"Gema era la que siempre levantaba la mano en clase"

vídeo

Roberto Bárcenas, profesor de Igual en el colegio, y Carmen Peña, compañera de clase. / DM

  • En Isla, localidad donde creció la nueva alcaldesa de Santander, viven estos días con relativa sorpresa su nombramiento. En el fondo se lo esperaban: "Siempre da gusto que alguien del pueblo llegue ahí arriba"

Gema Igual era de las que "levantaba la mano en clase". Siempre conocía la respuesta. Y con apenas diez años, según recuerdan sus profesores y compañeros de clase, ya dejaba ver en el recreo su habilidad negociadora y su parte activa en los corrillos del patio. "Era trabajadora, respetuosa, buena compañera y estudiante". Habla Roberto Bárcena, su profesor de Sociales e Inglés en el colegio La Inmaculada Concepción de Isla, donde la nueva alcaldesa de Santander cursó sus estudios. Su curiosidad por todo lo que le rodeaba y el ansia de actividad la llevó a sentarse delante de un piano o a practicar judo, entre otras 'extraescolares'. Sus compañeros de clase la recuerdan como una estudiante aplicada, que sacaba buenas notas y que no tenía reparo en ayudar a otros a hacer la tarea. "Gema era amiga de sus amigos, muy habladora, extrovertida y en el patio, cuando estábamos todos juntos, era la que más destacaba", recuerda Carmen Peña, compañera de clase de Igual.

En Isla todos conocen a la que va a ser la regidora de la capital cántabra. A ella y a su familia, muy querida en el pueblo. Dos clientas ojean El Diario Montañés sentadas en una de las mesas del bar El Rompeolas y un tercero -apoyado en la barra- mira de reojo para ser el siguiente en coger el periódico. Él también se quiere enterar de todos los detalles de la candidatura. "La conocemos y estamos muy contentas, siempre gusta que alguien del pueblo llegue ahí arriba", explica una de las mujeres. "Yo creo que con ella el nivel baja", suelta el hombre que está sentado justo detrás. Se abre debate. Es lo que tienen los bares, que se puede hablar en confianza y en alto, todo lo alto que permita el dueño. Sin embargo, el propietario, Eduardo León Requejo, en esta ocasión, se une a la conversación. "Creíamos que podía pasar, pero teníamos muchas dudas. Finalmente será la nueva alcaldesa y nos alegramos mucho, estamos muy contentos. Además, es la hermana de José Manuel (alcalde de Arnuero) y aquí estamos muy satisfechos con él. Así que creo que lo va a hacer muy bien, no tengo ninguna duda", puntualiza.

"Yo por mi hermana mato". Fueron las primeras palabras que pronunció el regidor del municipio y diputado del PP cuando este periódico le preguntó por Gema. Un amor fraternal que se procesan desde pequeños, cuando jugaban por el barrio de Gracedo junto a su otra hermana, Lourdes, que hoy regenta los apartamentos La Bolera, a pocos metros de la residencia familiar. "Nuestra vida era muy normal. Yo, como la saco siete años, era el protector. Cuando era pequeña quería venir con mis amigos, pero la decía que no", cuenta riendo y orgulloso Igual.

La residencia familiar de Isla.

La residencia familiar de Isla. / DM

Los miedos de 'Ali'

Alicia Ortiz, 'Ali', con sus 72 años, ha subido con dos amigas a adecentar la ermita de San Martín de Isla para la tradicional misa que se celebra este viernes. Un 'entretenimiento' que la evade de la noticia que circula por el pueblo: Gema Igual, su hija, pasará a la historia por ser la primera mujer que estará al frente del Ayuntamiento de Santander.

"Acogí la noticia con mucho cariño, su padre estaría muy orgulloso y hubiera sido su gran alegría", explica con lágrimas de emoción. Pero como madre, no puede evitar ver las dos caras de la moneda. "Cuando se enteró se puso a llorar. Está preocupada porque es su hija. Tiene miedo de que la ataquen, que no la salgan bien las cosas en su gestión, que se agobie, que no tenga vida personal... Como cualquier madre con su hija", explica José Manuel, que aprovecha el encuentro para recordar una anécdota, más bien un susto, familiar el 22 de mayo de 1973. 'Ali' tuvo un accidente cuando se dirigía al desván de su casa en Isla. Estaba embarazada de su tercer hijo, una niña, y lo primero que pensó cuando cayó bruscamente al suelo fue en la vida de su bebé. "Me pusieron collarín, escayola en la pierna y estuve ingresada doce días en las clínica de El Pilar, en Santander, pero Gema se agarró a la vida y el embarazo salió adelante".

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate