Revilla apela al diálogo y marca las líneas de su Gobierno

Miguel Ángel Revilla,tras finalizar el pleno de hoy, junto a Guillermo Blanco y Paula Fernández. / Roberto Ruiz

En el quinto debate de investidura, el líder regionalista propone convertir a Cantabria en referente sanitario, cultural y apoya en la industria el crecimiento de la comunidad

Pilar González Ruiz
PILAR GONZÁLEZ RUIZSantander

Por quinta ocasión consecutiva, Miguel Ángel Revilla ha ocupado el lugar principal en el Parlamento de Cantabria para pedir la confianza y el apoyo a su investidura como presidente del Gobierno de Cantabria. Y como ha destacado al comienzo de su intervención en esta ocasión lo ha hecho «con el aval del apoyo mayoritario que la ciudadanía cántabra ha otorgado en las urnas al Partido Regionalista», aunque «algunos ya estén cansados de verme por aquí; es lo que hay».

Ante más de una decena de cámaras y fotógrafos, y tras ser investido Pablo Diestro en sustitución del fallecido Rafa de la Sierra, se ha leído el orden del día, compuesto por un único punto: la investidura del presidente.

En torno a las 11.07 horas, Miguel Ángel Revilla ha ocupado su lugar para comenzar su discurso sin límite de tiempo como marca la normativa. En las gradas, su hija Lara, la familia del presidente del Parlamento, y exdiputados como Rosa Valdés o José Ramón Blanco. Quien no ha acudido ha sido Rosa Eva Díaz Tezanos.

«Ya no se podrá decir que el Partido Regionalista no ha ganado las elecciones», ha afirmado Revilla, que ha calificado el nuevo escenario político surgido del 26 de mayo como aparentemente similar pero «con diferencias sustanciales». «El PRC se ha convertido en la primera fuerza política de Cantabria, con el respaldo de 122.679 cántabros y cántabras», un dato del que el futuro presidente ha presumido si bien el resultado obligará a los regionalistas a gobernar en coalición con el PSOE.

«Los cántabros han votado a dos partidos que suman más votos que en la anterior legislatura y han ratificado una etapa que hemos llevado adelante en circunstancias muy duras, tras una etapa de recortes brutales en sectores muy vulnerables«. Por todos ellos ha ido el líder regionalista armando un discurso en el que a lo largo de dos horas ha marcado las líneas a seguir por el Gobierno durante los cuatro próximos años. Eso si no hay nuevas elecciones, claro, algo que Revilla no aseguró.

«¿Quién se atreve a hacer promesas? ¿Va a haber Gobierno de España? Sí, pero cuándo? Porque esto está lastrando a las comunidades autónomas«, ha señalado. En el caso de Cantabria ese «lastre» se traduce en unos cien millones de euros perdidos que, según Revilla, va a condicionar «lo que se pueda decir aquí». Si bien, no renegó de la posibilidad de meterse en una nueva campaña electoral (sería la tercera consecutiva este año), ya que afirmó disfrutarlo.

En esta primera sesión del debate no podían faltar los grandes proyectos perseguidos por Revilla. La licitación de las obras del tramo Palencia-Alar del Rey de la conexión ferroviaria Santander-Madrid y la información pública del estudio informativo del trazado entre Alar del Rey, Aguilar de Campoo y Reinosa; los distintos proyectos de la duplicación de vía Santander-Torrelavega; la conexión ferroviaria entre Santander y Bilbao debe comenzar a materializarse en este 2019; las actuaciones recogidas en el Plan de Cercanías de Cantabria o el que ya anunciado como el plan que va a repetir una y otra vez: La Pasiega.

El regionalista Pablo Diestro toma posesión como diputado, ocupando el escaño del fallecido De la Sierra
El regionalista Pablo Diestro toma posesión como diputado, ocupando el escaño del fallecido De la Sierra / Roberto Ruiz

Ver más

«Conseguir ese acuerdo es definitivo, el pilar fundamental del Plan Industrial para estos cuatro años», expuso. En su discurso aparecieron dos personas más; por un lado Francisco Martín, a quien indirectamente Revilla ha vuelto a situar en la cartera de Industria. «Ya le he dicho al consejero que me saque adelante el Plan Industrial sí o sí», un plan que calificó como objetivo del Gobierno y «obsesión del Presidente».

Otro de los encargos del futuro presidente al futuro consejero fue la extensión de la banda ancha todos los núcleos de Cantabria, algo «clave para que la gente no se vaya de los pueblos».

En un plano menos positivo, Revilla también tuvo palabras para Íñigo de la Serna; «aquel ministro que venía los fines de semana a anunciar proyectos pero decía que La Pasiega no era importante y que el Puerto no estaba interesado. ¡Menos mal que ya no está!».

Entre los encargos que tiene previsto realizar Revilla «el primer día», está la aprobación del Plan Regional de Ordenación del Territorio (PROT) antes de mitad de legislatura.

«Hay que empezar a trabajar» y hacerlo de forma conjunta, ha dicho. Si bien no ha confirmado el nombre de la persona que ocupará el área de Obras Públicas, Urbanismo y Ordenación del Territorio, Revilla ha apuntado: «No está aquí el consejero que va a llevar esto», por lo que podría tratarse de José Luis Gochicoa, actual responsable de Obras Públicas, que no encontraba en la sesión.

La confirmación de la continuidad de Paula Fernández como consejera de Presidencia y Justicia ha llegado en el momento en el que el presidente del Gobierno en funciones le ha encargado «ponerse en marcha» para que en esta legislatura se logre acabar con la actual dispersión de las sedes judiciales -distribuidas ahora en tres o cuatro lugares separados- y se «centralicen», aludiendo a la ejecución de la sede del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria, la Audiencia Provincial y la Fiscalía Superior en la finca de la calle Alta ubicada frente al Parlamento.

El 'encargo' directo de Revilla a Fernández ha provocado un gesto de cierto asombro en la consejera al verse de esta manera confirmada en el cargo. «Parece que le coge un poco de sorpresa», ha bromeado el líder del PRC.

Sanidad

«Uno de los grandísimos activos de Cantabria». Así resumió Revilla el área de Sanidad, quien se reconoció «emocionado» con la labor que se realiza en Valdecilla. «La opinión de los usuarios es que tenemos un hospital fabuloso. No solo en dotaciones, sino también en cuanto a personal. Llegar y tener una sonrisa y un trato adecuado es tan importante como el medicamento».

En esta materia, Revilla informó de la apuesta por la Sanidad pública, «donde el ciudadano sea el centro», en coordinación con la Sanidad privada, un «maridaje que funciona muy bien».

Prestar especial atención a la salud mental, extender la cartera de servicios de salud bucodental o dotar de más recursos a la Atención Primaria son algunos de sus objetivos, que también incluyen ampliar la cartera de servicios de Laredo, Tres Mares y Sierrallana, manteniendo a Valdecilla como eje.

La combinación «única» que representa contar el el Hospital Universitario, el Idival, el IBBTEC, la facultad de Medicina y una universidad prestigiosa, dibuja a Cantabria como «referente de primer orden de la salud».

Igualdad y políticas sociales

Uno de los principales cambios planteados para la próxima legislatura es el tralado del área de Vivienda, actualmente en Obras Públicas, a la consejería de Servicios Sociales.

«No hay nada más social que atender las necesidades de quienes no tienen una casa y responder al principio constitucional de que todos los españoles tengan acceso a una vivienda».

En la legislatura que comienza, a la competencia de Obras Públicas, se añadirán las áreas de Ordenación del Territorio y Urbanismo gestionadas en los cuatro años que terminan por el PSOE.

Impulsar el parque de vivienda pública a la par que los programas de rehabilitación también se contempla en las acciones de Gobierno, que espera se cumpla la promesa realizada por sucesivos presidentes nacionales, de mejorar las dotaciones en dependencia y cofinanciar las necesidades de las autonomías. «Sería muy importante porque en Cantabria estamos gastando en torno a 100 millones de euros en esta materia».

Desarrollar la Ley de Igualdad y eliminar la brecha salarial, establecer un marco legal contra la trata y explotación sexual de mujeres y menores; aumentar el Fondo de Suministros Básicos para luchar contra la pobreza infantil, avanzar en el desarrollo de la Ley de Garantías de los Derechos de las Personas con Discapacidad o realizar un plan de ayudas a las familias con hijos a cargo son algunas de las medidas que el futuro ejecutivo cántabro querría implantar.

Cultura, Juventud y Cooperación al Desarrollo

Pasear por Santander y poder recorrer un trazado cultural que pase por el Centro Botín, el Reina Sofía, el futuro museo del Banco Santander, «que será tan grande como el Guggenheim», y terminar en el Museo de Prehistoria y Arquitectura de Cantabria (Mupac), ubicado «en el mejor lugar posible para tener el mejor museo de Prehistoria del mundo», es un sueño que se dibuja en la mente del futuro Presidente.

Si bien la cabeza visible en materia de Cultura será Pablo Zuloaga, Revilla ha hecho bandera de la defensa del patrimonio cultural cántabro, «apoyando lo que es nuestro de toda la vida» y reforzando la promoción del patrimonio arqueológico, con ejemplos como La Garma, el centro de arte rupestre de Puente Viesgo o el centro artístico de La Lechera.

Nuevos modelos de empleo

La agenda de Miguél Ángel Revilla se llenará, según señaló, en los próximos 15 días, con reuniones con sindicatos y empresarios para establecer un diálogo; exponerle las líneas de trabajo del Gobierno y pedirles que aporten sus propias ideas.

«Mañana saldrán y no miro a nadie, hablando de las cifras de empleo en Cantabria. 25.000 empleos, pero ¿qué empleos? Se ha impuesto una precaridad que tenemos que combatir», ha dicho.

La creación de empleo estable y de calidad es un objetivo «irrenunciable», para el que plantean reorganizar y reestructurar el Servicio Cántabro de Empleo, reformular las políticas activas de empleo, apoyar a la iniciativa privada y favorecer el emprendimiento.

Educación

Cifras para un área en el que también el regionalista sacó pecho; Cantabria como la Comunidad Autónoma con mayor gasto público por alumno o la segunda con la tasa más baja de abandono educativo temprano, «que es la consecuencia directa de lo anterior».

«No la hay más rentable que invertir en educación», ha destacado, por lo que las políticas de los próximos cuatro años reforzarán la Formación Profesional, el aprendizaje de segundo idioma a edades tempranas, las escuelas rurales o el vínculo entre universidad y empresas.

Innovación, Industria, Comercio y Turismo

Aumentar el peso de la Industria en el PIB regional, pasando del actual 21% a un 23,5% sería una meta realizable -y deseable- para Revilla, que recordó haber recibido ese área de manos del PP en un 19%.

Para ello de la mano de los agentes sociales «ya se está desarrollando una estrategia para planificar la acción pública en el objetivo común de conducir a Cantabria hacia la economía del futuro».

En el capítulo de Turismo, el presidente ha considerado que este sector -que aporta el 12% al PIB regional- «va bien», y se ha referido entre otras cosas al aeropuerto Seve Ballesteros, que tiene «cada vez más rutas» y va a continuar en esta líneas, con las anunciadas nuevas conexiones a Bolonia (Italia), a partir del próximo mes de septiembre, o a Viena (Austria), desde abril de 2020.

Y para desestacionlizar el sector, Revilla ha propuesto que septiembre sea «el mes de Cantabria», ya que en julio y agosto «no vamos a caber este año». «Ante las recetas que se dan para combatir la hora de calor, les propongo un remedio casero: Cantabria. Vengan a Ajo y pónganse de cara al nordeste», ha concluido.

Infraestructuras, Ordenación y Desarrollo Territorial

«Probablemente tengamos la mejor red de carreteras del Estado», ha afirmado con seguridad el líder regionalista, que durante varios años ocupó la cartera de Obras Públicas. Tras hablar de esta «revolución» orquestada desde el Gobierno, Revilla recordó que «nos falta algo», en referencia al Plan Regional de Ordenación del Territorio y apeló a todos los partidos para lograr su aprobación antes de media legislatura.

«Sé que es complicado y no tenemos la misma visión de conciliar la preservación y el desarrollo, pro hay que ponerse a trabajar. Es lo que da seguridad jurídica».

Más autonomía

«Seguramente tendremos aquí a alguno que legítimamente lo defiende, pero este presidente, su partido y el socio de gobierno, somos profundamente autonomistas», afirmó Revilla como definición de posiciones en torno a la autonomía.

«La descentralización ha traido los mejores momentos de desarrollo para este país, era inimaginable para los que tenemos memoria y años cómo ha cambiado esta región», por lo que los regionalistas se muestran contrarios a medidas que recorten las competencias.

La financiación autonómica, «vital», es el campo en el que Revilla espera consenso, valorando la necesidad de los servicios y no su coste lo que defina la políticas a aplicar. «Todo ciudadano, viva en Extremadura o en Liébana tiene derecho a una asistncia sanitaria, una carretera, un maestro... », expuso, confiando ver el «progresismo» de Pedro Sánchez para entender esto por que «lo otro son solo matemáticas»

Sin descalificaciones

En la recta final de su discurso, Revilla apeló al respeto y pidió a los diputados «huir de los insultos».

Creo que deberíamos huir, esto es una recomendación, de los insultos. En la anterior leguslatura ha habido cosas duras, graves, que no me han gustado. «Podemos discutir y discrepar, pero no faltemos a la gente», algo que no es rentable, a su juicio, y de lo que los ciudadanos toman nota. «Creemos que lo que nosotros decimos es la verdad absoluta, pero son los ciudadanos quienes juzgan y no son tontos».

El ejemplo de De la Sierra

No podía faltar en la intervención inicial de un debate que hará por primera vez a Miguel Ángel Revilla presidente por méritos electorales, un recuerdo a su mano derecha, el fallecido Rafael de la Sierra.

Tras tomar aire y golpear la tribuna con el puño para controlar las emociones, Revilla dijo haber asistido a lo que debería ser una norma de conducta: el reconocimiento unánime «a quien estuvo ahí, sentaduco conmigo toda la vida».

«Qué ejemplo de rectitud, de decir las cosas con dureza pero elegancia y qué maravillosa herencia», recordó.

Insistió en la frase de que De la Sierra tuvo rivales, pero no enemigos, y que era un ejemplo de rigor. «Era una garantía para quien estaba a su lado» y alguien que «dignificaba la política».

«Me gustaría que su ejemplo fuera el que gobernara nuestra actuación», concluyó Revilla.