionar los Servicios de Urgencias de Atención Primaria (SUAP). Una organización que nació en su día por la falta de urgencias pediátricas en el Hospital Sierrallana, que ahora sí existen, aunque no las 24 horas. En este caso, la reivindicación de los profesionales pasaba por realizar la tarde que les toca en su propio centro de referencia, y no desplazarse a otro (en la zona hay cuatro diferentes), como se venía haciendo hasta ahora. En definitiva, se mueven los pacientes, en lugar de los pediatras. Así que las familias tendrán que hacerse un calendario, porque en función del día de la semana todas las consultas no demorables que puedan surgir entre las tres y las cinco de la tarde se atenderán en un centro distinto. Los lunes en el de Tanos, los martes en Zapatón, los miércoles en Dobra, los jueves en Covadonga y los viernes serán rotatorios.

Fotos

Vídeos