La revolución familiar de la vuelta al cole en Cantabria

Los peques ya están, de nuevo, en las aulas./DM
Los peques ya están, de nuevo, en las aulas. / DM

El inicio de curso marca una serie de dudas y miedos en padres y madres que esperan que los pequeños se adapten con éxito

Paula Fernández Solórzano
PAULA FERNÁNDEZ SOLÓRZANOSantander

Vuelta al cole. Sentimientos encontrados, pena y alivio. Cada año es como si fuera el primero, un punto de partida y una dosis de realidad que te conciencia sobre el tiempo, pasa demasiado deprisa, crecen.

Un curso superado y vamos a por el siguiente y nos invaden los mismos miedos todas las vueltas al cole. ¿Se adaptará bien? ¿Le tocará con sus amigos en clase? ¿Tendrá un buen profe?

La vuelta al cole como recuerdo entre madre e hija.
La vuelta al cole como recuerdo entre madre e hija. / AMORDESMADRE

Pistoletazo de salida al año y con él los innumerables desembolsos económicos entre matriculas, material, extraescolares y puesta a punto. Periodos de adaptación interminables con horarios imposibles que trastocan la logística familiar, pero que son necesarios para nuestros pequeños.

Esa pena de se acabó el verano y los horarios en los que no te preocupabas si se despertaban o acostaban un poco a desorden y esa angustia al tener que despertarles cada mañana mientras tiran de la sábana para que no les levantes.

Recuerdo de un momento de verano entre madre e hija.
Recuerdo de un momento de verano entre madre e hija. / AMORDESMADRE

Las prisas mañaneras del vístete, acaba el desayuno, lávate los dientes, ¿todavía estas así? o ¡Llegamos tarde! Grandes clásicos...

Dejarles contentos o tristes a la mañana en los coles suele ser una incertidumbre. ¿Cómo se quedará hoy? Hasta que cruzas la puerta de salida y te embriaga una sensación de victoria, al saber que se queda contento y entretenido durante toda la jornada, o por el contrario, marchas con los mismos pucheros que tu hijo intentando aguantar hasta el coche, sin mirar atrás, porque tu peque se queda llorando y lo que te embriaga es una sensación de abandono.

Y, sin embargo, con la vuelta al cole va desapareciendo un caos instalado en nuestras casas desde el fin de curso, donde los juegos de la conciliación, el tirar de abuelos o tetris vacacionales dan paso a un orden por muchos esperado. Retomando las rutinas necesarias para ellos y para nosotros mientras ponemos orden a septiembre y comenzamos a controlar el descontrol del verano.

Cuando superas el primer año de cole te das cuenta de que la mejor compañía para los niños son otros niños, que aprenden a la velocidad de la luz, que salen del cole motivados y llenos de sensaciones nuevas y que esa separación les viene genial para su autonomía. Pero nos cuesta mucho ese desapego, sobre todo esa primera vez de cole.

India concentrada en una tarea escolar.
India concentrada en una tarea escolar. / AMORDESMADRE

Y siento decirte que para ti tu hijo siempre será pequeño y que siempre será un primer día de cole y esa sensación agridulce te acompañará cada vuelta al cole.

La vuelta al cole es una revolución, un punto y aparte del año y con ella empieza todo.

Si ahora con tantas tareas y demás tenéis un hueco libre, podéis leerme aquí, en Cantabria DModa, en mi blog, o en redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

¡Hasta la semana que viene!

La pequeña India jugando en clase.
La pequeña India jugando en clase. / AMORDESMADRE

Más artículos en familia:

Síguenos en: