Un sábado de héroes

Un sábado de héroes
María Gil Lastra

Izal y La M.O.D.A. emocionaron al público de la Campa en la última noche del Santander Music, cargada de reivindicaciones feministas

JAVIER GANGOITI

Cuando los miles de aficionados a la música que había en la península de la Magdalena comenzaron a dirigirse hacia el al escenario, el ambiente ya revelaba que se aproximaba una de esas noches para recordar. Aparcaron el hambre, la curiosidad en los puestos de camisetas y accesorios de recuerdo y fueron acumulándose por miles para escuchar la gran oferta que el Santander Music tenía preparada. No era para menos. El cartel hablaba por sí solo: Soleá Morente y Napoleón Solo, seguidos de La Maravillosa Orques del Alcohol, Izal, Grises y Joe Crepúsculo pusieron el broche a una jornada a la altura de la décima edición del festival santanderino.

Si los melómanos convocados en la playa ya habían respondido con criterio a los teloneros de las jornadas anteriores, Soleá Morente y Napoleón Solo fueron la excusa perfecta para echar el resto y venir un poco antes. No se equivocaron quienes apostaron por el combo granadino. Juntos conforman una de las propuestas más originales y emocionantes del panorama nacional, y así volvieron a demostrarlo anoche en una actuación interesante. Su fusión flamenca influida por el pop más setentero y el indie hizo bailar a los presentes con temas como 'Bailar contigo', 'Ya no solo te veo a ti' o 'Dama errante'.

Ver más

La energía de Soleá Morente y Napoleón Solo fue el calentamiento perfecto para asistir a uno de los conciertos más especiales de la noche y todo el festival. La M.O.D.A., que aglutinó a más de 5.000 personas, ofreció el concierto más emocionante de la jornada. David Ruiz, que puede presumir de una de las actuaciones más sentidas y entregadas de todo el fin de semana, conectó desde el primer minuto con el público de La Magdalena. No se quedó atrás la banda (si no la mejor, una de las mejores del cartel), que ofreció un alarde de ritmo, versatilidad y sintonía musical por encima de lo corriente. '¿Quién nos va a salvar?', 'Himno nacional' o su aclamado 'Héroes del sábado', entre otras canciones del septeto burgalés, fueron encadenando una actuación perfecta en la que no faltaron las reivindicaciones feministas.

Si algún grupo podía recoger el testigo de semejante poderío escénico ese era Izal. La banda madrileña abarrotó la campa y firmó otra actuación soñada para sus seguidores. Sin importar guitarras o ukeleles, la voz de Mikel Izal conquistó al público en un concierto que fue de menos a más (a la par que el estado del propio cantante, que se subió al escenario con fiebre). No importó que 'Autoterapia', su nuevo álbum, se haya publicado tan solo hace unos meses. La Magdalena coreó todo el repertorio sin excepción. 'Pausa', 'Qué bien', 'El pozo' y múltiples referencias a la libertad y seguridad de las mujeres culminaron el concierto más multitudinario del festival.

No era fácil agotar a los miles de aficionados de Santander y Grises asumió el reto de seguir con la fiesta. Una ardua tarea que el conjunto guipuzcoano logró superar con éxito. Al tiempo que presentaban su álbum 'De Peces y Árboles', convencieron a cada vez más personas con canciones como 'Laberinto', 'Cactus' y reivindicaciones sobre la presencia de la mujer en la escena musical. Finalmente, los sonidos tecno e indie permanecieron en el escenario para la última actuación de la noche. El indefinible barcelonés Joe Crepúsculo hizo sonar su 'Fábrica del baile' y su 'Música para adultos' para poner el broche a una jornada de héroes y para héroes, aunque sea solo durante un día.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos