Boxeo

La nueva vida de Sergio García

Sergio García sonríe a su rincón después de conseguir la victoria y el título europeo. / Daniel Pedriza

'El Niño', que el domingo pasó el día en la intimidad, se prepara para una semana que se prevé intensa de homenajes y estará unas semanas de vacaciones

Aser Falagán
ASER FALAGÁNSantander

Resaca emocional y física. Quizá algo magullado, menos en cualquier caso que su adversario, pero satisfecho. Sergio García ya es el nuevo campeón de Europa y el domingo le tocaba celebrarlo. Desde la tranquilidad y la intimidad. Su primer día con el cinturón fue familiar; dedicado a su entorno más cercano. Tiempo tendrá esta semana de homenajes.

Nada más terminar el combate, cuando pudo asimilar que es el nuevo campeón continental de su peso, 'el Niño' no se fue de fiesta. Tampoco a dormir. No es sencillo pasar del modo combate, con la adrenalina desbordada, a la cama. Los nervios y la ilusión tampoco ayudaban. Un helado con su mujer fue su modo de aplacar la tensión del combate y volver a la rutina. Claro que esto último es mucho decir: con un hijo recién nacido y ya como campeón de Europa, Sergio García volverá a tener rutinas, pero ya nunca volverán a ser las mismas.

Y es que del sábado al domingo apenas durmió. Como tampoco su entrenador, Víctor Iglesias, que estuvo respondiendo mensajes en el móvil hasta las cuatro de la madrugada. A las ocho de la mañana le llamó el campeón. Tampoco podía conciliar el sueño: «Te invito a desayunar». Y allí se fueron, a un hotel de Torrelavega. Pronto, muy pronto. Tan madrugadores en una mañana de domingo que tal vez se cruzaran por la calle con los últimos resistentes que no se hubieran acostado. Ellos prácticamente tampoco habían dormido, pero por otro motivo.

Un paseo con su mujer tras la velada, desayuno con su entrenador y comida familiar, su sencilla celebración

Después al 'Niño' le tocaba comida familiar. No era para menos. La primera celebración debía ser en un círculo íntimo para disfrutar del momento y bajar pulsaciones. El móvil sonó, cómo no iba a hacerlo, pero no era el día. Mientras, su entrenador, Víctor Iglesias, almorzaba «con gente del boxeo». Después, por la tarde, «a dormir por fin, e imagino que Sergio habrá hecho lo mismo».

Sergio 'El Niño' García y su entrenador, Víctor Iglesias, se hicieron un selfie el domingo por la mañana, mientras desayunaban.
Sergio 'El Niño' García y su entrenador, Víctor Iglesias, se hicieron un selfie el domingo por la mañana, mientras desayunaban. / DM .

Esta semana, probablemente mañana (aunque todavía no hay una fecha definitiva), recibirá su primer homenaje público. El alcalde de Torrelavega, José Manuel Cruz Viadero, le recibirá en el Ayuntamiento en un primer encuentro que puede tener continuidad con un homenaje más volcado en la ciudad. Viadero y su concejal de Deportes, Jesús Sánchez, ya hablaban el sábado por la noche del modo de homenajear a un torrelaveguense que acababa de convertirse en el campeón de Europa de los superwélter y este lunes revisarán la agenda para poner fecha y hora a la recepción... y comprobar si es posible organizar algún otro evento, como adelantaba ayer el propio Sánchez.

El torrelaveguense esperará ahora propuestas y puede buscar una defensa o aspirar al título mundial

Todo después de dar un gran espectáculo que el público agradeció: «Fue un gran combate, técnicamente superior Sergio, con un rival que era un tanque, siempre hacia adelante y cortando el paso. Un combate muy entretenido y que el público disfrutó», explica Manuel Barquín. Porque el técnico federativo no quiso, como toda la familia pugilística, perderse la velada del Vicente Trueba. Vio a Max Beaussire como «un rival valiente, tosco y complicado que aguantó lo indecible, pero Sergio ganó claramente: Once de los doce asaltos, porque quizá se relajara un poquito, en el noveno, y eso lo dice todo».

Expectativas

Ahora Sergio García tiene una gran carrera por delante. Hace ya unos cuantos combates que pasó de promesa a realidad, pero desde el sábado es un púgil de élite del circuito internacional. Se le abren nuevos caminos, aunque lo primero serán las vacaciones. Unas semanas de vacaciones para disfrutar de su título, de su hijo y de su familia. Y para descansar de una preparación que más que larga se ha convertido en eterna. Porque la primera renuncia de Attou, que llegó como la segunda muy poco antes del combate le obligó casi a enlazar la segunda preparación para enfrentarse al que entonces era el vigente campeón. Eso por no hablar de los últimos días; de la tensión de tener que buscar un nuevo adversario ante la segunda renuncia del defensor del título y su posterior desposesión.

El alcalde le recibirá esta semana y no se descarta que organice un gran homenaje público en la ciudad

«Ahora vamos a descansar un ratuco, a ver qué propuestas nos salen. A ver si podemos aspirar al Mundial o si no hacer una defensa», reconocía ayer ilusionado Víctor Iglesias. Pero el entrenador no quiere precipitarse ni siente ninguna prisa. Sabe que se ha cerrado una etapa y hay que darse un margen para comenzar con la siguiente: «Este mes que coja vacaciones; no le quiero ni ver por el gimnasio», explica sonriente. «Hemos enlazado dos preparaciones y ahora toca descansar y disfrutarlo. Después ya veremos qué propuestas nos salen y si podemos buscar algo más antes de la primera defensa. Y si no, a defender el título. Lo hemos ganado tan fácil, dentro de lo que esperábamos, que aún no somos conscientes de lo grande que ha sido», reflexionaba.

 

Fotos

Vídeos