Golf

La golfista cántabra Celia Barquín presentaba heridas de arma blanca en la cabeza y el cuello

Celia Barquín, en julio, cuando ganó el Europeo amateur en Eslovaquia. / DM .

El cuerpo de la joven, de 22 años, natural de Torrelavega y que estudiaba en EEUU, fue encontrado en el estanque del campo de golf | Se ha detenido a un hombre de 22 años al que le han impuesto una fianza de 5 millones de dólares

Susana Echevarría
SUSANA ECHEVARRÍASantander

La golfista cántabra Celia Barquín Arozamena, de 22 años, ha sido hallada muerta en un campo de golf de la localidad estadounidense de Ames, situada en el estado de Iowa, y se investiga ya a un hombre también de 22 años, Collin Daniel Richards, por su presunto asesinato, según informaron este martes a primera hora las autoridades locales.

El cuerpo de la joven cántabra presentaba diversas heridas por arma blanca «en la parte superior del torso, la cabeza y el cuello», según la Policía de Ames. Por otra parte, el periódico local 'The Gazzete' informa también de que las autoridades judiciales del Estado han impuesto al supuesto asesino de la golfista cántabra una fianza de 5 millones de dólares.

La Policía de Ames ha explicado que recibieron el aviso de una «circunstancia sospechosa» a las 10.24 (hora local) del lunes. Un grupo de golfistas había localizado una bolsa con palos «sin nadie cerca», lo que llevó a los agentes a peinar la zona. Los policías hallaron un cadáver «a cierta distancia» y ya las primeras investigaciones permitieron identificar a la fallecida como Celia Barquín. Porteriormente los agentes detuvieron a un hombre, Collin Daniel Richards, de 22 años, como sospechoso del crimen.

La prensa local informa también de que la vista del juicio a Collin Daniel Richards por el asesinato de Celía Barquín se ha fijado para el próximo 28 de septiembre a las 13.00 horas. El supuesto asesino ha comparecido este martes ente el Tribunal del Condado de Story en Nevada a las 9.00 a.m., donde se ha fijado su fianza.

Según ha afirmado la Policía de Iowa en las informaciones de 'The Gazzete', un conocido del presunto asesino de Barquín, afirmó que en un encuentro reciente entre ambos Richards declaró «tener la necesidad de violar y matar a una mujer».

Según estas informaciones, cuando miembros del departamento de Policía de Ames dieron con Richards en las inmediaciones del campo de golf, observaron que «tenía varios rasguños recientes en su rostro, fruto de alguna pelea». Asimismo, la policía afirmó que también parecía estar tratando de ocultar una laceración profunda en su mano izquierda.

El amigo del supuesto asesino habría explicado a la policía que Collin Daniel Richards llegó al lugar en el que vivía «desaliñado y cubierto de sangre, arena y agua». El testigo también dijo que Richards se bañó en su casa y se fue con su ropa en una mochila negra. Según el comunicado oficial, la Policía encontró dos pares de pantalones cortos en los que se detectó la presencia de sangre. La policía también encontró un cuchillo que, según su información, había estado en poder de Richards antes de dárselo a otros dos testigos.

'The Gazzete' explica que la fiscal del condado, Jessica Reynolds, ha justificado la petición de los 5 millones de fianza en el hecho de que Richards no tiene hogar, que el crimen ha sido «un acto aleatorio de violencia», que existe riesgo de fuga y que consideran que el detenido «es un peligro para la comunidad». En caso de que Daniel Richards sea declarado culpable de asesinato en primer grado, se enfrentará a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional.

Según destacaba el periódico USA Today, en su edición digital, el cuerpo sin vida de Barquín fue encontrado «en el recorrido del campo de golf», donde, con anterioridad, «ya había sido atacado un antiguo estudiante de ingeniería civil». La policía local de Ames ofreció este martes una rueda de prensa para comunicar el suceso, pero inicialmente no dio información sobre el lugar donde fue encontrado el cuerpo ni sobre las lesiones sufridas por la fallecida (que se han conocido posteriormente). El comandante del cuerpo policial de Ames, Geoff Huff, solicitó además colaboración ciudadana para resolver el caso. «Ahora mismo, todas las pistas son importantes», señalaba el responsable policial de Ames, que investiga el caso.

Ver más

Celia Barquín es la menor de dos hermanos. Nació en Torrelavega, donde en ese momento residía su familía, que tiene varios negocios en la capital del Besaya. Pero hace unos años ella, sus padres, Miriam y Marcos, y su hermano, Andrés, se fueron a vivir a Puente San Miguel, a donde la jugadora cántabra volvía cada vez que sus estudios o las competiciones de golf se lo permitían. Estudió la Educación Primaria en el Colegio Cantabria de Puente San Miguel y después pasó al IES Miguel Herrero de Torrelavega para hacer Secundaria. Cuando se mudó a Madrid, para jugar al golf becada en la Blume, acabó sus estudios en el IES Ortega y Gasset de la capital española. Buena estudiante y mejor deportista, logró una beca de cinco años para estudiar en Estados Unidos, país en el que los deportistas tienen un trato preferencial a la hora de conseguir facilidades en sus estudios universitarios. Este curso había comenzado con su cuarto año de Ingeniería Civil en la Universidad de Iowa y era una de las principales deportistas universitarias de este estado norteamericano. Barquín era actualmente la 44ª clasificada en el ránking mundial amateur, y entre sus grandes objetivos estaba disputar el Augusta National Women's Amateur Championship, el campeonato que el próximo año se estrena en el calendario antes del Masters de Augusta.

Además de sus estudios y el golf, Celia tenía una gran vida social en la Universidad y era muy querida por muchos alumnos, que la seguían y animaban siempre que competía representando a 'las Cylonas de Iowa'. La cántabra mantenía una relación con Carlos Negrín Bolaños, un ex-estudiante de ingeniería que ya ejercía su profesión en una empresa situada cerca de la ciudad de Ames. Su novio era de origen español (Islas Canarias), aunque llevaba casi toda su vida viviendo en Estados Unidos.

Aunque los comienzos deportivos de Celia Barquín tuvieron como escenario el campo de golf de Abra del Pas, ya con siete años empezó a brillar en los principales 'greens' de España. Fue entonces becada para formarse en la Escuela Nacional de Golf Blume, en Madrid, donde acabó la Secundaria. Su paso por Madrid fue la antesala de su gran aventura en Estados Unidos. Hace ya cuatro años que decidió estudiar Ingeniería Civil en la Universidad Estatal de Iowa y seguir allí con su carrera golfística para intentar llegar a ser profesional. Este curso que acaba de comenzar era el último en los estudios de Celia. Se iba a licenciar como ingeniera y a comenzar su carrera como golfista profesional en Estados Unidos, en el templo del golf femenino, donde están las mejores jugadoras.

Hace un par de años, en una entrevista concedida a una publicación editada por la Mancomunidad de Municipios Altamira-Los Valles -integrada por Cartes, Reocín y Santillana del Mar-, Celia Barquín contaba cómo vivía en la ciudad de Ames (localidad estadounidense, de poco más de 50.000 habitantes, situada en el condado de Story, en el estado de Iowa). Comentaba Barquín, que «después de dos años viviendo allí», no encontraba «nada negativo de la experiencia americana». Ni el «duro clima de Iowa» ni «la mala calidad de la comida», que reconocía «es bastante mejorable», desanimaban a la cántabra a luchar por su sueño de ser golfista profesional. Además desde que llegó a Ames comenzó a competir en la primera división de la liga universitaria americana. Y todo ello, gracias a una beca de cinco años que le iba a permitir acabar sus estudios y entrenar con los mejores profesionales y en las mejores instalaciones de todo Estados Unidos, construidas para el equipo de golf la universidad, integrado por poco más de quince personas. «Todo un lujo que -reconocía- sólo es posible en Estados Unidos».

Barquín, entrenada por Christie Martens, estaba a punto de conseguir la tarjeta PGA que permite jugar el Circuito Americano y llegar a ser profesional del golf en Estados Unidos, donde están las mejores jugadoras del mundo. «Hace unos meses pasó con solvencia la primera criba, en la que quedó entre las quince primeras y, próximamente, no sé si iba a ser en octubre, iba a pasar la segunda criba para intentar obtener la tarjeta», explica este martes un «destrozado» Santiago Carriles, que fue el profesor de golf en los comienzos de la jugadora en el campo de Abra del Pas. Y es que Celia estaba viviendo uno de los mejores momentos de forma en su carrera deportiva. Era una de las jugadoras más destacadas de la Liga universitaria estadounidense, estaba en el Top 50 (puesto 44º) del ranking mundial y hace dos meses había logrado ganar el Campeonato de Europa amateur. Fue el pasado mes de julio en Eslovaquia.

Su traslado a EE UU lo hizo junto a su madre, que siempre ha viajado para seguir la carrera deportiva de su hija. Su padre, Marcos Barquín, de profesión carnicero, pocas veces podía viajar para ver competir a Celia, ya que tenía que atender los negocios que regenta en Torrelavega. La familia es bien conocida en toda la ciudad, especialmente en Tanos. En la capital del Besaya regentan varias carnicerías, conocidas como Manín y Barquín, y una frutería. Son negocios muy populares en la calle Joaquín Cayón de la ciudad. Los familiares que hoy trabajan en estos negocios han rehusado hacer ninguna declaración sobre el suceso.

Su exentrenador, Santiago Carriles, recuerda a Celia como «una chica apasionada con el golf, dulce, muy alegre y espabilada». Ella vino a la escuela con cinco años, junto a su hermano, para aprender a jugar al golf. Fue una alumna fantástica, aprendía pronto y muy además era muy trabajadora», relata este profesor que ha dado clases a algunos de los mejores golfistas que tiene Cantabria en la actualidad.

Imagen del presunto asesino de Celia Barquín, que ha sido detenido por la Policía de Ames (Iowa)
Imagen del presunto asesino de Celia Barquín, que ha sido detenido por la Policía de Ames (Iowa) / DM .

La Universidad Estatal de Iowa ha expresado este martes sus condolencias, en un comunicado en el que ha recordado los logros deportivos de la joven, entre los cuales figuran el campeonato de Europa. «Es una pérdida trágica y sin sentido de una joven con talento y de una aclamada estudiante», ha lamentado la presidenta de la universidad, Wendy Wintersteen.

 

Fotos

Vídeos