La Campa nunca explicó al Ayuntamiento cómo se iba a devolver el dinero de las entradas de Guetta

Asistentes al concierto de Guetta muestran, entrada en mano, su indignación tras conocer que se suspendía./Roberto Ruiz
Asistentes al concierto de Guetta muestran, entrada en mano, su indignación tras conocer que se suspendía. / Roberto Ruiz

El Consistorio pidió a la UTE que concretara la forma en la que resarciría a los afectados. Un mes después, sin ofrecer respuesta, anunció el concurso de acreedores

Daniel Martínez
DANIEL MARTÍNEZSantander

La Campa, la unión temporal de empresas (UTE) que organizó el fallido concierto de David Guetta del pasado 28 de julio, no detalló en ningún momento al Ayuntamiento de Santander cómo pensaba devolver a los afectados el dinero de las entradas y tampoco si lo haría de manera íntegra. Eso es lo que se desprende del expediente informativo abierto por el Consistorio, que al menos en dos ocasiones echa en cara a los promotores del evento su falta de concreción. Ese mismo documento es el que ahora abre la puerta a la imposición de sanciones tanto contra La Campa como contra el artista por incomparecencia y por el no reembolso del importe de las entradas a las cerca de 10.000 personas que se quedaron con las ganas de ver al dj francés en el recinto de La Magdalena.

Un mes después del plantón, los técnicos de Cultura redactaron un escrito con dos puntos claramente diferenciados. En el primero, se daban por satisfechos por la narración cronológica de las horas previas a la cancelación del concierto y los trámites que se realizaron cuando los representantes de Guetta comunicaron que el avión que tenía que traer al artista desde Moscú había sufrido problemas técnicos. Para el Ayuntamiento, los hechos se explican de manera «bastante exhaustiva y detallada». No hay queja. En cambio, desde el área de Cultura no consideran suficientes las acciones a tomar para el resarcimiento de los perjuicios causados: «No quedan claras las medidas adoptadas o que se vayan a adoptar a dicho fin, por lo que debe solicitarse una mayor información a la UTE». Y de esa forma procede el Consistorio. Para entonces los servicios jurídicos municipales ya habían confirmado que el Consistorio no era responsable ni directa ni subsidiariamente de los daños que pudiera causar la celebración del festival y que era obligación de La Campa indemnizar por los perjuicios.

Cronología

28 de julio.
Se cancela el concierto. La Campa afirma que estaba todo preparado y que fue Guetta quien no compareció.
30 de julio.
La alcaldesa decide abrir un expediente informativo para aclarar los hechos.
3 de agosto.
El informe municipal dice que la responsabilidad de indemnizar es de la empresa, no del Ayuntamiento.
23 de agosto.
La Campa envía las explicaciones oficiales. El Ayuntamiento acepta la narración de los hechos, pero pide detalles sobre cómo devolverá el dinero de las entradas.
24 de agosto.
El Consistorio pide a La Campa que concrete cómo se va a reembolsar el dinero a los afectados.
17 de septiembre.
Ante la falta de respuesta, se da 48 horas para recibir las aclaraciones.
21 de septiembre.
Delfuego Booking anuncia que está en concurso de acreedores. No detalla qué pasará con las entradas.

El 24 de agosto, la concejala de Dinamización Social pidió a La Campa por carta que resolviera esas dudas. Agradecía a los promotores del 'no concierto' de Guetta la «transparencia y colaboración» que habían venido prestando y les invitaba a que continuaran con esa actitud. ¿Cómo? Pues indicando de qué modo prevén «resarcir debidamente a cuantos vecinos y foráneos adquirieron una entrada para el evento». Según el Ayuntamiento, esa era entonces «nuestra atención principal». Pasaron tres semanas y la UTE, formada por Delfuego Booking -gestiona Escenario Santander- y Heart of Golf, dio la callada por respuesta.

En un nuevo requerimiento fechado el 17 de septiembre, el Ayuntamiento dejó ya las palabras amables, pidió una contestación en menos de 48 horas y mostró su sorpresa por las declaraciones de los responsables de La Campa aparecidas en medios de comunicación, en las que decían que no harían frente a la devolución del dinero hasta que el artista no reembolsara no sólo su caché, sino también todos los gastos del montaje. Este nuevo paso sirvió de poco: cero aclaraciones por parte de la UTE, que en cambio sí informaba que Delfuego Booking había entrado en concurso voluntario de acreedores.

Es en ese punto en el que el Ayuntamiento pide a los servicios jurídicos consejo sobre cómo actuar para exigir responsabilidades. Las conclusiones las publicó este periódico el pasado jueves. En manos del Consistorio está abrir un expediente sancionador -según la Concejalía de Dinamización Social arrancará en los próximos días- por el incumplimiento de la Ley de Espectáculos contra la UTE y el propio David Guetta. En manos de los afectados y quizás también de la comunidad autónoma está llevar ante la Justicia que se ha incumplido la Ley de Consumidores por no devolver el dinero.

El Ayuntamiento pide concreción. El documento que elabora el Servicio de Cultura da por buenas las explicaciones de La Campa sobre la sucesión de los hechos, pero quiere saber cómo se devolverá el dinero a los afectados.
El Ayuntamiento pide concreción. El documento que elabora el Servicio de Cultura da por buenas las explicaciones de La Campa sobre la sucesión de los hechos, pero quiere saber cómo se devolverá el dinero a los afectados.

Ultimátum. Más de 20 días después de que el Ayuntamiento de Santander pidiera nueva información a La Campa sobre el reembolso de las entradas, aún no hay respuesta. El Consistorio da otras 48 horas de plazo antes de tomar medidas.
Ultimátum. Más de 20 días después de que el Ayuntamiento de Santander pidiera nueva información a La Campa sobre el reembolso de las entradas, aún no hay respuesta. El Consistorio da otras 48 horas de plazo antes de tomar medidas.

La meta de ambos caminos es la misma: conseguir la devolución íntegra del importe de las entradas. Lo que no puede tocar el Ayuntamiento es la relación contractual con Delfuego Booking como concesionaria de Escenario Santander. Los servicios jurídicos municipales confirman que, salvo que el concurso de acreedores entre en fase de liquidación, la mercantil «podrá seguir prestando el servicio contratado».

Hora a hora

En todo el expediente informativo, el Ayuntamiento no duda de la versión que aporta La Campa sobre la sucesión de los hechos ni de su intención de celebrar el concierto. El Consistorio da por buena la narración cronológica de los acontecimientos, que según los organizadores del festival deja clara su buen proceder. Así, recuerdan que todo el equipo del dj salvo él estaba en Santander el día antes de la cita, se realizaron las pruebas de sonido con normalidad y que el entorno de Guetta confirmó que «todo estaba listo para el show».

A las 19.11 horas del día del concierto -las puertas abrían a las 19.30-, el mánager del artista informó de que estaban buscando un vuelo de reemplazo porque el anterior tenía problemas técnicos. Entonces, aún confiaban «razonablemente en la presencia del artista». De hecho, La Campa consiguió retrasar el cierre del aeropuerto Seve Ballesteros. A las 23.30 horas, se confirma la incomparecencia de Guetta, que se comunicó al público a las 00.20 horas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos